10 de agosto de 2016 11:55 AM
Imprimir

Control de la garrapata es importante para evitar pérdidas en el rodeo vacuno

CompartiremailFacebookTwitterURUGUAY : La garrapata provoca directa e indirectamente pérdidas millonarias al país y también a los productores que la tienen en sus campos. En este último caso, puede haber costos por mortandad de animales debido a la tristeza parasitaria, pero también pérdidas ocultas, ya que los animales infestados, pero sin síntomas aparentes, tienen pérdida de […]

URUGUAY : La garrapata provoca directa e indirectamente pérdidas millonarias al país y también a los productores que la tienen en sus campos. En este último caso, puede haber costos por mortandad de animales debido a la tristeza parasitaria, pero también pérdidas ocultas, ya que los animales infestados, pero sin síntomas aparentes, tienen pérdida de peso.
Durante las últimas semanas se han realizado en el país diferentes reuniones para concientizar a los productores sobre la importancia de bañar correctamente, pero también cumplir con las pautas que marcan los veterinarios para el control.
De acuerdo con lo indicado por el doctor Rafael Carriquiry –quien brindará hoy una charla a partir de las 17.30 horas en el predio de la Exposición Feria de Paysandú–, el país pierde en la disminución de la producción o debido a trabas para el ingreso de carne a mercados exigentes, justificadas por la presencia de residuos químicos.
Las garrapatas tienen un ciclo parasitario sobre el vacuno que dura 21 días: comienza como larva y termina como una hembra adulta que completa de sangre cae a la pastura. Esta pone huevos en la pastura, donde comienza otro ciclo que puede durar de 2 a 10 meses según el clima, ciclo en el que se generarán las larvas que subirán a los vacunos.
El ciclo parasitario y el no parasitario conforman una generación de garrapatas. En Uruguay ocurre, en promedio, tres generaciones de garrapata por año. La primera generación comprende de agosto a noviembre; la segunda, de diciembre a febrero; y la tercera, de marzo a mayo. Por lo tanto, se debe tratar cada generación aplicando los garrapaticidas en el período de tiempo en que ocurre. Estamos a tiempo para tratar la primera generación.

 

TRATAMIENTO GENERACIONAL
“Otro elemento que debemos tener en cuenta es que si se utiliza de manera repetida para todas las generaciones un mismo principio activo o producto químico o no se usa la dosis correcta, las garrapatas desarrollan resistencia hacia ese garrapaticida”, explicó Carriquiry.
Este es el principal problema para su control; “deberemos rotar los productos químicos, que son seis grupos diferentes, con la dosificación correcta. Estos seis grupos son: 1) órgano fosforados (etión); 2) piretroides sintéticos (cypermetrina, flumetrina, alfacipermetrina); 3) amidinas (amitraz); 4) fluazuron; 5) fipronil; y 6) lactonas macrocíclicas (ivermectina, doramectina, moxidectin, eprinomectina, abamectina). Cada una de las generaciones se tratará con un grupo químico distinto.
“Si se tuviera la sospecha que puede haber resistencia porque un determinado producto o más de uno no provoca el resultado esperado, se recomienda realizar una prueba de resistencia (perfil de sensibilidad). Para esto se deben recoger aproximadamente 100 garrapatas completas de sangre de varios animales y mandarlas al Dilave de Montevideo. Con el resultado de la prueba será posible determinar cuáles son los productos químicos efectivos para realizar el tratamiento generacional”.

 

CONTROL O ERRADICACIÓN
Teniendo en cuenta la zona donde se ubique el predio, se podrá realizar un plan de control o erradicación. Si se encuentra en una zona de libre de garrapata, deberá realizar un Plan de saneamiento para erradicarla, ya que así está determinado por ley.
Si se encuentra en la zona de control, podrá realizar tratamientos para disminuir la incidencia de la parasitosis o para erradicarla del predio. En cualquier caso es conveniente asesorarse con su veterinario de confianza.
En el caso que el animal se destine a faena, es imprescindible respetar los períodos de espera sugeridos por el fabricante del producto veterinario que se haya suministrado para evitar posibles residuos en la carne. “Este tiempo de espera está descrito en la etiqueta del producto. Además, es recomendable llevar el registro de dosificación en la planilla de control sanitario para verificar este punto antes de embarcar”, dijo el profesional.

Fuente:

Publicidad