25 de julio de 2016 12:41 PM
Imprimir

¿Que pasa con el Trigo?

Arrancamos la precampaña del trigo, por Marzo de este año, entendiendo que planteaba el desafío de lograr calidad y conservar precios diferenciales

Hoy, con más del 80% de avance en la siembra, se observa una evolución de precios futuros que suma incertidumbre respecto del resultado económico del trigo 16/17.

En el gráfico se observa un recorrido alcista de los futuros de trigo MATBA para la nueva cosecha (Enero, Marzo y Julio 2017) hasta principios de Junio, para revertirse a la baja hasta principios de Julio, y en los últimos días se observó un leve retorno en dirección alcista.

 

 

¿Qué ocurrirá con los precios de trigo en tiempo de cosecha, y como seguirán evolucionando los meses subsiguientes?

Para responder vayamos a los datos básicos del mercado local de trigo, la oferta y demanda proyectada para la 16/17.

De una superficie de siembra de 4,4 millones de hectáreas, 22% por encima de la superficie sembrada el año pasado, se espera cosechar entre 13,5 y 14 millones de toneladas, 30% más que el año pasado, resultado de la abundante oferta hídrica en los suelos, y de un mayor nivel de fertilización en el manejo del cultivo.

Este volumen es similar al logrado en la campaña 11/12, pero la coyuntura de este mercado es muy diferente, siendo hoy influenciado por la demanda local e internacional, y por las tendencias de precios internacionales.

La demanda local es relativamente estable en 6 millones de toneladas, y la demanda internacional proyectada, con especial protagonismo de Brasil, ronda los 8,5 a 9 millones de toneladas.

En el gráfico se observa los volúmenes exportados a Brasil y al mundo, previo al cambio de coyuntura en 2005 con los ROEs, entre 8,5 y 11 millones de toneladas. Por otro lado se tienen los niveles actuales de exportación de trigo 15/16, que, a cinco meses de la cosecha nueva, solo dispone de un saldo del 22%, lo que transforma en alcista la tendencia del corto plazo en caso de presionar la demanda.

Respecto a lo proyectado para la 16/17, entre consumo local y exportaciones podrían usarse 15 millones de toneladas, que es más de lo que se espera cosechar en el presente ciclo.

 

 

Esta proyección tiene en cuenta la recuperación del mercado de Brasil, observado a través de la regularidad de pedidos desde este país, que promedia 600 mil toneladas mensuales.

Sin embargo recordemos que los últimos tres años Brasil necesitó buscar trigos de otros destinos, Estados Unidos fue uno de ellos, por lo que vale comparar los precios FOB[1]   actuales y futuros para el trigo argentino y estadounidense.

El FOB futuro de Diciembre 2016 a Julio 2017 cotiza según el Ministerio de Agroindustria de la Nación en U$S 195/TN, este valor, restando los gastos de comercialización, resultan en una capacidad de pago a puerto de U$S 182/TN, muy por encima de los U$S 159/TN del futuro MATBA Enero 2017.

El trigo FOB Golfo de México, con el que compiten nuestros trigos, esta en U$S 192,5/TN, y es levemente más competitivo que el nuestro. Este valor puede bajar mucho más, en caso que el trigo estadounidense sufra mayores recortes, como es muy probable, por la presión de cosecha actual y el contínuo crecimiento en sus stocks.

Por tanto nuestro precio de exportación podría tener bajas, en respuesta a bajas internacionales.

Los márgenes de trigo se defienden con rendimientos que ronden los 40 quintales, y precios a puerto superiores a los U$S 160/TN, esto según sea campo propio o arrendado, y según la distancia a puerto, por lo que se recomienda usar herramientas de cobertura que permitan asegurar precios mínimos, las opciones PUT por ejemplo, o vender a futuro asegurando un valor en cierta proporción de lo que se espera producir, protegiendo esta venta de posibles subas, a través de la compra de CALL, para recomprar la mercadería.

Conclusiones: Las existencias locales seguirán siendo ajustadas en el corto plazo, en caso que las exportaciones crezcan como se proyecta, la demanda local presionará los precios locales. Las existencias globales muy abultadas, podrían empujar los precios algunos escalones más abajo, repercutiendo en el mercado local, abriendo la posibilidad que nuestros países compradores eligan Estados Unidos por menores precios.

Por ende, en un escenario local alcista e internacional bajista, conocer las posibles direcciones de los precios es una ventaja tan importante como usar herramientas de cobertura en consecuencia, afrontando el desafío de mejorar el manejo comercial, para ser tan competitivos como en el manejo agronómico.

Ing. Agr. Marianela De Emilio
INTA Las Rosas

Fuente:

Publicidad