27 de julio de 2016 11:41 AM
Imprimir

Alerta por los frigoríficos en crisis

La situación de la industria frigorífica es precaria ya que algunos establecimientos del interior dejaron de pagar la carga fiscal (contribuciones patronales, ART y en algunos casos no se ingresa IVA) y advierten que en el futuro tendrán que dejar de abonar la compra de hacienda para faena.

La situación es generalizada y en la provincia del Chaco el sector ya lanzó el alerta por la resolución 3873, que estableció la AFIP para la cadena cárnica, lo que complicaría el hecho de que los frigoríficos puedan cumplir con los pagos tanto del organismo como de los empleados. La resolución comenzará a regir a fines de agosto y principio de septiembre, y pretende replicar en el negocio de la carne el modelo que se encuentra vigente en el mercado de granos.

 

En la 130º Exposición Rural de Palermo, Daniel Urcía, presidente de Fifra, la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas, en declaraciones a Noticias Argentinas, destacó que se encuentran en negociaciones salariales, donde incide ‘el tarifazo eléctrico y de gas, además de la caída de volúmenes de actividad‘.

Por otro lado explicó que “no cambió el escenario” y que “el crash se va a producir con el no pago de hacienda”, mientras que advirtió que desde hace un mes pierden un peso por kilo faenado lo que impide sostener el pago de impuestos para algunas firmas. En esa misma línea detalló que existen frigoríficos que pierden $ 20 centavos por kilo faenado, otros $ 1,50, pero que en general la pérdida es de ‘un peso por kilo faenado”.

Urcía comentó que ciertos frigoríficos recurren al diferimiento del pago de impuestos para cubrir el quebranto causado por el aumento de tarifa y salarial, la caída de faena, incrementó en el precio de combustibles y la baja de los valores de sus productos, como el cuero, hueso y cebo, lo que se denomina en la jerga el recupero.

Fifra representa el 35% de la faena bovina nacional y nuclea a más de 70 empresas (50 en Córdoba y 20 en Santa Fe), por lo tanto es una voz autorizada para reflejar la crisis del sector, que es un nueva alerta en los problemas que aquejan al campo.

En lo que respecta a las tarifas subieron, en el caso del gas, en algunas empresas de la industria ganadera hasta multiplicar por 20 veces, mientras que un frigorífico que faena 10.000 animales por mes pasó de pagar $400.000 de electricidad a $ 1.400.000.

Por otro lado desde Fifra aseguran que en el mercado doméstico no ven mayor volumen adquisitivo para que convalide mayores precios y que el costo operativo del frigorífico hoy arroja quebranto.

Lo que destacan como positivo en el sector -donde no hay inversiones- es la tendencia a la recuperación del stock vacuno en la Argentina y la retención de vientres, pero la faena de terneros no llega a cubrir el faltante de kilos. Por lo tanto, solicitaron al gobierno incentivar con beneficios fiscales a la producción de novillos de 450 kilos.

 

 

Menos producción y mayores costos

En un informe Fifra manifiesta que en la industria frigorífica, menor faena y menor producción se traduce en mayores costos, porque es una industria donde la escala es dirimente, más aún con los recientes aumentos de tarifas de energía eléctrica, gas, combustibles y tasas.

En el mismo informe insiste en que el valor de los subproductos ganaderos ya no alcanza para cubrir los gastos que implica la faena. En cuanto al mercado internacional, la hacienda argentina está 70 centavos de dólar más cara que en los países vecinos de Paraguay, Uruguay y Brasil.

“Los precios internacionales de la carne vacuna bajaron entre un 15 y 20 % y con costos internos en ascenso, nuestras empresas no son competitivas”, precisó.

En esa misma línea recordó que un sector importante de la Industria, en el que Fifra participa, cerraron un acuerdo paritario con la Federación Gremial del Personal de la Carne y sus Derivados para el primer semestre del año, pero otro sector industrial no lo hizo y la situación trae aparejada conflictividad social.

“Este cuadro de situación es el que nos permite sostener con total certeza que la situación es precaria”, consignó Urcía.

En un reporte, que se conoció hace días, informaban que entre 2011 y 2015 cerraron 5000 empresas que no podían exportar, la mayoría eran Pymes que sufrieron las restricciones a las ventas al exterior y el cepo: los frigoríficos son los más perjudicados.

 

 

Ganaderos, optimistas ante el futuro

Productores ganaderos que exponen en la 130 muestra en el predio rural de Palermo evaluaron que el futuro de la ganadería argentina es óptimo, pero que siempre necesita del respaldo de medidas oficiales.

El productor y veterinario, mejorador genético, Rodolfo Peralta de Lezama, expartido de Chascomús en la Cuenca del Salado, en territorio bonaerense dijo a Noticias Argentinas, que el futuro de la ganadería está asegurado independientemente de los gobiernos.

“Las cosas están bien excepto que tengamos algún problema tan extremo como la que se acabó en diciembre y que pasamos durante 10 años y que tratemos que no se repita, que son las retenciones a la ganadería y la prohibición de exportar de la administración kirchnerista”, dijo el ganadero. En esa misma línea manifestó que el sector se encuentra en una situación óptima como parte del país y del continente americano. En Sudamérica hay cuatro países, Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina que se destacan. En el caso de Uruguay, hizo un trabajo de excelencia que posiciona a esos países en un lugar envidiable para otros.

Nosotros tenemos un potencial en producción con tecnologías que hoy están al alcance de la mano, en la mayoría de los productores, sostuvo.

Por otro lado consideró que todo ese desarrollo debe ser apoyado por medidas políticas, de tipificación y otros cambios en la comercialización de la carne que lo ve como un tema complicado.

Por su parte, María Luz Martiarena, productora ganadera de Pehuelches. cerca de Tres Lomas, en la zona de Trenque Lauquen (provincia de Buenos Aires) que trabaja con la raza Shorton que cruza con Braford también se mostró confiada en la actividad. Ella obtiene novillos a los 14 meses de 420 kilos, lo que es un logro de valor agregado.

EI futuro lo veo bueno en la ganadería, pero si ponemos en valor las cosas que hay que hacer, si nosotros seguimos con la misma forma de trabajo, donde de casualidad sabemos lo que sale cuando vendes la hacienda y no tuviste la posibilidad de ir a ver lo que pasó en el frigorífico, nos engañarnos entre todos en toda la cadena” sostuvo.

Además, explicó que es una productora muy pequeña con 150 animales, y cree que tienen capacidad de exportar, buena genética para ponérselos a los rodeos pero considera que se debe modificar la relación de poder entre grandes y pequeños productores, ya que, asegura, los primeros constituyen el 80 por ciento del sector.

Fuente:

Publicidad