15 de septiembre de 2016 09:41 AM
Imprimir

Cómo impacta en la Argentina la megafusión de Bayer y Monsanto

. La alemana pagó u$s 66.000 millones por la multinacional estadounidense.

En los últimos tiempos se viene afianzando una tendencia mundial en torno a la venta de grandes multinacionales agroalimentarias. Y este miércoles se dio un paso más en este sentido al confirmarse lo que representa la mayor operación en este sector.

La firma alemana Bayer informó la compra de la multinacional estadounidense Monsanto por una cifra que ronda los u$s 66.000 millones. Para tener una dimensión, ese valor representa diez veces más de lo que cuesta YPF y más del triple de lo que pagó Facebook por WhatsApp en 2014.

En este contexto, La Política Online dialogó con el CEO del grupo Los Grobo y autor del libro “China, el gran desafío”, Horacio Busanello, quien es un especialista en todo lo que respecta al proceso de compra/venta de empresas del sector agropecuario.

Con una posición crítica, el entrevistado remarcó que la venta de Monsanto a Bayer afianza el proceso de concentración en medio de la crisis que está atravesando actualmente el negocio de la biotecnología, los fitosanitarios y las semillas.

“Esto quiere decir que en los próximos diez años en el mercado no habrá nada novedoso en cuanto a investigación y desarrollo”, advirtió Busanello. “La soja tolerante a glifosato y el maíz tolerante a insectos fueron posibles en el marco de la competencia”, indicó.

“Las empresas del sector no están dando las ganancias que les prometieron a los accionistas y la única alternativa que les queda es la fusión para intentar achicar sus negocios y concentrar el mercado”, señaló el CEO del grupo Los Grobo.

En los últimos años se dieron grandes movimientos en el sector. Uno de los más importantes fue la fusión Dow Chemical/DuPont en diciembre de 2015; otro fue la venta de Syngenta a ChemChina en febrero pasado; y también se dio la venta de Nidera a la estatal china Cofco.

“Con estas fusiones las empresas van reduciendo sus estructuras administrativas y achicando gastos en investigación y desarrollo. Cada producto que se lanza al mercado cuesta como mínimo entre 500 y 1000 millones de dólares”, explicó Busanello.

“Los productores que antes podían optar entre varias firmas y distribuidoras para comprar sus productos, en un tiempo más no tendrán tantas opciones en este nuevo marco de negocios concentrado que se está dando”, agregó el entrevistado.

Cabe aclarar que si bien hoy se confirmó la venta de Monsanto a Bayer, este tipo de operaciones suelen demorar al menos un año dado que requieren la aprobación de entes internacionales que supuestamente buscan evitar la concentración del negocio.

Así las cosas, ambas compañías aclararon por medio de un comunicado de prensa que el presupuesto anual de investigación y desarrollo pasará a ser ahora del orden de 2500 millones de euros (alrededor de 2810 millones de dólares).

“En el mediano plazo, la combinación de unidades de negocios permitirá acelerar la innovación para proveer a los clientes soluciones optimizadas basadas en conocimientos agronómicos analíticos ofrecidos a través de aplicaciones digitales”, manifestaron en el comunicado.

Fuente:

Publicidad