3 de abril de 2010 07:56 AM
Imprimir

CREA: medio siglo de un gran cambio

En este 2010, cumple 50 años el movimiento fundado por Pablo Hary desde el oeste de Buenos Aires

Hace 50 años, cuando un grupo de 11 productores agropecuarios y amigos del oeste bonaerense comenzaban a reunirse en sus campos para compartir experiencias y conocimientos, y así mejorar sus empresas, seguramente no imaginaban que estaban dando origen a una de las entidades técnicas más prestigiosas del campo argentino.

A aquellos agricultores les preocupaba un tema puntual: la voladura de sus suelos, muy arenosos, que hacía peligrar gravemente la sustentabilidad de sus establecimientos. Y encontraron en Francia, en la organización Ceta, una eficiente metodología de trabajo en equipo, que les sirvió de modelo para implementarla en nuestro país.

Así nacía, en 1957, el primer Consorcio Regional de Experimentación Agrícola (CREA), el grupo Henderson-Daireaux, fundado por Pablo Hary. Tres años más tarde, la iniciativa se había multiplicado hasta derivar en la fundación de la Asociación Argentina que nuclearía al Movimiento CREA (AACREA).

Pasó medio siglo. Desde entonces, ese grupo de vecinos no sólo logró resolver el problema de sus campos, sino que siguió desarrollando y poniendo en práctica tecnologías de vanguardia en las producciones agrícola y ganadera, hasta convertirse en referente casi obligado del agro local.

La evolución de los miembros CREA tuvo diferentes etapas. En su origen, los productores buscaron convertirse en empresarios. En los 60′, Hary se refería así a la empresa rural moderna: "No basta ya con conocer técnicas nuevas, sino que habrá que traducirlas en realidades; no basta con producir más, sino que habrá que producir mejor calidad a menor costo. Para esto, habrá que cambiar estructuras que hasta ayer se consideraban inamovibles, habrá que repensar la filosofía misma de la explotación rural".

Las palabras se fueron traduciendo en hechos. Se empezaron a desarrollar modernos métodos de análisis de gestión, buscando poner números económicos a la producción. El cambio siguió en la década siguiente, cuando ingresaron al país tecnologías como la siembra directa y la soja RR, que revolucionaron el campo, hasta insertarlo de lleno en la sociedad del conocimiento.

Hoy, el Movimiento CREA está conformado por 1.880 empresas agropecuarias distribuidas en gran parte del país. Sus principios continúan siendo los mismos de sus fundadores: mejorar los resultados de sus organizaciones a través del intercambio de ideas y experiencias, respondiendo a las necesidades técnicas, económicas y humanas.

Sus pilares se sustentan en la capacitación técnica, empresaria y metodológica, la experimentación, la transferencia de información (entre grupos, regiones y el sector) y el compromiso con la comunidad, a partir del cual surgieron proyectos de educación (EduCREA), formación de líderes (Líderes) y generación de confianza (Crear Confianza).

"El sistema CREA (que promueve fundamentalmente el trabajo en equipo) obliga a caminar los potreros de cada campo, lo que permite conocer los verdaderos problemas, a la vez que propicia el clima de confianza y de amistad indispensables para encarar trabajos serios y objetivos", sostuvo Rafael Llorente, presidente de CREA.

"Las fiestas hay que festejarlas", afirmó Orlando Williams, ex presidente CREA, miembro del Consejo Consultivo. "Que una entidad, en la Argentina, cumpla 50 años en plena institucionalidad, y con los parámetros y códigos bien marcados, es motivo para sentirnos muy orgullosos", se entusiasmó, al referirse a los festejos que se realizaron en el marco de Expoagro para celebrar el aniversario.

Allí se lanzó el premio "Medio siglo CREA", para reconocer trabajos que hayan contribuido a divulgar eficazmente prácticas que impactaron positivamente sobre las empresas, la sociedad y el ambiente en el que fueron desarrolladas, conjuntamente con el anuncio del Congreso Nacional CREA 2010, que tendrá lugar del 1 a 3 de septiembre en Córdoba.
El eje es compartir

El eje del Movimiento CREA fue siempre su sistema metodológico: el trabajo en equipo. Cada grupo CREA está conformado por productores de una misma zona que comparten sus experiencias a fin de capitalizar las habilidades y conocimientos individuales, para encontrar mejores soluciones y tomar decisiones más acertadas con respecto a sus empresas agropecuarias.

"El fundamento de esta red de aprendizaje es la creencia de que compartir y transferir el conocimiento asegura un menor margen de error en el desenvolvimiento de la empresa", sostuvo Ricardo Negri, líder de la Unidad de Investigación y Desarrollo de CREA.

Poner en práctica todo esto no fue sencillo. Debido a la heterogeneidad del movimiento, la dispersión geográfica de los miembros y sus distintas realidades agroecológicas. Ante este panorama, llevó un tiempo comprender que la heterogeneidad es una cualidad que puede ser enriquecedora.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *