2 de agosto de 2016 17:24 PM
Imprimir

Los “feedlots” tuvieron el mejor julio en cuatro años

El nivel de ocupación de los corrales llegó al 72 por ciento, el indicador más alto desde 2013, según la Cámara Argentina de Feedlots.

Julio fue, en materia de ocupación de los corrales, el mejor séptimo mes de los últimos cuatro años para los feedlots. Según el último informe de la cámara argentina que agrupa a las empresas del sector, el mes pasado mostró una ocupación de los corrales del 72 por ciento. Un indicador que marcó “por segundo mes consecutivo un aumento en la cantidad de animales ingresados a los sistemas intensivos y la mayor ocupación de los últimos cuatro años para el mes de julio”, precisa el informe.

El aumento de terneros en los corrales ya había comenzado a marcarse durante mayo. “Para nuestro informe anterior los indicadores nos mostraban una zafra de terneros retrasada por efecto de las lluvias que complicaron los caminos y retrasaron la campaña de aftosa. Sorteado ese inconveniente gran parte de la invernada ingresó a los corrales en los meses de mayo y junio”, aclaró el informe.

 

Para el cierre de mayo, el Índice de Reposición Feedlot (IRF) nos mostraba que por cada animal vendido gordo ingresaban a los corrales 1,7 animales de invernada y para el inicio de julio este valor regresó al nivel de 1,2, similar a los meses de marzo y abril.

 

 

Coyuntura favorable

Las señales positivas que mostraba mayo para el negocio se mantienen en los últimos meses. “Más allá de continuar con un precio del maíz muy elevado, la mejor relación entre la compra de invernada y la venta del animales a faena se mantiene y los valores de ternero y novillito gordos continúan cercanos sosteniendo el interés por llevar al mercado animales terminados más pesados mejorando la eficiencia del sistema”, aseguran desde la cámara.

¿Futuro incierto?

A pesar de esta foto “positiva” que tiene la actividad, al promediar el año, el panorama es incierto para el valor que tendrá la relación novillo/ternero gordo dentro de tres o cuatro meses, cuando se vuelquen al mercado los animales hoy encerrados.

 

“Esta abundante oferta es probable que durante este año no sea tan marcada por diferentes motivos: productores que optan por terminar animales con más kilos; mercados que exigen animales más pesados; y la disminución de las eficiencias de conversión en algunas regiones por efecto del clima sumado a la retirada de los encierres zafreros por el valor del maíz. Lo anterior hará que el envío de animales a faena sea más gradual”, sostiene el reporte.

 

Más allá de la rentabilidad actual del negocio, los invernadores intensivos aseguran que están en un momento de cambio en la producción, en el que la eficiencia pasa a ser clave. “Es necesario para poder lograr esto que las reglas sean establecidas de manera clara y que las medidas de gobierno (Nación, provincias y municipios) que se tomen en los distintos ámbitos no generen un desaliento frente a este momento de cambio que se vislumbra como favorable”, advierten los feedloteros.

Fuente:

Publicidad