5 de agosto de 2016 12:37 PM
Imprimir

Chau Mercosur: Brasil anunció que implementará un cupo de importación de trigo estadounidense libre de aranceles

Sorpresa en la Argentina.

Sorpresa. El ministro de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, Blairo Maggi, anunció que implementará un cupo anual de importación de trigo proveniente de EE.UU. y Canadá libre del Arancel Externo Común del 10% (que rige hasta ahora para ingresos del cereal proveniente de naciones que no integran el Mercosur).

“Hay acuerdos por un cupo de 750.000 toneladas de trigo de EE.UU. y Canadá”, dijo hoy Maggi en una conferencia de prensa brindada luego de una reunión que mantuvo con su par argentino Ricardo Buryaile en la ciudad de Buenos Aires. “El trigo de Argentina seguirá teniendo una presencia muy importante en Brasil”, aseguró.

La noticia cayó como un balde de agua fría para los funcionarios argentinos (en la foto puede verse que Buryaile no puede ni siquiera disimular lo descolocado que lo dejó el anuncio frente a la cara de póker de Maggi).

La semana pasada Maggi viajó a EE.UU. para negociar la habilitación sanitaria del mercado estadounidense para el ingreso de carne bovina fresca brasileña (ganándole de mano a la Argentina con un movimiento que permitirá mejorar los ingresos de los frigoríficos brasileños). Es probable que el cupo de exportación estadounidense (y canadiense para disimular) libre de impuestos haya sido una moneda de cambio para lograr ese acuerdo.

El anuncio –que representa otra estocada más para el debilitado Mercosur– se sustenta en los daños generados por la errática (anti) política triguera instrumentada por la banda liderada por Cristina Fernández de Kirchner.

La intervención del mercado de trigo instrumentada por el régimen kirchnerista (combo de derechos de exportación + cuotificación de exportaciones) promovió un derrumbe del área argentina de trigo que liquidó los saldos exportables del cereal.

En los años 2013 y 2014 ocurrió algo insólito: EE.UU. se transformó en el principal proveedor de trigo de Brasil ante la retirada argentina. Para eso las autoridades brasileñas debieron suspender por un determinado plazo el AEC del 10%, de manera tal de evitar un encarecimiento del costo del trigo importado.

El Ministerio de Agroindustria argentino, al conocer la decisión brasileña, emitió un comunicado en el cual expresó que “Argentina va a trabajar para mantener su market share en Brasil y para seguir recuperando mercados perdidos para el trigo argentino”.

Fuente:

Publicidad