22 de septiembre de 2016 23:11 PM
Imprimir

No usar subproductos de origen animal implica altos costos

La ABRA dice que además de destinar las harinas y grasas avícolas a otros usos, podría generarse un excedente de oferta en 2017

Las reglamentaciones de no usar harinas y grasas avícolas en la producción de alimentos balanceados avícolas están ya teniendo impacto.

Según publica la Associação Brasileira de Reciclagem Animal (ABRA), en Turquía se pospuso para enero de 2017 el inicio de la vigencia de la ley que prohíbe la utilización de estos ingredientes en la alimentación animal de dicho país, aunque el sector avícola local había pedido una prórroga de 10 años. La cuestión aquí es que Turquía tiene que acatar las determinaciones sanitarias de la Comunidad Europea.

En esta situación hay dos preocupaciones: el aumento en los costos de producción y la necesidad de mayor importación de soya y otros insumos para la elaboración de alimentos balanceados. Si no se utilizan estos insumos en la cadena productiva interna, los subproductos tendrán que exportarse o incinerarse, lo que puede generar reacciones en el mercado mundial del reciclaje animal.

Según el coordinador técnico de la ABRA, Lucas Cypriano, la cadena productiva avícola de Turquía ya siente los efectos del desafío de la adh esión de las reglas de la Comunidad Europea, que tendrá implicaciones en mayores costos y desafíos ambientales crecientes. Para él, la mayor demanda de soya y otros productos para la alimentación animal aumenta la demanda de más tierra cultivable en el mundo. Otro componente importante es el gasto de diésel, tanto para la importación de insumos de aquel país como para la exportación de las harinas y grasas de aves que no se podrán usar internamente.

No van a tener otro destino las 300,000 toneladas de harinas y grasas de aves producidas anualmente en Turquía sino la exportación, la incineración o la producción de biodiesel y gas. Esas opciones no sólo son más costosas financiera, sino también ambientalmente. En cuanto a la exportación, es muy importante que estemos en alerta para un posible exceso de oferta de harinas de aves en el mercado externo a partir de 2017, resaltó.

Fuente:

Publicidad