28 de julio de 2016 12:32 PM
Imprimir

Puerta a puerta: ventajas, según el tipo de correo por el que llegue la compra

Puerta a puerta: ventajas, según el tipo de correo por el que llegue la compra

Tal como había anticipado Clarín, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) publicó ayer en el Boletín Oficial dos resoluciones generales en las que dejó establecidas las nuevas pautas que regirán las compras “puerta a puerta” para consumo realizadas en el exterior. La principal novedad respecto de lo que se había anunciado es que habrá algunas diferencias según el modo en que llegue el envío, y habrá que hacer menos trámites si arriba en un courier internacional. Desde la CAME, ya marcaron sus reparos a la flexibilización del sistema, que entrará en vigencia en un mes.

 

Los envíos que se hagan a través de servicios de correo privado podrán tener hasta 50 kilos, estar valuados en US$ 1.000 o menos y contener no más de tres unidades de la misma especie. Se podrán recibir hasta cinco por año calendario por persona. A la vez, de ellos se deberá presumir que tienen una finalidad de consumo y no una comercial. Será el vendedor del producto el que cobrará, en la operación de compra, el impuesto, que según informaron de la AFIP a Clarín rondará el 50% del valor del producto (dependerá del tipo de bien del que se trate).

 

En otra resolución, la AFIP estableció las pautas de los envíos a través del correo oficial (Correo Argentino). En este caso no hay límites de envíos anuales, pero en el domicilio sólo se podrán recibir los paquetes que no superen los dos kilos de peso ni los US$ 200 de valor. Por encima de cualquiera de estos parámetros, deberá retirarse en la sucursal del correo.

 

En este caso, el trámite es un poco más engorroso. Primero, será necesario tener CUIT, CUIL o Clave de Identificación (CDI) y Clave Fiscal habilitada con Nivel de Seguridad 3 como mínimo. Una vez que llegue el paquete, el destinatario recibirá una notificación del correo a través de la cual se le informará que existe un envío a su nombre y se le indicará el número de tracking asociado. El destinatario deberá ingresar al sitio de la AFIP y, con ese número, generar el volante electrónico de pago (VEP) correspondiente y una vez pagado los impuestos recibirá el paquete en su domicilio o deberá retirarlo en el correo, según corresponda.

 

Tanto si la compra se recibió por courier o por Correo Argentino, una vez que llegó deberá notificarse vía Web a la AFIP dentro de los 30 días corridos (en www.afip.gob.ar). Si no se realiza dicha notificación, no se podrá recibir otro envío.

 

Desde la CAME cuestionaron que se dé la posibilidad de comprar en plataformas de productos de origen asiático, especialmente de China. “Se permiten compras anuales de US$ 1.000 por persona. Esto masificado a nivel país, son US$ 4.000 por familia, por cinco envíos al año, son US$ 20.000 al año; por un millón de familias, son US$ 20.000 millones que se irían a buscar productos chinos”, afirmó en declaraciones radiales el dirigente Vicente Lourenzo.

 

En cuanto a qué se podrá ingresar al país, las restricciones son las mismas que para los productos que se ingresan por las aduanas de los cruces fronterizos y los aeropuertos. Los libros y otros impresos podrán ingresar sin pago de impuestos sin necesidad de realizar trámites.

Fuente:

Publicidad