1 de abril de 2010 19:39 PM
Imprimir

La genética impulsa los rindes

"Este es un importante logro personal y para la empresa, ya que nunca obtuvimos un rinde superior a los 128 quintales por hectárea", expresó Darío Vidosevich.

Pudimos sembrar en una fecha óptima sobre el lote de mayor potencial que contamos; elegimos el híbrido adecuado para este tipo de lote y, además, contamos con un año climático excelente", agregó.

En 2004/2005 , los Vidosevich habían logrado 128 quintales sobre una superficie de 25 hectáreas con el híbrido AX 882 de Nidera. En ese momento, habían aplicado una mezcla al costado de la línea de siembra de 250 kilos por hectárea (170 kilos de urea, 50 kilos de fosfato monoamónico y 30 kilos de sulfato de amonio) y 40 kilos por hectárea de fosfato monoamónico en la línea de siembra.

Entusiasmo

Los Vidosevich están entusiasmados con los rindes que lograron, y ya quieren ir por más. "Se van a destinar más hectáreas al cultivo, pero no todas las que quisiéramos por no tener reglas claras para comercializar el maíz y por tener un alto costo de implantación", señaló el productor.

Según Vidosevich, la combinación de la tecnología de semillas, el manejo, la calidad de siembra, el uso de fertilizantes y el buen manejo del barbecho contribuyeron al mayor rendimiento.

"El maíz es un cultivo cuyo nivel de respuesta en cuanto a rendimiento es directamente proporcional a la aplicación de tecnología y al buen uso de los conocimientos técnicos que se tienen sobre el cultivo, como lo son el ajuste en la fecha de siembra, el manejo de la densidad, teniendo en cuenta una buena calidad de siembra; también, el manejo de la nutrición es fundamental para el cultivo, sobre todo el nivel de respuesta a nitrógeno", precisó Juan Carlos Sampaoli, asesor. También destacó el aporte hídrico que tuvo el cereal esta campaña y cómo el mejoramiento genético va empujando cada vez más arriba los rindes.

"El mejoramiento genético está incidiendo directamente en los rendimientos. Estos casos de rindes tan elevados nos recuerdan todo el potencial que está contenido en la semilla de maíz, producto de años de investigación y desarrollo por parte de genetistas y técnicos especializados en el cultivo. Esto nos lleva a decir que en materia de rendimiento el maíz todavía no alcanzó el techo", concluyó. En su último informe, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires comunicó que, cosechado el 33,4% del cereal, el rinde promedio se ubica en 94,5 quintales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *