13 de julio de 2016 18:28 PM
Imprimir

Nutrición Predestete: Donde poco significa mucho

CompartiremailFacebookTwitterEn una realidad en la que tenemos cerdas cada vez más prolíficas y mercados retadores, es de vital importancia lograr que los lechones tomen calostro y leche de manera rápida y eficiente, esto es esencial durante toda la lactación. Investigaciones recientes demuestran que un buen arranque provee beneficios sobre toda la vida productiva del animal. […]

En una realidad en la que tenemos cerdas cada vez más prolíficas y mercados retadores, es de vital importancia lograr que los lechones tomen calostro y leche de manera rápida y eficiente, esto es esencial durante toda la lactación. Investigaciones recientes demuestran que un buen arranque provee beneficios sobre toda la vida productiva del animal.

 

A través de los años, la selección genética ha resultado en un sustancial crecimiento del número de lechones nacidos por cerda por camada en todo el mundo. Este incremento en el tamaño de camada a menudo significa lechones pequeños y más vulnerables, con una mayor variación de tamaño y peso dentro de las camadas. Al mismo tiempo, cuando las cerdas paren camadas más grandes, su producción láctea no incrementa en proporción al aumento del número de lechones nacidos y por lo tanto los lechones no tienen suficiente disponibilidad de leche para cubrir sus requerimientos. Como resultado, se está convirtiendo en una práctica cada vez más común proporcionar a los lechones lactantes alimentos que suplementen la leche materna.

 

Este artículo examina la relevancia de la alimentación suplementaria temprana para apoyar el crecimiento y desarrollo de los lechones.

 

 

 

Situación productiva de las cerdas

En una encuesta reciente a 224 granjas en Bélgica llevada a cabo por la Universidad de Ghent, aproximadamente el 50% de las granjas había experimentado problemas con el número de lechones que excedía el número de pezones funcionales en una cerda (es decir lechones supernumerarios). En total, el 90% de estos granjeros indicaron que utilizan alimento seco y el 49% utiliza suplemento de leche para aliviar los problemas relacionados con los lechones pequeños y supernumerarios.

Otro trabajo llevado a cabo recientemente en los países bajos obtuvo resultados similares, la proporción de granjas usando suplemento de leche aumentó de 49% en el 2014 a 54% en el 2015.

En este sentido, los mercados de Bélgica, Países bajos y Luxemburgo (Benelux) parecen estar tomando la delantera.

Figura 1 Muestra que si bien a mayor tamaño de camada la cerda es capaz de aumentar su producción lechera, a partir de 11 lechones aproximadamente, la cantidad disponible para cada uno ya nos es suficiente para cubrir sus requerimientos (aprox. 1000 g. por día).

 

 

 

Alimentación suplementaria para “cerrar la brecha”

Datos generados recientemente apoyan la opinión de que es una buena idea ayudar a los lechones menos afortunados en camadas grandes durante las primeras semanas de vida. Por ejemplo, cuando analizamos un conjunto de datos de más de 60,000 lechones nacidos en tres estaciones experimentales, llegamos a la conclusión de que no solo el peso al nacer sino también el peso al destete y el peso corporal dos semanas después del destete son importantes determinantes para el peso al final de la fase de lechón. Esto coincide con los datos de otros grupos que extendían esta observación hasta el peso al sacrificio. Por otra parte, nuestro análisis mostró que los lechones más ligeros pueden equipararse con sus compañeros más pesados, porque ellos tienen la habilidad de digerir los nutrientes eficientemente y crecer como sus compañeros de camada más pesados.

 

 

 

Importancia de la alimentación temprana

Comúnmente el consumo de alimento suplementario inicia a las 2 semanas de edad y aumenta gradualmente al inicio y luego de manera más drástica hasta el destete. Este patrón incrementa la brecha entre la producción de leche y los requerimientos nutricionales de la camada la cual tiene un rápido crecimiento en las últimas fases de la lactación. A partir de los estudios realizados en un Centro de investigación en St. Anthonis en los Países bajos, se observaron ingestas que varían entre 0 y más de 1 kg de materia seca por lechón durante un periodo de lactancia (destete a 24 días), con 400 g como un buen promedio. El nivel de consumo está influenciado no solo por el tamaño de la camada, sino también por la duración de la lactancia, producción de leche y temperatura ambiental. La producción de leche, de hecho, depende de la temperatura: la cerda por acción del estrés por calor tendrá una producción de leche reducida, forzando a la camada a necesitar fuentes de nutrición adicionales.

 

 

Contrario a lo que generalmente se cree, el peso al nacimiento tiene solo una limitada influencia sobre el consumo del alimento suplementario en los lechones. Nuestras observaciones mostraron que el peso promedio al nacimiento de los lechones “comedores” es similar al de los “no-comedores” y que, en ambas categorías, los lechones que son muy livianos (<1 kg) y muy pesados (>2 kg) están representados. Figura 2 muestra claramente que lechones (evaluados individualmente) de camadas grandes son más propensos a consumir alimentos suplementarios. En este gráfico, el porcentaje de lechones que fueron identificados como comedores se obtuvo usando un marcador de color fecal. El porcentaje de comedores incrementó con el tamaño de la camada.

En la figura 3 se muestra claramente el efecto positivo que tiene el estímulo al consumo de alimento suplementario de los lechones por parte de los encargados de granja. En este trabajo, los animales fueron alimentados con dietas de preinicio de alta calidad (Milkiwean Yoghurt y Milkiwean Precoce) en un régimen ya sea de alta o de baja intensidad de estímulo. Claramente, el nivel de consumo se elevó por el régimen de alimentación más intenso (cuatro tomas por día versus dos veces por día de trabajo y uno de alimentación en el fin de semana) empezando a temprana edad. La alimentación suplementaria puede, pero no siempre, afectar el desarrollo del peso corporal hasta el destete. En general, de todos modos, se promoverá el mejor rendimiento y la salud pos-destete. Por otro lado, especialmente en lactaciones prolongadas, se puede observar que las cerdas son más capaces de mantener la condición corporal. A veces, los efectos son más sutiles, tal como se explicará a continuación.

 

 

 

Una mirada cercana al tracto intestinal

Para explicar cómo los niveles relativamente bajos de alimentación suplementaria afectan el rendimiento pos-destete, se realizó un estudio sobre el desarrollo intestinal pos destete. La hipótesis era que el alimento preinicial representa el suministro de energía y, por su composición específica, induce a la secreción de hormonas intestinales que modulan el desarrollo intestinal. Un grupo de lechones que consumía un complejo de sustituto lácteo con una alta densidad de nutrientes, (i.e.Milkiwean Yogurt) fue estudiado. Por el contrario, los lechones del control no tenían acceso a la alimentación suplementaria y únicamente se basó en leche de cerda. Los lechones provienen de cerdas muy prolíficas (por lo menos 13.5 lechones) de partos similares (3.6+0.8). En el día 21, los pesos corporales de los lechones y el desarrollo del intestino fueron analizados. El consumo de leche suplementaria contenía cerca de 70 g de materia seca por lechón por día y la ganancia de peso fue 20% más (310 vs 255 g/día) en los lechones alimentados con sustituto lácteo durante la semana previa al análisis post mortem.

 

 

Cerca del 90% de los lechones del tratamiento consumieron el suplemento, lo que resalta el deseo de los lechones en sistemas de producción actuales para tener acceso a una alimentación suplementaria adicional a la leche de la cerda. Además del hecho de que los lechones alimentados con un sustituto lácteo fueron medio kilo más pesados, las camadas también fueron más homogéneas que en el grupo control. Por otra parte, el intestino delgado de los lechones fue más pesado que los animales del grupo control, tanto en términos absolutos como en porcentaje de peso corporal. Además, el intestino de estos animales mostró signos de proliferación celular elevada, es decir incremento en la profundidad de las criptas y PCNA (marcador de proliferación celular). Por otra parte, otros índices de desarrollo y función intestinal fueron más favorables en los lechones alimentados con el sustituto de leche.

Por otra parte, los animales alimentados con un sustituto de leche tuvieron mayores concentraciones de productos de fermentación (por ejemplo: butirato) en el intestino grueso, indicando una actividad microbiana superior. Es entendible entonces que todos estos cambios en lechones alimentados con sustituto lácteo conducen a una mejor respuesta a la transición del destete debido a un aumento de la capacidad para la absorción de nutrientes.

 

 

 

Importancia de la alimentación suplementaria

Es cada vez más importante la necesidad de una alimentación complementaria adecuada en las camadas grandes. Proporcionar sustituto lácteo y la ración de alimento de preinicio de alta calidad no necesariamente conduce a un mayor peso al destete, especialmente cuando el destete ocurre a temprana edad. El principal beneficio que esto ofrece es un mejor desarrollo intestinal al destete y una mejor performance post-destete. Por tanto, es importante animar al personal de sala de partos para estimular el consumo alimenticio, proporcionando dietas palatables y equilibradas a través de un buen manejo de la alimentación.

Fuente:

Publicidad