4 de agosto de 2016 12:49 PM
Imprimir

EE.UU: denuncian daños por aplicaciones indebidas de dicamba sobre cultivos de la nueva soja de Monsanto

Se liberó el evento Xtend. Pero el fitosanitario asociado al mismo sigue en evaluación

En EE.UU. Monsanto comenzó este año a comercializar cultivares de soja Roundup Ready 2 Xtend (tolerancia a glifosato y dicamba) sin que la nueva formulación del herbicida dicamba asociado al evento esté aprobada en esa nación.

Eso ha generado que algunos productores de los estados de Arkansas, Missouri y Tennessee –que sembraron el nuevo producto de Monsanto– aplicaran versiones convencionales de dicamba (no elaboradas por Monsanto) que terminaron, en ciertos casos, dañando cultivos vecinos sembrados con cultivares no resistentes a dicamba.

“La situación ilustra los riesgos que presentan los cultivos genéticamente modificados y el sistema regulatorio que rige los genes de plantas y productos químicos relacionados. El daño generado a los cultivos vecinos podría reducir los rendimientos de los farmers perjudicados en un momento en el cual los productores van camino a tener la cosecha más magra (en términos económicos) desde el año 2002”, indicó un artículo publicado por The Wall Sreet Journal.

“Motivados por los bajos precios (de los granos) y el avance de las malezas problemáticas que requieren herbicidas más poderosos para eliminarlas, además de las multas reducidas por aplicaciones ilegales, han llevado a los productores a quebrar la ley, según comentaron académicos y funcionarios de agencias reguladoras”, añade el artículo.

Philip Miller, vicepresidente global de asuntos públicos, aseguró que Monsanto realizó un esfuerzo para comunicar a farmers y distribuidores que no deben usar versiones anteriores de dicamba en los cultivos de soja Roundup Ready 2 Xtend.

Una fuente del Environmental Protection Agency (EPA) dijo a The Wall Sreet Journal que esa agencia está investigando usos indebidos y daños de dicamba en soja en los estados del sur de EE.UU.

El artículo menciona el caso de Mike Wallace, productor de la zona de Monette, Arkansas, que perdió este año cerca del 40% del cultivo de soja por daños generados por una aplicación de dicamba realizada por un vecino.

“Algunos legisladores estatales están considerando aplicar restricciones más severas para el dicamba a partir de informes que mencionan daños sobre un área del orden de 80.000 hectáreas de cultivos tales como soja, sandía, duraznos y tomates, según estimaciones de funcionarios del sector agrícola en Arkansas y Missouri”, apunta el artículo.

El Departamento de Agricultura de Missouri ha recibido este año 115 quejas por daños a cultivos producidos por aplicaciones vecinas de dicamba, mientras que 44 y 25 reclamos formales se registraron en Tennessee y Arkansas respectivamente.

Fuente:

Publicidad