11 de agosto de 2016 03:50 AM
Imprimir

Expectativas de reactivar la venta de gasoil por el incremento de la cosecha del agro

De a poco, los expendedores minoristas observan que va aumentando el nivel de actividad ¿Cómo se está moviendo el mercado en el resto de los productos? Crece la preocupación por el avance de la venta directa por parte de petroleras, también de los distribuidores mayoristas

En cuanto al agro, Santiago del Estero es ya la segunda provincia en producción de algodón, la cuarta  maicera del país, y la quinta en lo que respecta a soja. La demanda de diésel es importante para las empresas de la zona, sobre todo para los puestos ruteros asentados en las cercanías de las más de 200.000 hectáreas de frontera agraria.

Según estiman los empresarios del rubro, en promedio, un comercio de ciudad incrementa las ventas 100.000 litros mensuales, mientras que las rurales y ruteras alcanzan 800.000 durante el período de trabajo de siembra y cosecha. Son cifras importantes, más en un escenario donde el comercio y la industria evolucionan de manera negativa.

Jorge Saad, Secretario de la Cámara de Expendedores local (CEPASE) destaca que a raíz de la cosecha en la zona “se está empezando a mover el gasoil; después de una caída es como que estaría queriendo repuntar, pero no es mucho la proporción que ha levantado todavía”.

Saad confía en una mejora cuantitativa en los próximos tiempos, dado que los despachos de gasoil cayeron en relación al año pasado entre 20 y 30 por ciento. En las naftas la merma fue menor, pero se nota un corrimiento en la preferencia de los consumidores desde la Premium, que es más cara, por la Súper.

En general, Saad explica que las estaciones no cuentan con flota de camiones propia para hacer la distribución, por lo que sólo se puede aprovechar este nicho a través de batanes de hasta 2.000 litros, tal como permite el Ministerio de Energía y Minería.

Sin embargo, estos clientes siguen optando por los canales de entrega directa de los propios proveedores, a raíz de que consiguen precios bonificados y mayor volumen por operación. “En Santiago hay dos o tres distribuidores, pero hay mucha venta directa de las petroleras y esto nos perjudica mucho a la estación de servicio”.

De ahí remarca la necesidad de sancionar un marco regulatorio que prohíba la integración vertical de la actividad, lo que garantizaría la continuidad de las pymes del interior en el negocio.

Fuente:

Publicidad