6 de abril de 2010 14:31 PM
Imprimir

Crisis en la producción apícola de La Pampa por falta de floración

El sector apícola pampeano está en crisis, las abejas no cosechan y a ello se le suma la falta de floración, por lo que la cosecha de esta temporada se redujo al 50% respecto al año pasado.

Estos datos se desprendieron del diálogo que redagroactiva.com mantuvo con Claudio Gareis, miembro de la Asociación Apícola del norte de La Pampa, quien indicó que "la campaña ha sido muy mala, y se redujo a la mitad de la del año pasada, que ya había sido mala. El año pasado le atribuíamos los bajos rindes de 10 kilos por colmena a la sequía, pero este año no sabemos cual es la causa".

Las expectativas comenzaron a acrecentarse con las lluvias de noviembre y diciembre porque los apicultores aguardaban una buena floración, la entrada de néctar, pero las abejas no trabajaron como se esperaba.

Gareis, como muchos apicultores, intentó encontrar una explicación e indicó que "la floración no es como antes, alfalfas queda muy pocas y suponemos que los girasoles fueron fumigados contra la isoca y las abejas no se han acercado. La realidad concreta es que tenemos rindes bajísimos con promedio de 4 o 5 kilos".

Los apicultores de la zona venían de años de 10 a 20 kilos y antes se podía hablar de 50 a 70 kilos.

"Con el avance de la agricultura que provocó la crisis de la ganadería, las alfalfas desaparecieron y ello provocó una merma de floración, hay menos pasturas, más control de malezas, por lo que apenas larga la floración es el punto óptimo para hacer rollo y las abejas la aprovechan menos”, aseguró el productor y agregó que “se ha dejado de hacer alfalfa para semilla, el trébol como opción de pastura ya no se utiliza, cardos hay pocos y cuando hay los desmalezan".

El futuro, mientras no cambien las estrategias del productor agropecuario, es muy sombrío para la producción apícola.

Algunos apicultores internan sus colmenas en el bosque nativo de caldén del oeste pampeano o sur de San Luis "pero no nos coincide el tiempo porque el monte florece en noviembre y diciembre, y luego teníamos desde mediados de diciembre y enero, la zona de pradera que ha dejado de ser tal".

Pero a esta problemática se suma otra que es el precio de los sustitutos de la miel para alimentar la colmena, ya que el año pasado con un kilo de miel se podían comprar cinco kg de sustituto. Pero los precios aumentaron y mucho, porque la bolsa de 50 kilos de azúcar se fue de 80 a 170 pesos.

"Si bien la miel tiene un buen precio a valor histórico con una cotización de $U 2, los valores de los insumos aumentaron mucho también, porque la fructuosa se fue de $ 1,40 a $ 2,75 y además cuesta mucho conseguirla", indicó el dirigente apícola.

El año pasado recibieron una ayuda proveniente de las retenciones a las exportaciones de miel, (que son del 10%) "y se debería destinar la mitad para devolución del sector de acuerdo a lo indicado por la presidenta Cristina Fernández para un Plan Estratégico de Comercialización de Miel que aún lo hemos visto ni sabemos en que etapa está.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *