20 de noviembre de 2009 19:43 PM
Imprimir

Tucumán posee la primera planta de tratamiento con captación de biogás para generar energía

Citrusvil concluyó con éxito la experiencia piloto que había puesto en marcha en 2008. Asistencia tecnológica de la empresa belga Biotec.

La planta de tratamiento de efluentes con captación y valorización de biogás para la producción de energía térmica se trata de una experiencia única en el mundo, por eso tuvo desde el comienzo muchas  expectativas, las lógicas de todo pionero, explicó a LA GACETA Rural la ingeniera Julieta Migliavacca, jefa de Calidad del Grupo Lucci.
Si bien el tratamiento de los efluentes con captación de biogás existe en diferentes países, el emprendimiento  de Citrusvil  es el primero que emplea  los provenientes de la industria del limón. El ambicioso proyecto iniciado por Citrusvil en mayo de 2008, y cuya etapa de investigación abarcó la campaña 2008-2009, augura un porvenir de sólida responsabilidad ambiental, de un accionar productivo que se trasladará a la calidad de vida de los diferentes actores de la comunidad y será la manifestación de una empresa preocupada por crecer de manera sustentable.
Citrusvil es uno de los principales  referentes mundiales de producción, industrialización y comercialización del limón y sus derivados (fruta fresca, jugos concentrados, aceites esenciales, cáscara deshidratada y subproductos).
Como gran parte de los procesos agro-industriales, el empaque y la industria cítrica generan efluentes, en este caso se producen aproximadamente 4 m3 de efluente por tonelada de fruta procesada. Estos líquidos pasan por un filtro rotativo donde se separan los sólidos, que se dirigen a una playa de residuos orgánicos para la producción de compostaje. Los líquidos eran  tratados (proceso anaeróbico) en nueve lagunas abiertas.
La última laguna desembocaba en una cuba de bombeo que enviaba el efluente a riego. Citrusvil utiliza el 100% de ese desecho para ferti-irrigar 500 hectáreas de limón propias, afirmó Migliavacca.
"Citrusvil era una de las pocas empresa del sector que no vertía sus efluentes en los cursos de agua. Desafortunadamente el esfuerzo por mitigar el impacto global de la inadecuada disposición de los efluentes generó en los alrededores olores desagradables, producto de la concentración de los líquidos, y constituyó otro problema que requirió solución", explicó la técnica.
Para lograrlo, indicó, la empresa recurrió al asesoramiento y asistencia tecnológica de Biotec, empresa Belga dedicada al tratamiento de efluentes agroindustriales. Así se inició una investigación piloto previa a la construcción y montaje de un sistema de tratamiento.  Durante 2008 se derivó un 1% del efluente generado en las plantas industriales a los reactores anaeróbicos pilotos.
Luego de los primeros ensayos, se montó un tanque de homogenización para mejorar las condiciones de pH y carga orgánica durante la jornada diaria de producción. El resultado de la planta piloto fue positivo, razón por la cual se decidió continuar con el proyecto a gran escala.  
"Por otro lado, el proceso permite recuperar el biogás obtenido en los biodigestores. El biogás se transformará en energía térmica, en una de las calderas de nuestra planta industrial. A futuro, se evaluará la posibilidad de transformar ese biogás en energía eléctrica para aprovecharla los meses que no se necesita la energía térmica", explicó Migliavacca.
El sistema de biogás es el conjunto de componentes previstos para su captación, conducción, depuración  y distribución para diferentes usos. El biogás es un gas sucio con un porcentaje de H2S significativo, por lo que debe pasar por un sistema de depuración y/o filtrado, previo al uso en caldera. El caudal de biogás máximo proyectado y base de diseño del sistema es de 2.500 m3/hora.
Los beneficios del sistema son:
•reducción de la contaminación al menor costo de operación y de mantenimiento;
•mitigación o eliminación de los olores (sistema cubierto);
•Valorización agrícola del efluente tratado (por ferti-irrigación) y de los lodos biológicos de exceso;
•por el hecho de captar un gas de efecto invernadero, Citrusvil podría registrar el proyecto como MDL en la ONU, lo que permitirá a la empresa comercializar los Certificados de Carbono (CERs).
La planta es operada por un profesional de Biotec y personal de Citrusvil. Los profesionales a cargo de operación de plantas se capacitan en "escuelas" o en "centros de formación", a los fines del intercambio y del fortalecimiento profesional de cada uno.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *