12 de agosto de 2016 03:03 AM
Imprimir

Reabrirían una harinera de pescado en Madryn

Emplearía a medio centenar de trabajadores. Los desechos pesqueros que se tiran a los basurales son más voluminosos, en toneladas, que los residuos domiciliarios de todo Chubut. El Cenpat tendría un laboratorio dentro de la ex Moliendas del Sur.

El ministro de Ambiente de Nación, Sergio Bergman, recibirá en Buenos Aires el 22 de agosto a los empresarios interesados en reabrir la planta de procesamiento de desechos pesqueros de Puerto Madryn que desde el año 2012 permanece cerrada. El emprendimiento se ubicaría en el predio de lo que fue la empresa Moliendas del Sur, y ya realizaron tratativas con las plantas pesqueras de Comodoro Rivadavia, Trelew, Rawson y Puerto Madryn.

Afirman que en plena temporada el volumen de toneladas de residuos de la pesca es superior a las toneladas de residuos domiciliarios de Chubut.

Moliendas del Sur, de la familia Carrasco de Mar del Plata, cerró la planta en 2012 dejando múltiples deudas impagas, tanto a trabajadores como a proveedores de la ciudad y la región.

Al no haber ninguna otra harinera de pescado en la Patagonia, el problema ambiental fue creciendo, y la única alternativa ha sido abrir cuencos en las afueras de la ciudad para la disposición final de los desperdicios de la industria pesquera.

 

Problema ambiental

El empresario madrynense Carlos Díaz explicó que “hace más de tres años que empezamos con Rodolfo Pisauri, un capitán de pesca jubilado, con mucha relación con las pesqueras en toda la región. Arrancamos trabajando en Puerto Deseado y Caleta Paula mandando desechos de pescado a Mar del Plata. Y de tanto andar y de viajar prácticamente durante tres años recorriendo pesqueras, surge la posibilidad de alquilar con opción a compra la ex harinera Moliendas del Sur del Puerto Madryn”, sostuvo en declaraciones a la radio Golfo Nuevo.

Precisó que “empezamos a elaborar la idea y empezamos a reunirnos con gente que nos está dando una mano y le interesa que se solucione este problema muy importante que es la cantidad de desechos pesqueros que se tiran a diario” en los cuencos de las distintas ciudades de la provincia.

 

Cooperación científica

Díaz indicó que durante los últimos tres años “fuimos dándole forma y eso nos llevó a hablar con el Cenpat-Conicet para trabajar sobre un convenio de cooperación, porque tenemos planeado habilitar un laboratorio para los investigadores dentro de la planta de procesamiento”. El organismo de investigación hace tres años “tienen ingenieros dentro de su staff con el desarrollo de productos que tienen que ver con los derivados de los desechos de langostino. Se fueron atando cabos, y acá estamos, ante la posibilidad cierta de estar, dentro de los próximos 30 días, haciendo la prueba”, anticipó sobre los plazos de comienzo de actividades.

 

Commodity

El inversor y exdiputado provincial admitió que “a veces todo parece muy lento en estos procesos, pero es muy grande la fábrica. Esta planta estaba preparada para trabajar con desechos de merluza. Ahora con las mismas máquinas, porque los desechos de langostino tienen menos agua que la merluza, pensamos hacer harina con ese producto, pero también vamos a trabajar con calamar u otras especies”, describió sobre la tarea a realizar. “Todo lo que sea desecho pesquero, lo vamos a traer, y lo vamos a procesar. En realidad, a la hora de salir a vender, lo que se vende no es harina de langostino o harina de merluza, lo que se coloca en el mercado es harina de pescado con determinado nivel de proteína. Ese porcentaje de proteína es lo que te fija el precio del producto, es como una commodity”, manifestó respecto de la colocación de producto.

 

Exportaciones

“Los mercados habituales que compran harina de pescado son Chile, Brasil, México, China. Esta planta antes vendía todo a China”, detalló Carlos Díaz sobre los diversos potenciales mercados destino de lo que se produzca en Madryn. “No hemos improvisado nada, y hay una persona que para nosotros es clave que es un ingeniero peruano que se llama Norman Flores Quintana, ya que es un comprador de harina de pescado en toda Sudamérica. Compra harina a quince plantas de todo Sudamérica para una empresa mexicana”, reveló respecto de que ya tendrían atada la venta de la producción.

 

Cuatro ciudades

Por otro lado, dijo que “ya nos hemos reunido con todos los intendentes de las ciudades donde hay plantas pesqueras y tienen el problema ambiental de los desechos de pescado. En Comodoro Rivadavia hay 7 plantas pesqueras, en Trelew otras 3, Rawson con 6 o 7 y Puerto Madryn con 14 o 12 funcionando. Recorrimos planta por planta, y es un gran problema el entierro de desechos. En plena temporada por día, en la provincia, se entierran 450 toneladas de desechos”, dimensionó.

Asimismo, Díaz aportó otro dato significativo para tener en cuenta el volumen de desperdicios que genera la industria pesquera. “Genera más basura el desecho de pescado de estas cuatro ciudades, que los residuos urbanos de toda la provincia”, dijo.

Este emprendimiento generaría 40 puestos de trabajo directos, con tres turnos, ya que se trabajarían las 24 horas; más un turno de relevo. A eso hay que agregarle el personal de vigilancia, laboratorio, transportistas, por lo que estiman generaría unos 55 empleos

Fuente:

Publicidad