3 de abril de 2010 08:15 AM
Imprimir

Syngenta apunta a crecer más en semillas

La empresa busca un mayor protagonismo en maíz, girasol y soja; en este último cultivo tiene un desarrollo innovador en materia de protección de la planta contra diversas adversidades

Syngenta Semillas, uno de los jugadores clave del negocio agrícola, quiere seguir creciendo. Y promete hacerlo a pura tecnología. En los últimos tiempos, la empresa fue noticia por la adquisición de SPS y del negocio de girasol de Monsanto, pero también lo fue por la aprobación oficial de su maíz apilado TD/TG (tolerancia a diatraea y a glifosato) y el lanzamiento de Agrisure, su marca de biotecnología. Todo esto hizo que la empresa se convirtiera en una de las más activas en este rubro, por sus diferentes novedades. Hoy, en maíz la empresa está posicionada como la segunda del mercado, con más del 20%, mientras que en soja apunta a ubicarse en cinco años entre las dos o tres más importantes tras la compra de SPS. En girasol es líder con el 48/49% de participación. En soja se viene una fuerte movida de la empresa, que va a combinar la genética con un amplio paquete de tratamiento de semillas. "Hay mucho entusiasmo; lo que estamos haciendo es darles la oportunidad a los productores de que tengan opciones de alto rendimiento en tres cultivos clave, además de una segunda línea de productos para los que buscan mayor costo/beneficio", dijo en una entrevista con LA NACION Pedro Rugeroni, gerente general para Latinoamérica Sur de Syngenta Semillas. Con esa frase, Rugeroni buscó sintetizar el horizonte de la firma: ofrecer diversidad de combinaciones tecnológicas a los productores. A modo de ejemplo, además del apilado en maíz, la firma va a dejar abierta la posibilidad de que se pueda elegir entre la versión apilada y las TD Max o TG Plus, sin stackear, es decir, separadas. "Si nosotros cuidamos a nuestros productores como los productores cuidan a sus plantas, ésta va a ser una empresa exitosa. Invertimos dos millones de dólares por día a nivel mundial en investigación y estamos claramente asociados con la innovación", señaló. Rugeroni es un hombre de mucha experiencia en la empresa. Desde hace un par de semanas, está al frente de su nueva posición, pero durante 27 años de trabajo se desempeñó en diferentes puestos. Fue vendedor, estuvo en el área de desarrollo, pasó por marketing y hasta ocupó cargos internacionales. De hecho, antes de su nuevo lugar en la compañía, entre 2007 y este año estuvo manejando en los Estados Unidos Garst, una de las tres marcas de Syngenta en ese país. Por otra parte, entre 2004 y 2007 en Brasil fue responsable del negocio de la empresa. El referente de la firma está convencido del potencial productivo de la Argentina, y la compañía está decidida a ser protagonista en los tiempos que vienen. "El país tiene un potencial incalculable. Lo que tenemos que hacer es darle el marco legal, económico y social que les permita a los productores desarrollar las capacidades que tienen. El desafío es ver cómo vamos a hacer para producir más toneladas de alimento por hectárea que las que se producen hoy", indicó. "Pretendemos tener un rol protagónico, proveyendo tecnologías para que el productor mejore sus resultados; todas las propuestas [de tecnología] que hacemos son de producción sustentable", agregó Carlos Martínez, gerente del negocio de soja de la compañía. Con la mirada en la soja En este contexto, para la empresa es estratégico el cultivo de soja. Su marca en este cultivo va a ser SPS, pero a la genética le va a acoplar una moderna tecnología. "El desarrollo tecnológico que estamos haciendo no tiene precedente. El tratamiento de semillas va a contener una batería de productos que protegen a la soja de todas las adversidades en su etapa de nacimiento. Estamos hablando de hongos, insectos, nemátodes; todo eso en una combinación de moléculas modernas y con un tratamiento manejado de manera profesional", precisó Martínez. En soja también hay más eventos biotecnológicos en puerta, tras la RR. Pero, como reclaman las empresas del sector, en Syngenta también piden proteger la propiedad intelectual. "Hay eventos que van a ser bajados a la soja, pero lo que pretendemos es encontrar un marco que nos permita trabajar en estas cosas, capturar valor y que el productor pueda acceder a tecnologías que no están acá", señalaron Rugeroni y Martínez. En la compañía dicen que la combinación de mejoramiento genético, biotecnología y tratamiento de semillas va a aportar un salto cualitativo al cultivo, muy superior a las ganancias genéticas que hoy se están registrando.  Claves Diversidad de productos. Además de desarrollar nuevas tecnologías, en Syngenta Semillas procuran que los productores puedan acceder a las más diversas combinaciones tecnológicas. En maíz, por ejemplo, además del evento apilado TD/TG seguirán ofreciendo las tecnologías del cultivo por separado.  Soja. Tras haber adquirido SPS, la empresa posicionará esta marca para la oleaginosa. En este cultivo va a lanzar un moderno tratamiento en origen aplicado a la semilla para proteger a la soja de diversas adversidades.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *