20 de noviembre de 2009 02:38 AM
Imprimir

Diferencias entre Buzzi y Mario Llambías

El titular de la CRA faltó al almuerzo de mediación. La Federación Agraria exhibe cada vez mayor autonomía. El viernes habrá otro intento de acercamiento en la Bolsa de Comercio de Rosario.

El almuerzo de reconciliación fracasó. Y también la primera gestión del mediador de la Mesa de Enlace, Carlos Garetto, para que Eduardo Buzzi y Mario Llambías vuelvan a dirigirse la palabra en términos cordiales. No hubo insultos. Tampoco gritos. Ni platos rotos. Pero hubo ausentes. “Llambías sigue caliente. No fue”, resumió ayer por la tarde un dirigente de la Federación Agraria.

“Estaba en Bahía Blanca y no llegó. No fue nada personal”, explicaron en la CRA. Y argumentaron que “si no fue nadie de CRA fue porque no habían nadie en Buenos Aires”. Lo cierto es que Hugo Biolcati, de la Sociedad Rural, que estaba en el mismo lugar, sí se hizo tiempo para llegar a la cita.

Las diferencias anticipan cambios en la forma de funcionamiento de la coalición de entidades que logró torcer el destino de la resolución 125 en el Congreso nacional.

Los voceros anunciaron que, de cualquier forma, hoy se producirá el reencuentro entre los jefes de la FAA y la CRA, después del duelo verbal que mantuvieron la semana pasada en la Bolsa de Comercio de Rosario. La cita es en la sede de la Sociedad Rural a las 10.

Durante el almuerzo de ayer, Buzzi lamentó la ausencia de Llambías e intentó bajar los decibeles de la discusión (dijo que las diferencias son “normales”). Pero defendió la reunión con el ministro de Agricultura que desató el escándalo. “Vayamos y preguntémosles a los 500 productores que ya recibieron 10 mil pesos cada uno cuando no tenían para comer si está mal haberlo hecho”, dijo Buzzi. Hasta el momento, el Gobierno cedió cinco millones de pesos para los chacareros de Stroeder, otros cinco millones para los pampeanos y anunciará en las próximas horas cinco millones más para los productores santafesinos de 9 de Julio, afectados por la sequía.

Además de intentar cerrar las heridas abiertas, en la reunión de hoy de la Mesa de Enlace se acordarán las características que tendrá el acto al que convocarán el próximo 10 de diciembre, cuando asuman más de diez legisladores nacionales que provienen del sector. Se sabe, en principio, que hay consenso para que sea en el Rosedal, en una suerte de remembranza de la madrugada en que Julio Cobos sepultó la resolución 125 y los ruralistas levantaron un pequeño cine al aire libre para seguir las alternativas de la sesión en el Senado.

“El sector agropecuario está dispuesto a hacer un nuevo esfuerzo y poner otra vez el hombro por el país. Pero la relación con el Gobierno está estancada”, aseguró ayer Garetto. “Hemos tenido muchas reuniones técnicas y políticas, pero no se han podido plasmar en herramientas concretas para los productores”, agregó.

La intención de Garetto, y también la de Hugo Luis Biolcati –quien ayer participó de la comida–, es conseguir que Buzzi y Llambías dejen de dirimir sus diferencias en los medios. Los dos saben, sin embargo, que el futuro previsible de la Mesa de Enlace es con la Federación Agraria con los pies adentro.

Sin embargo, todos dan por descontado que la entidad dirigida por Buzzi sumará progresivamente autonomía. Por algo, los federados siguen con entusiasmo las modificaciones que los diputados ya le hicieron a la ley de arrendamientos. Una ley que, tanto en la SRA como en la CRA, es mala palabra y pronóstico de futuras tormentas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *