12 de julio de 2016 13:30 PM
Imprimir

Iscamen: asumirá el radical Molero

Tras una serie de auditorías, renunció Raúl Millán, quien tenía un año más de mandato y provenía de la gestión Pérez. Previo aval del Senado, lo remplazará el senador alvearense.

Acorralado por dos auditorías y denuncias internas, ayer renunció el titular del Iscamen (Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza), Raúl Millán, y el gobierno presentó al nuevo candidato que deberá pasar por la aprobación del Senado: el actual senador radical (con mandato hasta 2018), Alejandro Molero. Su votación será luego del 26 de este mes, cuando la Legislatura se reintegre a sus actividades.

La salida de Millán, quien se va por segunda vez de un cargo público con fuertes cuestionamientos, se adelantó un año, ya que su mandato terminaba en 2017 y recién entonces, el gobernador, Alfredo Cornejo, debía proponer a su candidato.

Pero los resultados de una auditoría administrativa y otra de gestión, forzaron la renuncia del funcionario que fue puesto al frente del ente de protección fitosanitaria en 2013, por el entonces gobernador Francisco Pérez (FpV).

Por su parte, el alvearense Molero es un hombre ligado a Ernesto Sanz, presidente del bloque de la UCR en el Senado y uno de los encargados de lograr acuerdos para el tratamiento de las leyes de Cornejo. “Somos responsables de preservar el capital fitosanitario de nuestra provincia, del cual depende la comercialización de nuestra producción”, dijo Molero ayer apenas fue presentado.

Por la tarde, en conferencia de prensa, el ministro Enrique Vaquié confirmó la renuncia de Millán y dio detalles junto al propio Molero y a Guillermo Rossi, vicepresidente del Senasa sobre la situación en el organismo. “Fue una auditoría que en sus aspectos técnicos realizó el Senasa y que también incluyó los aspectos administrativo- contables, así como lo legal. Los resultados no fueron lo óptimo tanto para nosotros como para el Senasa”.

Según el ministro “hay una pérdida de credibilidad del Iscamen” y deficiencias contables que se manifestaron en “compras directas reiteradas a un mismo proveedor, o licitaciones que se anunciaban el viernes y se abrían el lunes, entre otras irregularidades”, detalló el ministro.

 

Cuestionado

No es la primera vez que Millán se va cuestionado. En 2011, su salida de la subsecretaría de Programación Agroalimentaria y Gestión de Calidad (en el gobierno de Celso Jaque) fue la conclusión a una serie de denuncias de irregularidades en el IDR (Instituto de Desarrollo Rural), organismo que también presidía. Es decir, tenía doble función.

En aquel entonces, una Comisión Investigadora del Senado analizó la administración y las finanzas del IDR y concluyó que hubo varios desmanejos: “Desvío de fondos, falta de controles y políticas internas; uso indiscriminado por parte de las distintas autoridades; una política salarial poco equitativa y reiteradas violaciones al Estatuto”. Así lo señaló este diario en su edición del 13 de abril de 2011.

Con estos cuestionamientos, sorprendió que, dos años más tarde, Pérez lo propusiera para hacerse cargo del Iscamen. Es por eso que en el peronismo sostienen que “no tiene ningún sostén político de las estructuras tradicionales (intendentes o sectores). Estaba más ligado al paquismo”, señalaron.

En su paso por el Iscamen, Millán acumuló otros cuestionamientos internos, además de la auditoría mencionada. Uno de ellos fue de Estela Fabiana Duperut, una abogada que se enfrentó al titular del organismo.

Si bien en el plano de los rumores hay varias idas y vueltas, el punto central fue una licencia psiquiátrica que pidió Duperut para ausentarse de su cargo de Asuntos Legales, en febrero de este año.

Esto motivó que al mes siguiente, Millán fuera con un escribano público a la Universidad Champagnat para constatar que la abogada estaba trabajando en el sector privado y que estaba apta para ejercer sus tareas.

Las versiones luego indican que Abel Albarracín, pareja de Duperut y director de Asuntos Jurídicos de la Fiscalía de Estado, fue uno de los impulsores de las investigaciones contra Millán que se hicieron desde este organismo de control.

 

Precisiones del Senasa

El informe del Senasa se realizó entre fines de abril y principios de mayo. Posteriormente, Rossi, del Senasa, explicó que la auditoría se centró en el programa de la Mosca de los Frutos.

“Se hizo trabajo de campo y a través del sistema de trampeo y registro”.

En esa revisión, a cargo de técnicos de la Dirección de Sanidad Vegetal, “se encontró inconvenientes en el registro de la información, problemas con las trampas y la ubicación en la que se encontraban, deficiencias en los insumos para determinar si un área cumple o no con el status internacional de una plaga” y, por ende, los problemas que eso ocasiona a Senasa para determinar si un área de una provincia puede ser declarada libre de ese flagelo

Fuente:

Publicidad