20 de noviembre de 2009 19:31 PM
Imprimir

Subsidios truchos en la ONCCA: Amplían la denuncia contra Echegaray y Eyras

Los diputados de la Mesa de Consenso Agropecuario agregarán al expediente otros 40 casos de presuntas irregularidades en la designación de compensaciones a los feed-lots

Los diputados nacionales que integran la Mesa de Consenso Agropecuario ampliarán la semana próxima la denuncia que presentaron el 30 de octubre pasado contra el jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, por presuntas irregularidades cometidas durante su gestión al frente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca).

Según el diario La Nación, presentarán 40 casos más de productores que aseguran un manejo irregular en la entrega de compensaciones para feed-lots.

La denuncia acusa a Echegaray y a otros once funcionarios y ex funcionarios del organismo de los presuntos delitos de "fraude en perjuicio de la administración pública, enriquecimiento ilícito, cohecho, peculado, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas y malversación de caudales públicos".

El expediente -que lleva el número 14.052/09- recayó en el Juzgado Federal N° 3, a cargo de Daniel Rafecas, fiscalía de Patricio Evers. Ahora, los diputados opositores (del peronismo disidente, Pro, la UCR, el socialismo y la Coalición Cívica) ampliarán la acusación con 40 nuevos casos, siempre relacionados con supuestas irregularidades en el pago de subsidios a feedlots (establecimientos de engorde de ganado a corral).

Ante estas acusaciones, Echegaray por intermedio de uno de sus voceros, se limitó a contestar: "La mecánica continua de difamaciones impulsadas por el diario Clarín y su periodista Matías Longoni, que después judicializan los diputados de la oposición, las estamos aclarando en Tribunales y es, en ese terreno, a donde les vamos a reclamar los daños y perjuicios ocasionados", aseguró el matutino.

Sin embargo, la presentación de la Mesa de Consenso Agropecuario no se basa en artículos periodísticos, sino en cientos de denuncias -algunas anónimas y otras con pedido de reserva de identidad- ingresadas en una página web creada para ese fin: www. denunciealaoncca.com . "Esta ampliación, como la denuncia original, no se basa en trascendidos ni rumores, sino que tiene fundamentos legales consistentes", afirmó el diputado Christian Gribaudo (Pro), uno de los denunciantes.

"En mi caso, amparado en el decreto de acceso a la información, hace más de un año presenté un pedido de informes sobre supuestas irregularidades. Nunca tuvimos respuesta", recordó Francisco Ferro, diputado de Generación para un Encuentro Nacional (GEN). En la confección de la denuncia que investiga el juez Rafecas "se analizaron unos 250 casos que llegaron a la Web, de los cuales unos 60 tenían más sustento jurídico. Además, aportamos mucha documentación sobre el sistema de compensaciones y el movimiento de personal en la Oncca y todo lo relacionado con el sistema informático Jauke", explicó José Pirán, abogado patrocinante de los legisladores opositores.

Echegaray está bajo asedio. A la denuncia judicial que lo involucra en supuestos delitos en la Oncca, se suma la demanda por injurias y calumnias que promete iniciarle la Federación Agraria, a la que el funcionario había acusado de irregularidades en la entrega de cartas de porte, un documento para el transporte de granos. "Debe castigarse a los responsables de haber inventado una denuncia sobre irregularidades, que ahora la Justicia desestimó", dijo el presidente de esa entidad, Eduardo Buzzi.

En lugar de responderles a los legisladores, Echegaray le apuntó a Clarín , que hace dos meses recibió una inspección impositiva y laboral formada por casi 200 agentes de la AFIP. Según informó el matutino hace dos semanas, el feedlot Hacienda Argentina SA, de Punta Alta (lugar de origen de Echegaray), declaró como domicilio un departamento de Capital Federal cuya propiedad corresponde a la esposa del funcionario, Silvana Oviedo. Ante la consulta de LA NACION, una vocera del funcionario confirmó, aunque en tono dubitativo, que el domicilio aludido "pertenece o perteneció" a Echegaray y que "estuvo alquilado". En aquella oportunidad, mediante un comunicado, el funcionario había desmentido "categóricamente" ser "dueño, accionista, administrador o beneficiario" del feedlot.
Cercanía al poder

El jefe de la AFIP ha sido un estrechísimo colaborador de Néstor Kirchner, que en los últimos tiempos decidió ponerlo al frente de la Oncca y luego lo impulsó como jefe del organismo recaudador, donde -en medio de la crisis económica mundial- no logró recomponer la caja fiscal, según los datos oficiales.

Además, según sostienen por lo bajo en la actual conducción de la Oncca y el Ministerio de Agricultura, el idilio estaría por terminar y Echegaray podría alejarse de la AFIP a fin de año. Incluso, sugieren como reemplazante el nombre de una espada del propio funcionario, la directora de Aduanas, María Silvina Tirabassi.

En la Oncca, ahora presidida por el ultrakirchnerista Juan Manuel Campillo (responsable del manejo de los fondos que Santa Cruz depositó en el exterior antes del estallido de 2001), el legado de Echegaray está en revisión. El sistema informático Jauke, instrumentado por él en su paso por la oficina, fue desactivado. Cuando la investigación por la denuncia opositora avance, el Jauke estará en la mira porque es señalado como un instrumento usado en la presunta comisión de delitos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *