7 de agosto de 2016 01:46 AM
Imprimir

Crece la preocupación de Federación agraria por ola de extranjeros comprando campos “baratos” argentinos

La entidad manifestó que el cambio de la norma pone en riesgo la agricultura familiar. Además dicen que el Gobierno sostiene el modelo del kirchnerismo.

Lejos de tomarlo como una situación coyuntural momentánea, los productores cordobeses reunidos en la filial local de la Federación Agraria Argentina (FAA) expresaron su preocupación por el decreto a través del cual el Gobierno modificó de la ley de tierras.

Leonardo Bonafé, presidente de la delegación cordobesa de la FAA expresó que “los pequeños y medianos productores vemos con angustia esta modificación en la ley de tierras ya que ponemos todo nuestro esfuerzo por subsistir”

“El decreto 820/16, que facilita la venta de tierras a extranjeros, nos pone en condiciones desiguales ante eventuales intereses corporativos que ahora pueden avanzar sobre nuestro trabajo”, completó.

 

El dirigente agregó que “el modelo impulsado por el kirchnerismo -que alejó a los jóvenes del campo- parece ahora apuntalado por este nuevo Gobierno, con una modificación que pone en riesgo la agricultura familiar”.

Además, “le da el visto bueno a los intereses extranjeros para avanzar sobre nuestras tierras”.

Además, Bonafé expresó a La Nación que muchos productores se mantienen en alerta ante esta situación.

Y aseguró que “nuestra preocupación continuará siendo tema de debate en las bases federadas locales”.

Los valores de los terrenos se mantienen quietos. Incluso, en aquellas zonas agrícolas más relevantes, prácticamente no guardan diferencias con los de 2015.

Así lo han hecho saber a iProfesional las entidades que reúnen a las principales inmobiliarias rurales, como así también otros actores del rubro.

Más aun, afirman que las cotizaciones actuales siguen siendo las más bajas de los últimos cinco años.

“Si alguien evalúa comprar, este es el momento. En el mercado se sabe”, afirmó a este medio el titular de una inmobiliaria dedicada exclusivamente a la venta de campos.

“Para la próxima campaña ya tendremos rotación de cultivos, habrá mejores perspectivas de siembra y mercados más accesibles. Entonces, los precios van adespegar. Para este repunte también ayudará el blanqueo y los cambios a la Ley de Tierras”, añadió la fuente consulta.

A ojos de organizaciones como la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR), si bien el nivel de consultas es superior al del ejercicio anterior, este mayor interés todavía no se está reflejando en los precios de los lotes.

Mariano Maurette, presidente de CAIR, así se expresó: “El año tardó en arrancar. Intuíamos que a esta altura íbamos a tener una mayor cantidad de operaciones, con algunas subas de precios, pero eso no ha sucedido. Al menos hasta ahora”.

“Lo que damos por sentado es que sí habrá modificaciones en las cotizaciones de cara al último trimestre de este año”, completó el experto.

 

 

Ley de Tierras
El macrismo recientemente modificó la normativa que rigiera durante el kirchnerismo.

Por un lado, no hizo cambios en los límites para la extranjerización de tierras. Los mantuvo en el 15% para todo el territorio nacional y en 1.000 hectáreas para la llamada zona núcleo (la más productiva).

Sin embargó, en lo que sí avanzó es en dejar sin efecto varias de las exigencias que antes debían cumplimentar los inversores extranjeros.

 

 

Entre ellas:

– Eliminó controles a cargo de la UIF y AFIP.

– Quitó sanciones a los intermediarios.

– Eximió de la tramitación de un certificado para compras de terrenos.

Este último punto -que antes debía gestionarse en el Registro Nacional de Tierras Rurales- ha despertado acaloradas polémicas, tal comom diera cuenta iProfesional.

¿Por qué? Porque ahora los extranjeros que compren acciones de una firma (cuyo activo sea un campo) si bien deberán comunicarlo a esa entidad no tendrán quepedir ese certificado, que es el que antes validaba el cumplimiento de las limitaciones legales.

Además, quienes superen los límites establecidos podrán readecuarse sin ningún tipo de sanción -dentro de los 90 días- si llegasen a ser denunciados.

Si un extranjero se sobrepasa de los límites legales, entonces deberá transferir ese excedente, pudiéndolo hacer a una compañía.

Aquellos que no ven con buenos ojos la modificación advierten de este modo podrían simular una adecuación a la ley (a partir la transferencia a una empresa propia), lo que les garantiza mantener el control.

En otro apartado, la ley remarca que no habrá restricciones para aquellas tierras que se encuentren en zonas, áreas o parques industriales.

Además, ahora considera como un “titular extranjero” a quien posea más del 51% del capital social de la firma, cuando antes ya lo era con apenas el 25%.

En cuanto a las 1.000 hectáreas en la zona núcleo (donde están las tierras más productivas), esa área está delimitada por el norte bonaerense, el sudeste de Córdoba y el sur de Santa Fe.

 

 

Precios bajos
El valor de las tierras tuvo un marcado declive desde la imposición de medidas tales como el cepo cambiario y la ley (ahora flexibilizada) que limitaba la adquisición de hectáreas por parte de extranjeros.

En ese sentido, y según aseguró Mariano Maurette, presidente de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR), la entidad ha sido una de las que trabajó codo a codo con el Gobierno para modificar la Ley de Tierras que dejara el kirchnerismo.

“El país necesita inversiones y la compra de lotes es una opción valiosa que debe ser reimpulsada. No tenía sentido darle la espalda a aquellos fondos que han trabajado bien en la Argentina”, sostuvo.

Otros referentes del sector también anticipan que la flexibilización de esta normativa es otro factor que repercutirá en los precios, impulsándolos al alza.

Pedro Nordheimer, titular de una de las principales comercializadoras de campos, coincidió con la visión de la CAIR: “Flexibilizando las restricciones y los controles se podrá canalizar el interés por el campo argentino“, expresó.

Junto con la Ley de Tierras, sostuvo que el blanqueo será otro factor que ejercerá marcada influencia en los precios, ya que buena parte del dinero irá a la compra de lotes.

Por lo pronto, con cotizaciones similares a las de 2015, los valores de las hectáreas en las distintas zonas del país es la siguiente:

 

 

Wait and see
En estos últimos años, las cotizaciones de campos bajaron como hace tiempo no se veía. Esto, a raíz del cepo cambiario, de las restricciones a la exportación impuestas por el kirchnerismo, entre otras tomadas.

“La gran diferencia con otros períodos complicados -como el del 2002- radicó en que durante el Gobierno anterior los dueños nunca tuvieron apuro en vender porque no estaban endeudados”, explicó Nordheimer.

“Un campo en la zona de Pergamino, por citar un caso, hasta hace dos años no bajaba de los u$s20.000 por hectárea. Hoy se lo puede conseguir fácilmente en u$s15.000”, expresó

El precio también bajó para los arrendamientos, ya que en los últimos años dejaron fuertes pérdidas”, añadió.

Según la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales, en el norte de la provincia de Buenos Aires y sur de Santa Fe las cifras que se manejan actualmente son del orden de los u$s16.000 por hectárea (en 2011 no bajaban de los u$s20.000).

En áreas de Salta, Chaco, Formosa Santiago del Estero, según Maurette, las cotizaciones se redujeron unos u$s5.000.

El directivo sostuvo que hay zonas en las que se observan caídas de entre un 30% y de hasta un 50%. En lugares como Entre Ríos y Corrientes, las contracciones son menores, cercanas al 20%.

“Antes, las hectáreas que aseguraban un buen cultivo promediaban los u$s12.000Ahora se las puede conseguir sin mayores inconvenientes a u$s9.000 o u$s10.000″, precisó.

En lotes vinculados con la ganadería, emplazados en torno a Entre Ríos, los precios merodean los u$s5.000, cuando tres años atrás cotizaban un 50% más(entre u$s7.000 y u$s8.000).

Para Maurette, las zonas más golpeadas son “las de la parte oeste, desde La Pampa hacia Mendoza, con campos en los que el precio de la hectárea se negocia a cifras bajas, que no se registraban desde hace años”.

Fuente:

Publicidad