8 de julio de 2016 12:30 PM
Imprimir

Sorpresiva caída de los ovinos en las cifras definitivas de Dicose

URUGUAY : Los datos finales de 2013 revelaron que la población de vacunos va en un moderado ascenso; sin embargo, la cantidad de lanares descendió y seguirá en baja también este año

La semana pasada se conocieron los datos definitivos del stock ganadero uruguayo y de la composición forrajera sobre la que esa ganadería se asienta.

Los ganaderos apostaron fuerte durante 2013 a mejorar la alimentación. Esto es importante en sí mismo y también como indicador del estado de ánimo. Los operadores del mercado de semillas adelantan que este año la inversión será algo menor, especialmente en los cultivos forrajeros anuales o verdeos, cuya área alcanzó el año pasado un récord histórico.

La alimentación del rodeo vacuno en este invierno es todo un desafío. A mediados del año pasado el stock era de 11,54 millones de animales, es la mayor población desde el año 2009, pero son 115 mil vacunos menos de lo que se había estimado en los datos primarios surgidos a fines del año pasado.

El desafío será arduo de todos modos, pero, dado lo favorable del clima en los últimos meses y el buen estado de pasturas y ganados, se trata de un objetivo alcanzable. De todos modos para las empresas criadoras el desafío es grande.

El stock de vacas de cría es récord en 4,22 millones. En este caso hay 71 mil vacas menos que las proyectadas inicialmente y sobre ese rodeo es poco probable que se alcance a 3 millones de terneros destetados en el dato 2014.

Es muy factible que la producción de terneros quede el año próximo entre 2,8 y 2,9 millones de cabezas a mediados de este año y es difícil que continúe creciendo, porque las señales de precios no acompañan una continuación del crecimiento. La producción de terneros de Uruguay seguramente se mantendrá entre 2,8 millones y 2,9 millones en 2015.

Mientras la suma de vacas de cría y teneros es la mayor de la historia, la de vacas de invernada y novillos de más de 3 años es la menor desde que se llevan registros. La contabilización a mediados del año pasado indicaba la existencia de 445 mil novillos de más de tres años, 100 mil menos que el año anterior y en vacas de invernada la presencia de 338 mil, una baja de 41 mil en el año y por bastante diferencia el dato menor desde que se cuentan los vacunos en Uruguay.

Ambas cifras deben aumentar levemente en 2014. Tras varios años de retención de vacas, habrá más descarte este año. Por otro lado, la cifra de novillos es extremadamente baja porque pertenecen a la generación afectada por la sequía de 2009. Pero tras un alto la tendencia a la baja continuará. La intensificación de la producción por un mayor uso de pasturas sembradas y raciones llevará a que la edad de faena siga bajando.
A las cifras de 2013 debe agregarse desde la primavera pasada la mayor parición de terneros de la historia, que con las correcciones en el stock de vientres seguramente quedará en 2,86 millones de animales. El stock ganadero a mitad de este año debe situarse sobre los 11,95 millones de animales, de los mayores de la historia pero todavía por debajo de la población ganadera de 2004 y 2005.

 

Ovinos en baja persistente

Contrariamente a lo que planteaba la primera estimación de Dicose, que apuntaba a una recuperación importante, esta no se ha cumplido. Los ovinos siguen en descenso, que se acentuará en los datos de este año.
Fue sorprendente la corrección que hizo Dicose, que había elevado la población de ovinos de 8,23 millones a 8,67 millones en sus proyecciones primarias y la redujo a 8,19 millones. Una gran reducción de 473 mil animales entre un recuento y otro. Y las más afectadas fueron las hembras donde la reducción es realmente importante. No hay 4,74 millones de ovejas sino menos de 4,5 millones.

Y el año próximo habrá bastante menos, porque los temporales de setiembre pasado causaron la mortandad de miles de animales, en su mayoría recién esquilados, y porque la faena de ovinos viene en marcado ascenso. Al punto que este año puede ser aquel en el que por primera vez en la historia haya más vacas que ovejas registradas en Uruguay. Las vacas superarán los 4,3 millones de animales y es difícil que las hembras ovinas lleguen a esa cifra.

Carlos Salgado, asesor del Secretariado Uruguayo de la Lana que sigue desde hace muchos años la dinámica de la población de ovinos, se mostró sorprendido por la diferencia entre los datos primarios y los definitivos y apuntó el impacto que esto tendrá sobre el mercado de corderos.

“La producción de corderos en la primavera del año pasado, dados estos datos, fue muy inferior a la del año anterior: 500 mil corderos menos”. Explicó que esto afecta de dos maneras: por un lado al mercado de reposición y, por otro, al negocio del cordero pesado. Y esto ocurrirá en un año especial desde el punto de vista de la demanda de los mercados internacionales, “con un Brasil que viene comprando cada vez más, una UE que viene demandando y pagando mucho mejor que el año pasado. Lamentablemente nos vamos a encontrar con mucho menos corderos de lo que estábamos estimando a fines del año pasado”.

Eso también puede acentuar la caída del stock ovino al aumentar la faena de corderas “sobre todo para aquellos productores que tenían presupuestado un ingreso, puede pasar que la proporción de corderas (enviadas a faena) aumente con el fin de compensar esos ingresos. Pero eso tiene consecuencias futuras sobre el crecimiento de las hembras en un stock”. Aun así entendió que “la faena de corderos puede ser inferior a la del año pasado y hay una demanda muy fuerte”.

Partiendo de una faena para el año agrícola de 1,7 millones de cabezas y una señalada que fue bastante mermada, Salgado estimó que a mediados de este año el stock va a estar entre 7,7 y 7,8 millones. Muy cerca de los valores mínimos desde que se siguen estadísticas confiables a comienzos de los años 1970. “Habíamos llegado a 7,5 millones, ahí se dio la recuperación que se queda ahora en 2013 y va a tender a caer. Diría con certeza que va a caer en un 5%-6% la población ovina”, indicó.

En el mediano plazo, Salgado opinó que la majada seguirá oscilando entre los 7,5 millones y 8 millones con firmeza, principalmente por la carne ovina, que este año va a seguir siendo un negocio más claro que el de la lana, que ha mantenido un comportamiento muy volátil.

En el mediano plazo está la posibilidad de vender carne con hueso a la Unión Europea y EEUU a través de la compartimentación, un esquema de separación de los corderos de los vacunos. Si eso se concreta, “inmediatamente se reflejaría en mejores precios al productor. Lo vemos en Australia y Nueva Zelanda, donde abren una brecha de precios con nosotros porque tienen menores costos que nosotros, con mayores distancias de traslado y al productor le están pagando entre US$ 4,20 y US$ 4,50 el kilo de cordero”.
Fuente: Blasina y Asociados

Fuente:

Publicidad