1 de abril de 2010 00:42 AM
Imprimir

Chile  –   Estudian utilizar perros de montaña para la proteger al ganado ovino de sus depredadores

Esta iniciativa tiene como objetivo principal reducir las pérdidas asociadas a los depredadores de ganado

Coyhaique-. En los últimos años, la actividad ovina ha tenido un gran auge a nivel país, producto de inversiones que se han realizado en animales, infraestructura predial y productiva, esto sumado al aumento y mejoramiento de plantas faenadoras, lo que ha permitido materializar la exportación de carne ovina, a mercados extranjeros. Sin embargo, a nivel ganadero predial, existen factores que atentan contra estos avances productivos, como son las altas pérdidas de animales por robos y depredación, las que pueden fluctuar entre 10 -30 % de la producción de un rebaño. En nuestra región los depredadores que comúnmente atacan el ganado ovino son; el zorro colorado o culpeo y el puma, por lo que el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, ha realizado múltiples acciones para disminuir estos hechos, entre los que cuentan un proyecto ejecutado por Funda.Asimismo se buscan otras alternativas para la protección de los rebaños ovinos. Es por esto que funcionarios del SAG sostuvieron una reunión de coordinación con personal de la Estancia Río Cisnes, para así establecer planes de contingencia sobre este tema.Cristián López Montecinos, Director Regional del SAG señaló, “estamos en la búsqueda de soluciones creativas, más allá de la posibilidad o la necesidad de eliminar los zorros y pumas, se produjo una coordinación bastante interesante y quedamos en probar nuevas metodologías para solucionar este problema”.Además López agregó, “una de ellas es probar a perros de raza Mastín de Los Pirineos y/o Maremma, que son animales que se integran al rebaño y lo protege, y cuya utilización la está probando INIA Tamel Aike, con muy buenos resultados, ya que había una pérdida histórica anual por depredación, que podía llegar al 20%, pero desde que se incorporó este perro protector al rebaño, no se han registrado muertes por depredadores”, puntualizó.Asimismo manifestó que, “en estancias grandes como la de Río Cisnes existen pérdidas anuales que bordean los 50 millones de pesos, por lo que este tipo de prácticas podrían ayudar a disminuir notoriamente este problema”, puntualizó el Director Regional del SAG.Cabe destacar que este tipo de perros benefician tanto al productor, por la reducción de las pérdidas económicas sufridas por depredación, como a la fauna silvestre nativa, por tratarse de un método no letal.Perros ProtectoresEstos “perros protectores de rebaños”, cuyas principales razas son de origen europeo o asiático, se caracterizan por su gran tamaño y peso (45-60 kilos), generalmente de pelaje blanco y muy dócil. No son “perros pastores” o “de trabajo” o “de arreo” de animales, sino que su principal función es defender al rebaño de la acción de predadores o robos, al detectar personas o animales extraños en el rebaño. Hernán Felipe Elizalde, Ingeniero Agrónomo de INIA Tamel Aike manifestó, “para lograr este comportamiento es necesario un periodo de impronta o socialización, con la especie a la cual van a proteger. Esta se realiza durante los primeros días de vida de los perros, de manera que se sientan un miembro más del rebaño”. La introducción resulta difícil inicialmente -señala Elizalde- ya que se tiene un concepto de un perro que sólo acompaña a las ovejas o duerme gran parte del día, pero una vez vencidas las aprehensiones de esta etapa, se requiere solamente de alimentación diaria y mínima interacción con personas y otros perros, sobre todo durante su periodo de iniciación. La máxima eficiencia de estos perros depende de su edad y experiencia, el comportamiento dominante que se busca se alcanza alrededor de los 18 a 20 meses en hembras y de 30 a 36 meses en machos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *