6 de abril de 2010 14:54 PM
Imprimir

Semillas que duplican rindes de soja, maíz y algodón

A medida que el ambiente empeora, los rindes de cereal son mejores que los de Soja, demostrando que el Maíz es más estable, con diferencias significativas.

Esta edición 2010 de las Unidades Experimentales Dekalb de Alta Producción se enmarca en el Compromiso de Agricultura Sustentable de Monsanto, que apunta a duplicar los rindes de maíz, soja y algodón para el año 2030, minimizando el uso de los recursos utilizados para ellos y contribuyendo a mejorar la calidad de vida de los productores, sus familias y las comunidades en que estos viven y trabajan. De hecho, la novedad de este año es ver en acción el Compromiso de Agricultura Sustentable de Monsanto, a través del Sistema Dekalb de Máximo Rendimiento, basado en tres pilares fundamentales: genética, biotecnología y prácticas agronómicas.
El compromiso de duplicación de rindes al 2030 se basa en las siguientes acciones:
Producir más: Semillas mejoradas y prácticas agronómicas para duplicar el rinde del 2000 al 2030, de los cultivos de soja, maíz y algodón.
Conservar más: Trabajar en el desarrollo de semillas mejoradas y prácticas agronómicas que permitan utilizar más eficientemente los recursos naturales.
Mejorar la calidad de vida de los agricultores: Gracias a la utilización de cultivos mejorados genéticamente, los que permiten producir más por unidad de superficie, utilizando menor cantidad de insumos, permitiendo así obtener mayores beneficios económicos.
En genética, Monsanto está trabajando con los sistemas más innovadores de mejoramiento genético aplicados a la red más grande de ensayos a campo. Se realizan más de 200.000 parcelas de ensayos por año en 49 localidades de la Argentina (40 templadas y 10 tropicales); además de disponer de la más avanzada selección asistida por marcadores moleculares. Se estima que un 33% de la duplicación de rendimientos al 2030, estará dado por la ganancia genética acumulada aportada por Monsanto. En este sentido, la inversión en mejoramiento genético es un factor clave de crecimiento: Monsanto Company invierte 2.6 millones de dólares diarios en Investigación y Desarrollo.
La biotecnología de Monsanto aporta protección contra los factores reductores del rendimiento (insectos y malezas).
Los beneficios aportados por la genética y la biotecnología requieren de las más adecuadas prácticas agronómicas adaptadas a los nuevos sistemas, con el objetivo de maximizar los rendimientos, aumentando la estabilidad y sustentabilidad de los mismos.
Diferentes Ambientes, Mejores resultados.
Como todos los años, los productores recorrieron demostraciones en el campo que permiten apreciar el manejo y el comportamiento de los cultivos, combinando el uso de herbicidas, densidades, fertilizantes y las más variadas tecnologías. En la UEDAP se pudo ver cuatro ambientes diferentes generados a partir de la implantación de un cultivo de trigo durante el invierno con el objetivo de que extraiga agua y nutrientes, lo que llamamos barbecho corto, otro sector sin cultivo de invierno, es decir, un barbecho largo. Ambos ambientes con y sin fertilización. En resumen, de esta manera se obtuvieron un ambiente bueno con agua y nutrientes, un ambiente bueno con agua y sin nutrientes, contrastando con uno malo sin agua y menos nutrientes, otro ambiente malo sin agua y con nutrientes. Así, se pudo comprobar el impacto del agregado de tecnologías Dekalb® dentro de cada uno de dichos ambientes.
La principal conclusión es que la aplicación de tecnologías tiene un impacto más importante (mayor porcentaje de respuesta) en los ambientes de menores rendimientos. Este es un paradigma que la tecnología Dekalb® logró resolver: Los sistemas de producción Dekalb® generan una respuesta positiva en el rendimiento (más rendimiento y más estabilidad de los mismos) tanto en ambientes de buena producción como en ambientes de no tan buena producción.
Estabilidad del cultivo de Maíz
Los visitantes comprobaron los resultados de la segunda campaña de la tecnología que revolucionó el cultivo de maíz en la Argentina: el maíz MGRR2. El primer evento doble que combina los eventos MG (Maíz Gard, con tecnología Bt que le confiere a la planta control sobre el ataque de insectos lepidópteros) y RR2 (con tecnología Roundup Ready, que permite la utilización de Roundup sobre el cultivo de maíz y obtener mayores rindes) de Monsanto.
Asimismo, se comentó la nueva tecnología VT TRIPLE Pro®, en proceso de aprobación por los organismos regulatorios. Esta tecnología reportará un altísimo valor, ya que combina la mayor protección frente a las principales plagas que afectan al cultivo del maíz en la Argentina con el mejor sistema de control de malezas y la mayor energía disponible para transformarla en rendimiento.
Durante la campaña pasada Monsanto realizó un estudio comparando lotes de maíz y soja a la par con el fin de probar la estabilidad del maíz versus la soja, protocolo que hoy implementamos en todas las UEDAPs del país. De dicho estudio se observó que cuando los ambientes son buenos, los rindes de maíz y soja son estables y predecibles. Sin embargo, a medida que el ambiente empeora, los rindes de Maíz son mejores que los de Soja, demostrando que el Maíz es más estable, con diferencias significativas. Este resultado llevado a dólares por hectárea refleja también la estabilidad y previsibilidad "económica" del cultivo de Maíz.
Beneficios de la Rotación en Maíz
El maíz tiene beneficios sobre los cultivos sucesores, tales como la soja. El equipo de desarrollo de Monsanto demostró que estos beneficios sobre la soja van incrementándose a medida que el ambiente tiene menores potenciales de rinde. Los resultados dan un promedio nacional excepcional de 16%.
Maíz de Segunda
En la UEDAP se pudieron ver además lotes con maíces de segunda, que es aquel maíz que se siembra luego de un cultivo de invierno (trigo, cebada, legumbres o verdeos); es decir, un cultivo detrás de otro cultivo de crecimiento inverno-primaveral en la misma campaña agrícola. El principal motor del cultivo de maíz sembrado sobre cultivos de invierno es la rotación de cultivos, acompañado obviamente por excelentes resultado de rendimiento para la época de siembra y por ende excelentes resultados económicos.
Conclusión
La recorrida a través de la UEDAP 2010 en precosecha fue una excelente oportunidad para comprobar el Sistema Dekalb® de Produccion en pleno funcionamiento; un sistema que busca minimizar los factores que provocan stress en las plantas de maíz, con el objetivo de maximizar los rindes en cada ambiente de produccion. La estabilidad del cultivo de maíz, conjuntamente con el Sistema Dekalb® adaptado a cada uno de los lotes ofrecen al productor la seguridad que necesita para realizar este cultivo campaña tras campaña.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *