11 de julio de 2016 01:04 AM
Imprimir

El consumo en 2016: más harinas, segundas marcas y menos carne

Evolución del gasto en los hogares: qué pasará con los precios y la devolución del IVA

Cerrado el primer semestre y mirando las perspectivas de la segunda mitad del año, los sectores del consumo pronostican un escenario no demasiado diferente al actual. Los datos que a diario analiza la Asociación de Supermercados Argentinos (ASU) reflejan cierta expectativa de que en diciembre y los días previos a fin de año haya un repunte en las ventas en unidades, pero que no alcanzará a cortar una caída interanual que será superior al 3%. Hoy, las consultoras que trabajan para las grandes cadenas (CCR, Kantar Worldpanel, y Nielsen, entre otras), les informan bajas en casi todos los rubros, compras más moderadas y migración a productos más económicos.

En parte, esto se debe a recorte en gastos que ahora las familias destinan a costear el pago de los aumentos tarifarios en servicios que, en el caso del gas, hoy aguardan una decisión de la Corte Suprema para aplicarse. La situación obligó a las cadenas a replantear estrategias: incluso el propio Alfredo Coto se puso al frente en las últimas semanas de la planificación diaria y semanal para perfeccionar la oferta.

Los números de ASU muestran que salvo alimentos, que mejoró sólo 0,3% en junio, el resto tiene caídas marcas. En el caso de bebidas, la baja fue de casi 8%, y en bebidas alcohólicas del 10%.

Las harinas ganaron terreno, y pastas secas es casi el único rubro que goza de buena salud. Los comercios, además, empezaron a vender más pan que harina procesada, como galletitas y budines, también por la variante precios.

En la otra esquina, venta de carnes rojas en comercios -dependiendo de cada cadena- retrocedió entre 6 y 7% en el último período. Los datos que fuentes de ASU otorgaron a BAE Negocios muestran que hubo allí migración al pollo o a cortes más económicos como la falda. El diagnóstico coincide con los datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), que reportó una baja del consumo de 7,7% durante el primer semestre. Pero el fenómeno no es sólo migración, sino reemplazo de marcas: hoy, de cada 100 productos que venden los super, 13 son segundas marcas o marcas propias de las cadenas.

Sobre todo en los casos de yerba, productos de limpieza, galletitas, conservas, quesos y lácteos. “No vemos señales de que en el segundo semestre haya cambios, porque además entendemos que las perspectivas de empleo y actividad están complicadas”, explicó Juan Manuel Primbas, director general de Kantar Worldpanel. Y agregó que “los comercios están ante el desafío de replantear estrategias para vender más”. Según detalló Primbas, hay además escasa financiación con tarjeta de crédito, porque los intereses son más altos, y eso impactó en menor estímulo a la demanda.

Sobre todo en los sectores medios y medios bajos, la base de la pirámide que explica casi el 80% del consumo. La expectativa de las consultoras, los economistas y las empresas es que los precios bajen, producto de la retracción de la demanda. Pero en los últimos días empezaron a preocupar dos cuestiones: los precios de la leche y el aceite. En el aceite el incremento se explica por el desarme paulatino del fideicomiso aceitero que garantizaba actualización de los precios hasta alcanzar valores de mercado. Según datos de los supermercados, el producto aumentó hasta un 20% el jueves último. Con la contrapartida que el aceite no está en la nueva lista de Precios Cuidados. Más allá de que estas alzas no fueron comunicadas, pueden contrastarse en el sistema Precios Claros, la vía de información que el Gobierno y los comercios consensuaron y que incluye medición de precios de 3000 productos por zona.

En los lácteos, en tanto, los productos enviaron listas de valores actualizadas, que impactaron en $2 o $3 más en la leche de cartón de primera marca, que pasó de costar $19 a $22,50. Además, el viernes pasado el Gobierno autorizó un alza menor para la leche dentro de Precios Cuidados. El tema leche es más complejo en los comercios barriales, super chinos y medianos.

De acuerdo al último informe del Instituto de Estudio de Consumo Masivo (Indecom), los lácteos más básicos, como la leche fluida en sachet, cayó 3,5% en volúmenes entre enero y abril. Y en mayo empezó a sacar la cabeza del pozo con una recuperación leve del 0,8%.

“A estos sectores, los bajos, que hoy están consumiendo, debería favorecerlos la medida de devolución del IVA”, explicó Miguel Calvete, ex abogado de los supermercadistas chinos y titular del Indecom. Para el empresario, “por más que algunos digan que $400 o $600 es poco, eso se vuelca 100% al consumo”. Pero el tema reintegro del IVA para compras a jubilados, beneficiarios de planes y otros subsidios, no tiene una única posición. Para Primbas, “no vemos que eso vaya a tener una injerencia importante en el repunte del consumo”.

El otro factor a observar y que podría mejorar el corto plazo es la inyección al consumo de los aumentos de salarios logrados en paritarias.

La semana pasada, en la celebración de los 65 años de la empresa, Luis Pagani, titular de Arcor, apostó más a que la recuperación llegue hacia fines de año, con una perspectiva más larga para que se transforme en tendencia. En su compañía, las ventas en toneladas retrocedieron 2% en todo el primer semestre.

Fuente:

Publicidad