4 de abril de 2010 13:42 PM
Imprimir

Cargill responsabiliza al Gobierno por las barreras comerciales que pone China

Uno de los ejecutivos de la firma, de las principales exportadoras de aceite de soja del país, dijo que hay que hacerse cargo de "la forma de presentarse comercialmente ante el mundo". Y consideró que las restricciones para la venta de este producto que implementó el gobierno chino no son más que una represalia por acciones similares que le propició Argentina con calzados e indumentaria de ese país

La multinacional Cargill, una de las principales exportadoras de granos y sus productos derivados, evitó plegarse a la ola de críticas al gobierno de China por las restricciones que está poniendo para la compra de aceite de soja argentina, de la que es uno de los principales importadores.

Por el contrario, la firma americana hizo hincapié en las falencias de las relaciones internacionales de Argentina, sobre todo con el gigante asiático.

"Si durante los últimos años, todas las empresas de la cadena aceitera invertimos en producción de aceite crudo para exportarlo, hay que tener consecuencia en la forma de mostrarse comercialmente al mundo", advirtió Fernando Jurado, ejecutivo de Cargill.

Jurado destacó que "si uno mira las partes que le conviene, y las que no las restringe, vamos a sufrir estas tensiones". Y consideró que "hay que mostrarse consecuente en lo comercial en términos generales, y no individuales".

El directivo dio a entender así que las restricciones de China llegaron como represalia a acciones similares que Argentina inició para frenar la importación de calzados y textiles de ese país.

Por eso, Jurado propuso "abrir una mesa de negociación" por el comercio con Argentina, lo que sería un discusión bilateral amplia, que podría incluir una baja en el precio que paga por el aceite de soja.

Pese a este contratiempo, Jurado estimó que "la demanda del grano no debería caer" porque estimó que "probablemente se vaya a sustituir lo que ingresa como aceite, por harina de poroto de soja".

Pero consideró que "puede bajar el precio del aceite" y advirtió que "también puede haber un impacto sobre la harina de soja, insumo importante para el alimento animal".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *