17 de julio de 2016 15:14 PM
Imprimir

Carne de liebre, producto alternativo de exportación con certificación sanitaria del Senasa

CompartiremailFacebookTwitterDe un tiempo a esta parte, la carne de liebre se ha convertido en un producto alternativo de exportación y, como tal, generó la necesidad en el consumidor de contar con la tranquilidad de que está ingiriendo un alimento inocuo que cumple con los requisitos sanitarios nacionales e internacionales. De esto se encarga el Servicio […]

De un tiempo a esta parte, la carne de liebre se ha convertido en un producto alternativo de exportación y, como tal, generó la necesidad en el consumidor de contar con la tranquilidad de que está ingiriendo un alimento inocuo que cumple con los requisitos sanitarios nacionales e internacionales.

De esto se encarga el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) que controla a las empresas que manufacturan este tipo de carnes. Para ello, el Organismo mantiene actualizados sus sistemas de control e inspección de los productos y subproductos de origen animal.

Las iniciativas enmarcadas en asegurar la perdurabilidad, sostenibilidad y fiabilidad de los sistemas de control e inspección de los alimentos deben sustentarse en un proceso de conocimiento de la producción y de la problemática en la identificación de posibles eventos sanitarios, en el análisis de datos y en la toma de acciones.

En el caso de los animales de caza, como la liebre, se certifica su sanidad y calidad implementando sistemas de inspección que brinden garantías y confianza a través del trabajo en conjunto de todos los eslabones de la cadena de producción, desde los cazadores, centros de acopio y las empresas procesadoras junto con el personal de inspección veterinaria del Senasa.

Hay que tener en cuenta que las liebres se obtienen como producto de la caza comercial estacionada en períodos estipulados de dos a tres meses al año.

Las condiciones sanitarias de los ejemplares dependen, en gran medida, de la información de campo que posee el Senasa, juntamente con los organismos y direcciones de Ganadería de las provincias o de recursos naturales renovables (Fauna) que suelen brindar valiosos aportes respecto del medio ambiente y sus posibles alteraciones.

El segundo elemento importante es el que proviene de los mismos cazadores, dada la extensa experiencia que posee la mayoría de ellos.

No obstante, las empresas elaboradoras de carne de liebre deben capacitar a los cazadores en la detección de irregularidades o comportamientos anormales que puedan hacer sospechar acerca de enfermedades, confeccionando registros oficiales y acatando las normas vigentes sanitarias emitidas por el Senasa.

El examen post mortem es el más importante tratándose de animales procedentes de la caza que ingresan sin vida al establecimiento, examen que es llevado a cabo por personal profesional del Senasa.

Si el inspector veterinario sospecha que las liebres han estado expuestas a sustancias químicas o productos agroquímicos con principios activos que pueden haberlas contaminado o de patologías, dispondrá la detención del lote entero hasta contar con los resultados del laboratorio o estudios complementarios de diagnóstico.

La Argentina cuenta también con extraordinarias ventajas de condiciones ambientales (baja contaminación) y que no existen en el país enfermedades como tularemia, mixomatosis en liebres o síndrome de la liebre parda europea, frecuentes en Europa (principal destino de exportación de nuestro país).

Nuestro país se halla libre de la Enfermedad viral hemorrágica (VHD) o Síndrome de la liebre parda europea (EBHS), detectada en 1984. Esta enfermedad ataca solo a liebres y conejos y posee un alto índice de mortalidad (90%).

En 1989, fue inscripta en la Lista B del Código Zoosanitario Internacional de la Oficina Internacional de Epizootias (OIE) bajo la denominación de “Enfermedad hemorrágica viral del conejo”, posteriormente se estableció una diferenciación clínica con el “Síndrome de la liebre parda europea”.

Hasta el presente, tampoco ha sido registrado ningún caso de mixomatosis en liebres. La brucelosis -al igual que otras enfermedades detectadas en países de Europa como la tularemia- no ha sido registrada hasta el presente en nuestro país para las liebres. GSK/MAF/AMR (*)Médico veterinario de la Dirección de Inocuidad de Productos de Origen Animal del Senasa.

Fuente:

Publicidad