11 de julio de 2016 18:23 PM
Imprimir

Denuncian presiones a investigadores que redactaron informes sobre langostino

DESDE EL INIDEP APUNTAN A UNA “MODIFICACIÓN MALICIOSA DE INFORMACIÓN CIENTÍFICA”

la Asociación de Profesionales del INIDEP (API) enviaron una carta al ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile solicitándole que se investiguen las denuncias sobre manipulación maliciosa de información científica por parte de las autoridades pesqueras en complicidad con directivos del Instituto. También se refirieron a la falta de libertad de expresión que sufren los investigadores, denunciada por revista Puerto; y sumaron una fuerte denuncia, al afirmar que es de su conocimiento que los biólogos “se sienten presionados a la hora de redactar sus informes”.
En las notas “El Subsecretario de Pesca y el Director del INIDEP manipulan maliciosamente información con aval del CFP” y “El Director del INIDEP coarta la libertad de expresión de los investigadores” se denunció el manejo de información científica de un informe técnico perteneciente al Instituto y la falta de libertad de expresión de los investigadores”.

 

 

Reclamos a Buryaile
El primer párrafo de la nota que API envió al Ministro con copia al secretario de Agroindustria, Ricardo Negri; al subsecretario de Pesca, Tomás Gerpe y al director del INIDEP, Otto Wöhler; hace referencia a las notas revelando el recorte al título del Informe de langostino en el texto del Acta 18 del Consejo Federal Pesquero para ocultar el retraso irresponsable en la toma de medidas de manejo .
“Le recordamos que la investigación no es sólo un acto técnico, es también un acto responsable que propicia la generación, transferencia, distribución y difusión de conocimientos. Los científicos están capacitados para predecir las consecuencias buenas o malas de su investigación y es su deber hacer públicas sus conclusiones”, señalan en el párrafo siguiente, reafirmando el carácter público de la información científica por definición.
“Entendemos que no siempre este conocimiento vaya de la mano de las decisiones políticas que se adopten a posteriori pero es deber de las autoridades correspondientes asumir la responsabilidad de las medidas adoptadas”, le dicen desde API a las autoridades pesqueras, los miembros del CFP, el Subsecretario y sus superiores.
“Según las notas mencionadas recae sobre los directivos la sospecha de falta de ética en la investigación científica, lo cual constituye uno de los comportamientos incorrectos más dañinos ya que ellos son la imagen y representación del Instituto que tiene el fin de asesorar en la conservación, ordenación y utilización sostenible de los recursos acuáticos vivos”, continúa la carta haciendo expresa referencia al rol que jugaron el director de Investigación y político del INIDEP, Otto Wöhler y el responsable del Proyecto Crustáceos, Marcelo Pájaro.
Luego, en el último párrafo de la carta, API realiza una fuerte denuncia: “Simultáneamente con estas notas periodísticas, hemos recibido comentarios de profesionales del INIDEP que se sienten presionados a la hora de redactar sus informes”.
“Esto nos preocupa muchísimo más, ya que la actividad científica implica respeto, libertad, conciencia de las exigencias éticas y responsabilidad. Enfatizamos que el mantenimiento de la ética profesional tal como es llevada a cabo por los investigadores del INIDEP no debe ser socavada bajo ninguna circunstancia. Para finalizar rechazamos cualquier hecho que vaya en contra de la libertad en el desarrollo de las investigaciones científicas y su difusión”, sostienen.
“Solicitamos que los hechos denunciados periodísticamente sean investigados y que se lleven a cabo las explicaciones pertinentes, ya que consideramos afectan notablemente a nuestra imagen y el de la Institución frente a la comunidad científica y a la sociedad”, concluyen.
La Asociación está solicitando que se investigue quién modificó el título del informe Nº 59 del INIDEP en el ACTA 18 del CFP: “Prospección de langostino en aguas de jurisdicción nacional entre los paralelos 45º y 47º S, Mayo 2016” eliminando la fecha; y quién determinó las recomendaciones dado que el informe no las contiene y el Subsecretario de Pesca no tiene la potestad ni el conocimiento para hacerlo.
Puertas adentro la explicación que dio Wöhler es que “el informe del INIDEP salió bien” pero nadie duda de eso, la firma de Carina Fischbach, Daniel Bertuche y Juan de la Garza tiene un peso y un prestigio bien ganado. El problema se desencadenó en el camino del despacho de la DNI al Acta 18 del CFP.
A partir de esta carta enviada al Ministro Buryaile se deberán tomar medidas sobre las presiones que, dice API, reciben los investigadores para modificar la redacción de sus informes. Es la primera vez que se expresa públicamente algo semejante. No aclara el comunicado quiénes presionan ni sobre qué recursos.
A lo antes enumerado debe sumarse la increíble noticia de que en el año 2016 los investigadores deban solicitar libertad para trabajar en la realización de sus informes y libertad de expresión para divulgar las conclusiones de sus estudios por la prensa

Fuente:

Publicidad