6 de agosto de 2016 01:36 AM
Imprimir

Honduras volverá a enviar carne de res a 12 países

Gobierno e inversionistas de la planta empacadora se reunieron esta semana para afinar detalles de la prometedora empresa.

Tras un año de haber cerrado operaciones, la empacadora Carnes y Derivados (CyD) iniciará en 60 días una nueva etapa bajo otra administración.

La planta, ubicada en Catacamas, Olancho, ha sido comprada por un grupo de 42 pequeños y medianos empresarios que formaron una sociedad dispuesta a invertir más de $7 millones.

“La expectativa es que la planta inicie operaciones y que abra de nuevo los mercados que teníamos. Eso ayudará a dar un poco más de fortalecimiento a la cadena ganadera”, explica Céleo Osorio, director ejecutivo de la Federación Nacional de Ganaderos y Agricultores de Honduras (Fenagh).

En el año 2014, C y D logró exportar $37 millones en carne de res a Estados Unidos, México, Puerto Rico, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Bolivia, Italia, Portugal, Japón, Taiwán, Hong Kong y Tailandia.

Si la planta no arranca operaciones en un corto plazo, Honduras está en riesgo de perder su licencia de exportación al mercado estadounidense, advierten ganaderos.

Santiago Ruiz, expresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), asegura que la planta dará 200 empleos directos.

“Esto da un mensaje de confianza al productor de la zona que hay un mercado seguro para su producto”, agrega el reconocido ganadero.

 

Mercados

Aspectos fitosanitarios que garanticen la inocuidad de los alimentos son algunos de los criterios constantes que los exportadores hondureños deben cumplir para mantener su presencia en el mercado exterior, refiere Ricardo Peña, director de la Unidad de Planeamiento y Evaluación de Gestión (Upeg), dependencia de la SAG. “Queremos ampliar la oferta para que podamos incrementar la generación de divisas”, añade el directivo.

José Luis Osorio, viceministro de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), califica la apertura de C y D como un paso trascendental para la repoblación natural de la actividad ganadera.

“La planta ha sido revisada por parte del equipo de inocuidad para saber qué se necesita para poder enlistarla nuevamente, porque Senasa la había desenlistado”, indica Osorio, quien agrega que la planta ha sido visitada por técnicos estadounidenses, quienes constataron que las instalaciones se encuentran en condiciones bastante prometedoras y resta detalles mínimos para reactivarla.

En la empacadora se procesaban 78,000 libras de carne al día que se extraían del destace de 260 animales.

La idea ahora es que los socios y no socios se dediquen al engorde de las crías y no a la matanza de las hembras
Fuente:

Publicidad