9 de julio de 2016 00:04 AM
Imprimir

Chile : En el aeropuerto le quitaron las salchichas que traía de España

En el SAG explican que el tipo de productos que portaba en su equipaje requiere un certificado sanitario que no tenía.

De regreso tras sus vacaciones en Europa, Julio Ferrer traía en su equipaje algunos embutidos y salchichas comprados en Alemania y España. Según contó a Línea Directa, se preocupó de que estuvieran sellados al vacío y etiquetados para ingresarlos al país sin problemas.

No obstante, relató, al pasar por la inspección del SAG se los retuvieron. Argumenta que los funcionarios que impidieron el ingreso “eran unos jóvenes que no tenían el conocimiento específico para realizar el trabajo. Al preguntarles el motivo, solo respondieron que era así, sin dar ninguna justificación”, se queja el lector.

Consultamos en el SAG y nos explicaron que estas inspecciones buscan contribuir al desarrollo agropecuario del país, mediante la protección, mantención e incremento de la salud animal y vegetal, así como también el control de insumos y productos agropecuarios sujetos a la regulación de normas legales y reglamentarias.

Dijeron que los productos agrícolas y pecuarios se encuentran regulados por diversas resoluciones. Los requisitos para los de origen animal es que sean declarados por el pasajero y posteriormente verificados por el inspector del SAG. Este comprueba que se hallen en el envase original de fábrica, sellados herméticamente y que la rotulación permita identificar su contenido y condiciones exigidas.

Conforme a la Resolución Nº 5653 de 2006, los productos cárnicos tienen que venir amparados por un certificado sanitario oficial, otorgado al embarcar por la autoridad competente del país de procedencia, que se ajuste al modelo del SAG, extendido en español y en la lengua oficial de la nación de origen.

Por “procesados” se entienden los fabricados en base a cerdo, bovino y su mezcla. Existen cuatro categorías: productos crudos frescos (longaniza, chorizo fresco, choricillos); crudos madurados o acidificados (salame, chorizo riojano o salchichón té y pasta de jamón); de maduración y curación larga (jamón serrano o ibérico), y productos procesados cocidos .

 

 

 

Uso personal

Pese a lo anterior, señalan, después de continuos análisis de riesgo, se determina qué productos pueden ingresar sin certificación fito y zoosanitaria de origen, siempre y cuando el pasajero los traiga para su uso personal, debidamente rotulados y en su envase original sellado.

Están autorizados para ingresar sin la certificación zoosanitaria antes descrita: cecinas y embutidos industrializados y cocidos (mortadela, vienesas o salchichas y paté); jamones industrializados y cocidos; sachets con laminados de jamón serrano o ibérico de cerdo, elaborado en España, y trozos de este último con igual origen.

En el caso de nuestro lector, advierten, se trató de ocho embutidos, los cuales no se encuentran entre las categorías antes mencionadas, ya que corresponden a productos cárnicos procesados crudos, por lo que necesitan la certificación zoosanitaria del país de origen.

Entienden que hayan estado rotulados -en su envase original y sellados- sin embargo, estos no son de libre ingreso. “El SAG tiene como función fiscalizar que los productos que ingresan por el control fronterizo cumplan con la normativa, por lo que en caso contrario, se consideran de riesgo y deben destruirse”, enfatizaron.

Lamentan la alusión sobre el trato de sus inspectores y afirman que ha sido una prioridad capacitar a sus funcionarios, tanto en el área técnica como de atención al usuario. Dicen que ello los ha llevado a tener muy altos estándares de calidad. Concluyeron que este reclamo les permite revisar los procedimientos aplicados en sus controles fronterizos y el comportamiento de su personal, para así evaluar si cumplen o no con los perfiles del cargo exigidos.

Fuente:

Publicidad