5 de abril de 2010 15:00 PM
Imprimir

Es la baja del consumo la solución del problema de la carne

Ha­brá que alar­gar la ve­da re­li­gio­sa", ti­tu­ló su no­ta del 20 de es­te mes el di­rec­tor del Su­ple­men­to Ru­ral de un im­por­tan­te pe­rió­di­co ar­gen­ti­no. Con bru­tal sin­ce­ri­dad tam­bién ex­pre­só que "el me­jor re­me­dio pa­ra la su­ba del pre­cio del ga­na­do, ...Un mi­la­gro que tras­cien­de la Se­ma­na San­ta , ya que la ve­da re­li­gio­sa se ten­drá que pro­lon­gar en el tiem­po. Por­que car­ne pos­ta hay po­ca. No tan po­ca por­que al fin y al ca­bo co­mer 60 ki­los por per­so­na y por año si­gue sien­do un exa­brup­to. Pe­ro el año pa­sa­do co­mi­mos 75 kg."

Ya lin­dan­do con el mal gus­to se­ña­ló re­fi­rién­do­se al ex pre­si­den­te: "Aho­ra su es­po­sa des­pués de com­pro­bar los efec­tos afro­di­sía­cos del cer­do –que des­ta­pa­ron las ar­te­rias in­fe­rio­res de su ma­ri­do, pe­ro le obs­tru­ye­ron la ca­ró­ti­da– mi­gró ha­cia el pes­ca­do".

Lo va­lio­so de es­tas fra­ses es ex­pre­sar con cla­ri­dad el sen­tir de mu­chos par­ti­ci­pan­tes en el ne­go­cio ga­na­de­ro so­bre la cues­tión del ex­traor­di­na­rio au­men­to del pre­cio de la car­ne de los úl­ti­mos me­ses y el ni­vel de res­pe­to y se­rie­dad con el que abor­dan el de­ba­te.

¿La so­lu­ción pa­ra el au­men­to de la car­ne y el con­se­cuen­te de sus su­ce­dá­neos de­be par­tir de ba­jar un 20 o 30% el ni­vel de con­su­mo in­ter­no des­de los ni­ve­les de exa­brup­to en que es­tu­vie­ron en el 2009?, ¿la caí­da del con­su­mo in­ter­no se­rá la con­di­ción pa­ra au­men­tar las ven­tas ex­ter­nas y el ro­deo va­cu­no?

El da­to cier­to es que la fae­na to­tal al­can­za­ba las 2.500.000 t/res c/hue­so en los de­pri­mi­dos con­su­mos de los años 2001/2002, se ele­vó a al­re­de­dor de 3.000.000 en­tre el 2004 y el 2006 y lue­go pro­si­guió su­bien­do has­ta al­can­zar las 3.540.716. t en el año 2009. El con­su­mo in­ter­no por per­so­na su­bió en­tre am­bos ex­tre­mos des­de los 60 kg a al­go más de 70 kg el año an­te­rior. In­du­da­ble­men­te, los ar­gen­ti­nos con­su­mie­ron más car­ne y uno de­be in­ter­pre­tar po­si­ti­va­men­te esa me­jo­ra en la ali­men­ta­ción.

VEN­TAS. Las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les de car­ne au­men­ta­ron pro­por­cio­nal­men­te mu­cho más. Des­de ni­ve­les de 152.584 t (2001) y 347.870 t (2002) a 638.212 t en el año an­te­rior, cuan­do re­pre­sen­ta­ron un 18% del to­tal fae­na­do fren­te a só­lo un 6% en el año 2001.

Es des­ta­ca­ble que las re­la­ti­va­men­te al­tas ven­tas ex­ter­nas del 2009 se rea­li­za­ron en un año de caí­da de pre­cios in­ter­na­cio­na­les (un 25 % me­nor que en el 2008) y al­can­za­ron ese vo­lu­men aun fren­te a la fal­ta de eje­cu­ción de la Cuo­ta Hil­ton (la de ma­yo­res pre­cios) en­tre ju­lio y oc­tu­bre. Ru­sia se con­vir­tió en el prin­ci­pal des­ti­no jun­to con otros paí­ses de la UE, Hong Kong, Chi­le, Is­rael, Ve­ne­zue­la y los Es­ta­dos Uni­dos.

En re­su­men, el con­jun­to de la ac­ti­vi­dad tu­vo un buen de­sem­pe­ño en los úl­ti­mos años ba­sa­do en el au­men­to del con­su­mo in­ter­no y en la sur­gi­mien­to y con­so­li­da­ción de nue­vos mer­ca­dos, mu­chos de ellos con­quis­ta­dos lue­go de ser de­cla­ra­do nues­tro país li­bre de af­to­sa con va­cu­na­ción.

En los úl­ti­mos años se pro­du­jo un au­men­to ex­traor­di­na­rio del pre­cio pro­me­dio del ki­lo vi­vo que ron­da­ba en Li­niers los u$s0,74 en di­ciem­bre del 2008, al­can­zó los u$s0,99 en el mis­mo mes de 2009 y tre­pó a ni­ve­les su­pe­rio­res a u$s1,40 es­te año. En­tre di­ciem­bre de 2008 y co­mien­zos de 2009 la car­ne au­men­tó un 100 por cien­to.

El in­cre­men­to de pre­cio de los úl­ti­mos me­ses fun­da­men­tan las afir­ma­cio­nes de re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das que se­ña­lan el fuer­te au­men­to de la ren­ta­bi­li­dad en las ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras, que al­can­za­rían al­re­de­dor de un 500% en el ca­so de los feed lot y me­no­res por­cen­ta­jes (al­re­de­dor de un 100% en ex­plo­ta­cio­nes orien­ta­das a la cría de ga­na­do) . En igual sen­ti­do ope­ran las ren­ta­bi­li­da­des de los otros com­po­nen­tes de la ca­de­na, trans­por­tis­tas, fri­go­rí­fi­cos, ma­ta­ri­fes, et­cé­te­ra.

Las di­fe­ren­cias de ren­ta­bi­li­dad en­tre los dis­tin­tos es­la­bo­nes del sec­tor y la dis­pu­ta por cuál de ellos se apro­pia de la ma­yor ta­ja­da de los ma­yo­res pre­cios no es nue­va. Son cé­le­bre los con­flic­tos en­tre cria­do­res e in­ver­na­do­res a co­mien­zos de la dé­ca­da de 1920, que de­ter­mi­nó que de ma­ne­ra im­pen­sa­da Pe­dro Pa­gés, re­pre­sen­tan­te de los cria­do­res, des­pla­za­ra a los in­ver­na­do­res en la di­rec­ción de la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na y fue mo­ti­vo pa­ra que el es­ta­do na­cio­nal crea­ra el Fri­go­rí­fi­co Na­cio­nal pa­ra im­po­ner pre­cios de re­fe­ren­cia a la car­ne fren­te al con­trol que has­ta ese mo­men­to ejer­cía la gran in­dus­tria ex­tran­je­ra. Tam­bién en la dé­ca­da del ’30 se pro­du­jo el co­no­ci­do y trá­gi­co de­ba­te de las car­nes de 1935 en tor­no del Pac­to Ro­ca-Run­ci­man, que in­vo­lu­cró en la dis­pu­ta a cria­do­res, in­ver­na­do­res y fri­go­rí­fi­cos y le cos­tó la vi­da en el pro­pio re­cin­to del Se­na­do al se­na­dor En­zo Bor­da­be­he­re y ca­si la su­ya a Li­san­dro de la To­rre.

A par­tir de los años ’30 con la crea­ción de la Jun­ta Na­cio­nal de Car­nes (JNC) y la Cor­po­ra­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res de Car­nes (CAP) au­men­tó la re­gu­la­ción so­bre el fun­cio­na­mien­to del sec­tor. En años de de­pri­mi­dos pre­cios in­ter­na­cio­na­les y cuan­do el ca­si ex­clu­si­vo com­pra­dor, Gran Bre­ta­ña, im­po­nía su po­der de com­pra, el Es­ta­do co­men­zó una lar­ga eta­pa de sub­si­dios al sec­tor y bus­có equi­li­brar la dis­tri­bu­ción del in­gre­so en­tre la ca­de­na (en dis­tin­tos mo­men­tos la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na, las So­cie­da­des Ru­ra­les del in­te­rior y la pro­pia Fe­de­ra­ción Agra­ria Ar­gen­ti­na tu­vie­ron re­pre­sen­tan­tes en sus di­rec­to­rios). El po­der eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co del sec­tor era de tal mag­ni­tud que sus in­te­re­ses de­ter­mi­na­ban la orien­ta­ción de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y ex­te­rior del país, tal co­mo lo de­mues­tra el pro­pio Pac­to Ro­ca-Run­ci­man. Con di­fe­ren­cias en­tre dis­tin­tos go­bier­nos es­ta po­lí­ti­ca se man­tu­vo has­ta fi­nes de los años ’50 cuan­do co­men­zó el éxo­do de los fri­go­rí­fi­cos ex­tran­je­ros y pau­la­ti­na­men­te se fue per­dien­do el mer­ca­do in­glés, mien­tras no po­día­mos in­gre­sar en el cir­cui­to no af­tó­si­co. Fi­nal­men­te, la di­so­lu­ción de la CAP y la JNC al­te­ra­ron es­truc­tu­ral­men­te el ne­go­cio.

PRO­BLE­MA. Una pri­me­ra apro­xi­ma­ción al pro­ble­ma ac­tual de la car­ne per­mi­te iden­ti­fi­car por lo me­nos dos gran­des di­fe­ren­cia en el de­sem­pe­ño y de­ba­te de la ca­de­na con res­pec­to al pe­río­do 1930/1990.

El pri­me­ro es que el sec­tor ha de­ja­do de ser el de ma­yor gra­vi­ta­ción eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca y en la ma­yor par­te de esos años de ma­yor ren­ta­bi­li­dad en el agro. Hoy, la pro­duc­ción y ex­por­ta­cio­nes de gra­nos, en par­ti­cu­lar de la so­ja, im­po­nen lo que en otro ar­tí­cu­lo de­fi­ni­mos co­mo la "Rei­na de las ren­tas", sien­do la que de­ter­mi­na las ex­pec­ta­ti­vas de ga­nan­cias de los pro­pie­ta­rios de la tie­rra y pro­duc­to­res, que am­bi­cio­nan y re­cla­man per­ci­bir si­mi­la­res in­gre­sos que los que ob­tie­nen con el exó­ti­co gra­no.

El se­gun­do as­pec­to que di­fe­ren­cia el com­por­ta­mien­to del sec­tor res­pec­to de los años an­te­rio­res a los ’90 es la ine­xis­ten­cia de la JNC y de la CAP, que per­mi­tían al Es­ta­do re­gu­lar el fun­cio­na­mien­to del sec­tor. Es muy pro­ba­ble que de per­sis­tir las que­jas de los pro­duc­to­res res­pec­to del pa­pel apro­pia­dor de ga­nan­cias y de los gran­des su­per­mer­ca­dos, sur­jan vo­ces que re­cla­men al­gún gra­do de res­guar­do es­ta­tal que no se li­mi­te só­lo a sub­si­diar prin­ci­pal­men­te a los feed lots.

Mas allá de acep­tar la de­cla­ma­da ba­ja en el nú­me­ro de ca­be­zas pa­ra jus­ti­fi­car los gran­des au­men­tos de pre­cio (exis­tió un clá­si­co de­ba­te so­bre si las ci­fras so­bre sus ro­deos de­nun­cia­das por los pro­duc­to­res son ab­so­lu­ta­men­te con­fia­bles), de­be re­co­no­cer­se que la pre­sión al­cis­ta del pre­cio de la car­ne es mo­to­ri­za­da por las nue­vas ex­pec­ta­ti­vas de ren­ta agra­ria y por las opor­tu­ni­da­des a par­tir del 2003 de abrir nue­vos y ren­ta­bles mer­ca­dos no af­tó­si­cos en el mun­do pa­ra las ven­tas de car­ne va­cu­na.

Pue­de ase­gu­rar­se que con ma­yor o me­nor nú­me­ro de ca­be­zas de ga­na­do en el país, la ten­den­cia al au­men­to del pre­cio del ki­lo vi­vo se­ría ine­vi­ta­ble da­das las con­di­cio­nes que de­fi­nen las ex­pec­ta­ti­vas de ren­ta­bi­li­dad.

No pa­re­ce que el me­nor con­su­mo de car­ne (que pue­de ser aún me­nor a los 60 kg anua­les por per­so­na) per­mi­ta en po­co tiem­po mo­de­rar los pre­cios. No es "alar­gan­do la ve­da re­li­gio­sa" de Pas­cuas co­mo se lle­ga­rá a dis­mi­nuir los pre­cios.

Pe­se a que se pro­mo­cio­nen otros ali­men­tos, cer­do, po­llo y pes­ca­do que au­men­ta­rán de pre­cio al in­cre­men­tar­se su de­man­da, no se re­sol­ve­rá to­tal­men­te el pro­ble­ma de la in­fla­ción. La cul­tu­ra car­ní­vo­ra del país y la le­yes ine­xo­ra­bles de la ten­den­cia a igua­lar los pre­cios en­tre el mer­ca­do mun­dial y el in­ter­no y la que tien­de a ni­ve­lar las ta­sas de ga­nan­cias en dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias per­mi­ten su­po­ner que de no ha­ber una efi­caz ac­ción re­gu­la­to­ria del mer­ca­do por par­te del Es­ta­do, se man­ten­drá la pre­sión in­fla­cio­na­ria en to­dos los ru­bros vin­cu­la­dos con la ali­men­ta­ción y el uso de la tie­rra.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *