13 de abril de 2010 09:18 AM
Imprimir

Hemos abierto una puerta al limón", aseveró Gassenbauer

El gobernador, José Alperovich, y el ministro de Desarrollo Productivo, Jorge Gassenbauer, se reunieron en la sede del Departamento de Agricultura de Estados Unidos con funcionarios de ese organismo para gestionar el reingreso del limón tucumano al mercado estadounidense.

Gassenbauer explicó que en el encuentro se planteó la necesidad de que EEUU fije reglas claras, ya que en febrero pasado se conoció que el Aphis (organismo sanitario norteamericano) planteó nuevas exigencias para posibilitar el ingreso del limón tucumano a ese país. Entre tales demandas, se destacan registros de todas las unidades productoras, monitoreos con análisis de laboratorio de todas las unidades antes del inicio de la cosecha, monitoreo de todas las plantas que muestren síntomas de CVC (Clorosis Variegada de los Citrus), recolección de vectores de esa enfermedad para determinar si contienen la bacteria, y exportar a estados que no sean productores de cítricos. Respecto del CVC, productores y autoridades del Senasa coincidieron en que no hay registro alguno de esa enfermedad en Tucumán.

"El 27 de abril se van a reunir el organismo sanitario de EEUU y el Senasa para definir el alcance de la muestra de estudios que hay que hacer para determinar si existe CVC. Esta enfermedad no está en nuestros cultivos; no hay evidencia; no se lo ve a simple vista. La idea es ponernos de acuerdo sobre el tipo de controles que tenemos que hacer para que pueda ingresar el limón a EEUU", dijo el ministro.

Gassenbauer detalló que los controles se harían durante un año, plazo en el que, si no hay evidencia de la enfermedad, se levantarían las prohibiciones para la fruta tucumana. "Los limones deberían viajar con la habilitación del Senasa sobre que no poseemos la enfermedad. El tema es que tenemos un plazo de 60 días para discutir la regla: será el primer paso para pensar en exportar", añadió.

En dos tramos

El embajador Héctor Timerman acompañó a Alperovich y a Gassenbauer en la reunión que mantuvieron en el Departamento de Agricultura, que tuvo un tramo técnico -se habló sobre el protocolo sanitario- y otro político, donde los funcionarios argentinos explicaron el alcance económico, social y político que tiene el limón en la economía tucumana.

"Se están cumpliendo nuestras expectativas, especialmente si logramos ponernos de acuerdo en cómo hacer el análisis (sanitario). Existe una posibilidad de que el año que viene haya novedades, pero tenemos que conseguir el certificado del Senasa. Nos sentaremos con productores tucumanos, el Senasa y con la contraparte de Agricultura de EEUU. Hemos abierto una puerta, hemos dispuesto metas claras en cuanto al estudio y a lo sanitario. Luego vendrá el tiempo de pensar en los negocios. No se puede avanzar si no está lo sanitario primero arreglado", concluyó el ministro.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *