6 de abril de 2010 07:25 AM
Imprimir

Los altramuces, una legumbre muy especial

Con forma redondeada y aplanada, de color amarillento y de sabor amargo, el altramuz, lupín o lupino es un perfecto aperitivo que se puede elaborar en casa

Cuando se habla de legumbres lo primero en que se piensa es en alubias, garbanzos, lentejas, habas y guisantes. No obstante, existen otras muchas variedades que son menos utilizadas pero igual de nutritivas como los altramuces. El altramuz, lupín o lupino es una semilla oleaginosa, es decir una legumbre que se cultiva en las zonas del Mediterráneo y que sirve de alimento tanto para el hombre como para los animales. Aportan más calorías porque tienen mayor cantidad de grasa en su composición, pero se trata de una grasa de tipo insaturada, es decir, aquella que se considera saludable Esta legumbre tiene forma redondeada y bastante plana, su piel es lisa y de color amarillento. Presenta además un intenso sabor amargo debido a unos componentes que se llaman alcaloides.
Más grasa y proteínas que otras legumbres
Si se comparan con otras legumbres, los altramuces aportan más calorías porque tienen mayor cantidad de grasa en su composición. Las legumbres suelen tener entre un 1 y un 6% de grasa, mientras que los altramuces contienen aproximadamente un 15%; cantidad sólo superada por la soja y el cacahuete. Es importante saber que la grasa que contienen es de tipo insaturada, es decir, aquella que se considera una grasa saludable. Junto con la soja, el altramuz es una de las fuentes más ricas en proteína vegetal, contiene 39 gramos por cada 100, frente a los 25 gramos que contienen otras legumbres. Tanto los altramuces como otras semillas oleaginosas, soja y cacahuete, concentran cantidades importantes de vitaminas del grupo B y vitamina E. En cuanto a los minerales contienen calcio, pero de menor absorción que el de otras fuentes dietéticas. Así mismo destacan el cinc, el potasio, el fósforo y el magnesio, presentes en cantidades notables. ¿Cómo eliminar el sabor amargo?
Los altramuces presentan un marcado sabor amargo que se puede eliminar si se siguen una serie de consejos. El proceso comienza dejándolos en remojo en agua fría unas 10 o 12 horas. Transcurrido ese tiempo se vuelven a cubrir con agua fría y se cuecen a fuego lento. Después de cocerlos se añade de nuevo agua fría y sal y se conservan de esta forma durante una semana. Es importante cambiar dos veces al día el agua salada para mejorar su sabor. Si se adquieren crudos, los altramuces suelen cocerse para elaborar sopas, potajes o incluso ensaladas ¿Cómo incluirlos en la dieta?
Lo más habitual es encontrar los altramuces en salmuera para consumirlos como aperitivo. De esta forma se conservan durante varios días en el frigorífico dentro de recipientes herméticos. Si se adquieren crudos, los altramuces suelen cocerse para elaborar sopas, potajes o incluso ensaladas, tal y como se emplean el resto de legumbres. A partir de los altramuces también se elaboran diversos derivados como la harina, sustitutos del café, aceites e incluso paté. También una planta ornamentalLos altramuces son las semillas de una planta conocida como el lupino. Se trata de una hermosa planta que florece en verano, que presenta un tallo robusto y ramificado. Su mata de hojas permanece verde dos años, hasta que muda. Se trata de una planta ornamental, cultivada y comercializada, gracias a su belleza y resistencia, pero como es también una fuente de alimentación de muchos insectos, su desarrollo silvestre no es extraño.  ¿Te interesan nuestros contenidos?

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *