10 de agosto de 2016 17:51 PM
Imprimir

Solo el 18 por ciento del valor de la soja queda para el productor

CompartiremailFacebookTwitterLos márgenes para un productor de soja de 1ª en campo propio o alquilado en zona núcleo fueron analizados por los especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario, Julio Calzada y Sofía Corina. El valor de exportación que generaría una hectárea de soja de 1ª se repartiría así: a) el 30% los percibiría el […]

Los márgenes para un productor de soja de 1ª en campo propio o alquilado en zona núcleo fueron analizados por los especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario, Julio Calzada y Sofía Corina.
El valor de exportación que generaría una hectárea de soja de 1ª se repartiría así: a) el 30% los percibiría el Estado Nacional en concepto de Derecho de exportanciones; b) el 13% se asignaría al pago de los impuestos; c) el 39% de esa torta iría para la compra de insumos, la contratación de labores, gastos de cosecha y otros; y d) finalmente, al productor le quedaría neto -después de pagar todos sus impuestos-, el 18% de esa torta. De esta manera se corrobora que las cifras lucen algo desproporcionadas para el productor que corre con todos los riesgos del negocio.


Se han analizado los márgenes brutos y netos de un productor que decidiría hacer soja de primera en la zona núcleo GEA-BCR en el sur de la provincia de Santa Fe. Siembra 200 hectáreas propias. También se analizó el margen bruto para aquel que arrienda pagando 16 qq/ha de soja.


El valor de exportación que generaría una hectárea de soja de primera estimado en 1.394 U$S/ha se repartiría de la siguiente forma: a) el 30% los percibiría el Estado Nacional en concepto de derechos de exportación, b) El 13% se asignarían a pagar el resto de los impuestos, c) el 39% de esa torta se asignaría a pagar insumos, labores, gastos de cosecha y de comercialización de la explotación y d) Finalmente, al productor le quedaría neto -después de pagar todos sus impuestos-, el 18% de esa torta. Son unos 255 U$S/ha (su margen neto). Las cifras lucen algo desproporcionadas para el hombre de campo que corre con todos los riesgos del negocio.


De ese monto de 1.394 U$S/ha, cerca de 602 U$S se los apropian los distintos Gobiernos a través de los siguientes impuestos, Derechos de exportación, Impuesto a las ganancias, Impuesto a la ganancia mínima presunta, impuesto a los bienes personales, impuesto a los débitos y créditos bancarios, la tasa vial o de mejora de caminos, Impuesto de sellos, impuesto inmobiliario provincial e impuesto de sellos.
Los Estados se quedan con el 43% de esa “torta”. El 57% restante se distribuye entre lo que le toca al productor y lo que recibirán los proveedores de insumos, contratistas, transportistas, acopios, corredores, etc. La presión tributaria en soja de primera sigue siendo alta, teniendo en cuenta que es único cultivo que se realiza en ese campo a lo largo del año.

Valores

En campo propio, el productor percibiría un margen bruto de 439 U$S por hectárea, luego de pagar insumos, labores, gastos de cosecha, fletes y otros gastos de comercialización. Pero si ese hombre de campo tuviera que alquilar pagando 16 quintales de soja por hectárea, el margen bruto es prácticamente nulo: ascendería a 5 U$S por ha. Esto muestra que los números están “muy finitos” para aquel que arrienda en la zona núcleo en soja de primera. Necesariamente se vería obligado a hacer un cultivo de invierno, para luego hacer soja o maíz de segunda. Haciendo solamente soja de primera, prácticamente los números no cierran si hay que alquilar.
El acto de menor rentabilidad es sembrar (1,4% del valor por hectárea de su campo). Alquilar departamentos daría una utilidad neta anual equivalente al 2,3% del valor del departamento. Las letras de tesoro en U$S tienen rentabilidades cercanas al 3,45% anual. Pero ningún productor dejará su tradición de sembrar.
En una economía estable, en el futuro, la tasa de estos instrumentos de no más de 365 días debería gradualmente ir bajando. La opción de alquilar departamentos hace un año atrás permitía obtener una rentabilidad anual del 3%. Actualmente baja al 2,3% anual. Incide la devaluación del peso y la imposibilidad de trasladar directamente al valor locativo el efecto de la fuerte inflación anual y la devaluación.
El campo emerge como la inversión de menor rentabilidad en estas tres opciones pero de mayor futuro y sustentabilidad hacia los próximos años. Eso no quita que si el Estado en general se queda con el 43% de esa “torta” y el productor recibe nada más que el 18% de la misma, el peso tributario es muy fuerte todavía y necesita revertirse como ya ha sucedido en maíz, trigo, cebada o girasol con la eliminación de los derechos de exportación.

Fuente:

Publicidad