26 de julio de 2016 12:51 PM
Imprimir

Por el clima, la soja volvió a caer con fuerza en la Bolsa de Chicago

Se negoció a US$ 361,47 por tonelada, con una quita de US$ 8,36; los cultivos siguen en muy buen estado; la demanda local pagó $ 4000 en Rosario, $ 100 menos que el viernes

La continuidad del buen clima sobre las zonas agrícolas de los Estados Unidos, donde los granos gruesos están definiendo su potencial de rinde, volvió a ser el principal fundamento bajista para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, que ayer quedaron en el nivel más bajo desde abril pasado, tras cerrar la rueda con pérdidas superiores al 2%.

En medio de otra ola de ventas de los fondos de inversión, las pizarras mostraron bajas de US$ 8,36 y de 8,08 sobre los contratos agosto y noviembre de la soja, cuyos ajustes resultaron de 361,47 y de 355,04 dólares por tonelada. Con los 14.000 contratos liquidados ayer, los especuladores se desprendieron de unos 57.000 contratos a lo largo de las últimas cinco ruedas de negocios, según el detalle brindado por la agencia Reuters.

El rally bajista de las últimas tres semanas es el reflejo de la “decepción” de los especuladores, que jugaron sus fichas a un tiempo desfavorable para el desarrollo de los cultivos, con temperaturas muy superiores a las usuales y sin lluvias para el Medio Oeste estadounidense.

Hasta aquí todo fue al revés de las expectativas de estos grandes jugadores del mercado de granos, dado que las lluvias fueron regulares sobre buena parte de la zona núcleo para los granos gruesos, en tanto que ahora las temperaturas se prevén normales durante las primeras dos semanas de agosto, con precipitaciones también dentro de los registros usuales para la época.

Ayer, los operadores de Chicago se sorprendieron con la proyección de un consultor privado, que ubicó el rinde promedio para la soja de EE.UU. en 33,63 quintales por hectárea, muy por encima de los 31,41 quintales previstos por el USDA en su informe de julio y del rango manejado por el mercado, de 31,62 a 32,95 quintales.

Pero las malas noticias para los precios continuaron tras el cierre del mercado, dado que en su habitual reporte sobre la condición de los cultivos, el USDA ponderó el 71% de la soja en estado bueno/excelente, sin cambios respecto del trabajo anterior, pero por encima del 62% vigente un año atrás y del 70% previsto por los operadores. Además, el organismo indicó que superaron la floración y la formación de vainas el 76 y el 35% de las plantas, respectivamente.

En el mercado local, las fábricas ofrecieron $ 4000 por tonelada de soja para las terminales de la zona del Gran Rosario, $ 100 menos que el viernes pasado. Sin cambios transcurrió la jornada en Bahía Blanca y en Necochea, donde los interesados volvieron a proponer $ 3900 y $ 4000 por tonelada, respectivamente. En todos los casos, los precios pagados por la demanda quedaron por encima del FAS teórico, que fue calculado en $ 3853 por el Ministerio de Agroindustria de la Nación.

Las pizarras del Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) mostraron bajas de US$ 3 y de 4,50 sobre las posiciones noviembre y mayo de la soja, cuyos ajustes fueron de 285 y de 256 dólares por tonelada.

Por segunda rueda consecutiva, las cotizaciones del maíz estadounidense cerraron casi sin variantes en la Bolsa de Chicago. Los contratos septiembre y diciembre resignaron US$ 0,10 y 0,20 al terminar la rueda con valores de 131,78 y de 134,34 dólares. Las bajas podrían haber sido mayores de no mediar compras de oportunidad desde el sector comercial (exportadores, industrias y consumos).

Durante la rueda también resultó bajista la previsión de una consultora que proyectó el rinde del maíz estadounidense en 107,96 quintales por hectárea, por encima de los 105,45 quintales previstos por el USDA y del rango manejado por el mercado, de 104,82 a 106,70 quintales.

En su informe semanal, el USDA ponderó el 76% del maíz en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la reporte anterior, pero por encima del 70% vigente hace un año y del 75% promedio previsto por el mercado. Además, indicó que ya atravesó la polinización el 79% de las plantas.

Sin variantes se negoció el maíz argentino, dado que los exportadores volvieron a proponer $ 2500 para la zona del Gran Rosario y para Bahía Blanca, y $ 2400 para Necochea. Tras el levantamiento de la protesta de los transportistas, estos operadores están más interesados en recibir la mercadería comprada oportunamente que en buscar nueva mercadería.

En el Matba, la posición septiembre del maíz subió US$ 3 y cerró con un valor de US$ 173, en tanto que el contrato abril se mantuvo estable, en US$ 152,10 por tonelada.

Respecto del trigo, los exportadores ofrecieron $ 2500 para la zona de Rosario, $ 50 más que el viernes, y $ 2300 para Bahía Blanca, sin cambios. El trigo nuevo se mantuvo en US$ 160 para Rosario y en US$ 155 para los puertos del Sur de Buenos Aires. Los molinos pagaron de 2350 a 4700 pesos, según calidad.

Fuente:

Publicidad