11 de julio de 2016 01:20 AM
Imprimir

Qué hacer para que no se estropeen los alimentos en verano

También los tomates tienen menos posibilidades de estropearse si están dentro de la nevera. Además, no solamente durarán más tiempo fuera, sino que conservarán mejor su sabor y madurarán más rápido

La época veraniega es un sin vivir para los cocinitas a los que se les estropean continuamente los alimentos y las comidas por el calor que hace fuera de la nevera o, por el contrario, por el frío que hace dentro de ella. No hay un punto medio y si encima le añadimos que la cocina probablemente sea el lugar más caluroso de la casa, peor aún. Por eso, te contamos algunos consejos para que nada se estropee por las altas temperaturas, ya que es cuando menos nos pueden durar. De esta forma, ya no tendrás que tirar nada a la basura.

Los tomates y el aguacate, mejor fuera : Hay alimentos que se estropean en seguida, sobre todo cuando llega el verano. Sin embargo, no todo hay que meterlo dentro del frigorífico, pues podría ponerse muchísimo peor que fuera. Es el caso del aguacate, un alimento que se pone negro en muy poco tiempo, sobre todo si está metido en la nevera, por lo que es mejor dejarlo descansar en el frutero y que, de esta forma, también madure.

También los tomates tienen menos posibilidades de estropearse si están dentro de la nevera. Además, no solamente durarán más tiempo fuera, sino que conservarán mejor su sabor y madurarán más rápido.

Patatas, cebollas y ajos: Otros alimentos que nunca se deben meter en la nevera, ni si quiera en verano, son estos tres. Si no queremos que se pongan malos y se pudran, lo mejor es guardarlos en un lugar que esté a temperatura ambiente y completamente oscuro.

Los alimentos cocinados: Mucha gente tiene la costumbre de dejar la pasta recién cocida fuera de la nevera, el filete o el pescado, esperando a que esté mejor cuando vayan a comerlo en un par de horas.

Es un error muy frecuente en el que no se debe caer, ya que dejar las comidas al raso podría tener consecuencias para la salud. Lo mejor es meterlo todo en tapers y, si no lo vas a comer, congelarlo.

Carne y pescado: Precisamente la carne y el pescado son alimentos muy delicados que no se pueden tener demasiado tiempo al aire libre. Tienen una caducidad muy corta, ya sean hechos o frescos, que se ve reducida en verano. Sufren muchísimo cuando se compran en el supermercado o en la carnicería, así que si se dejan en el lugar erróneo será muchísimo peor.

Fuente:

Publicidad