23 de septiembre de 2016 03:13 AM
Imprimir

Últimos langostinos del primer año de Cambiemos

Una captura de 110.000 toneladas de langostino hasta el 20 septiembre difícilmente pueda interpretarse como una señal de alerta, pero la caída de los rendimientos diarios, la ausencia de concentraciones abundantes y la apertura anticipada de zonas encienden las primeras luces pidiendo “Cambios”.

En el mes de julio se conocieron desembarques de langostino superiores a los de 2015 pero agosto, el mes más alto de la temporada históricamente, muestra una disminución significativa respecto de igual período en otros años. Los bajos rendimientos diarios que se obtienen en zonas que adelantaron la fecha de apertura, estarían marcando el final anticipado de la temporada. Sin embargo la escasez de recurso y el impacto del arrastre en una zona de protección de merluza hubbsi no serían indicadores de un pronto cierre de aguas nacionales. Las autoridades ya han adelantado que no piensan finalizar la zafra de forma anticipada y por estas horas se aprestan a autorizar una prospección del área comprendida entre los paralelos de 42 y 43 grados. Los datos que llegan de la flota muestran en esa zona una abundancia moderada para un escaso número de barcos, pero teniendo en cuenta los rendimientos y el ingreso a la época reproductiva de la merluza, las consecuencias de permitir la concentración de más de cien barcos y sin reglas claras pueden ser graves.

La captura diaria que necesita un buque tangonero para abastecer la planta de producción es de 12 a 15 toneladas. En buenas épocas –tan cercanas como 2015– con uno o dos lances se lograba completar la carga. Este año se requirieron más lances y arrastrar durante más tiempo en muchos momentos de la temporada para poder completar la bodega. En las últimas semanas la carga diaria no ha superado las 8 toneladas luego de un día de arrastre, en otros casos consiguen 4 toneladas y en algunos solo 2.

La situación con los fresqueros es más grave porque ante la ausencia total de controles muchos infringen todas las reglamentaciones, arrastrando de día y de noche, rastrillando toda la zona de veda. Además la capacidad de captura diaria no es inferior a la de los tangoneros, pues hasta los más chicos llegan al puerto de Rawson con 16 o 17 toneladas y en pocas horas vuelven a la zona de pesca.

Cada flota trabaja para un mercado distinto. Los tangoneros exportan calidad y con eso tratan de mantener el precio. Los fresqueros priorizan la cantidad, algunos procesan en tierra y otros exportan pastillas de 30 kilos como las de calamar para ser reprocesadas en países de Latinoamérica, el Caribe y China.

Si se mide el desempeño general de la flota en relación al devenir histórico de la temporada, sobre todo de los últimos años, por ubicación de los barcos en el área de pesca y los rendimientos que se obtienen, se estaría entrando en el final de la temporada. Normalmente a esta altura del año se comienza a prospectar el área que ya se piensa abandonar entre los paralelos de 43 y 44 grados.

Hoy seguramente el Consejo, por recomendación de la Dirección de Investigación del INIDEP, autorizará una prospección al norte, entre los paralelos de 42 y 43 grados. Según datos que llegan de la flota, allí se está encontrando langostino pero luego de una intensa búsqueda, han logrado obtener algunos lances buenos de hasta 4 toneladas aunque intercalados con lances nulos.

Que un número reducido de barcos arrastre durante todo el día para encontrar el volumen de producción que necesita podría no tener un grave impacto. Pero la llegada de un centenar de buques al área puede tener consecuencias indeseadas no solo sobre la población de langostino que necesita asegurar el escape de reproductores sino también, y fundamentalmente, sobre la merluza que en esta época del año comienza a migrar hacia la zona de pesca para su reproducción.

Nadie está reclamando por las consecuencias que una administración con un absoluto desconocimiento en la materia puede tener para el sector. Mientras el Gobierno Nacional apuesta al cuidado del medio ambiente, la maximización de los recursos y la explotación sustentable a largo plazo, pone el Mar Argentino a la guarda de funcionarios ineficientes que contradicen diariamente las políticas de gobierno que se anuncian.

 


La administración pesquera actúa en contra de Macri

A esta altura de la historia de la pesquería y tras la profusa información disponible al respecto, es sabido que si el langostino no está concentrado el descarte de merluza aumenta. Es probable por ello que en la próxima prospección se encuentre una mayor proporción de hubbsi en las capturas. Lo difícil será acceder a esa información dado que el director del INIDEP, Otto Wöhler, en contradicción con la política de libre acceso a la información del gobierno, mantiene fuera del alcance de la opinión pública los informes de by catch o fauna acompañante que se han realizado durante el corriente año.

También actúa esta cartera en contraposición con los principios del cuidado del medio ambiente como elemento clave del cambio climático que el Presidente abordó en su discurso ante la ONU, o la exposición y firma de un compromiso de pesca sustentable para 2030 de nuestra canciller Susana Malcorra en el Seminario Our Ocean –Nuestro Océano– en Washington; cuando aquí y ahora se administran de forma irresponsable los recursos pesqueros, aumentando el número de barcos dentro de la veda de merluza.

Por otra parte, al incentivar este tipo de explotación de los recursos con decisiones arbitrarias que permiten el ingreso indiscriminado de buques para obtener un producto de baja calidad, la administración pesquera se divorcia de la política de incentivo al valor agregado, retrocediendo 30 años en materia de aprovechamiento de los recursos, sin siquiera generar mayor cantidad de mano de obra ocupada.

Para lograr el cumplimiento de los objetivos que el Gobierno Nacional se ha planteado parece necesario tener frente a la Administración Pesquera profesionales honestos y capacitados para desarrollar y aplicar políticas sustentables a largo plazo que contemplen aspectos económicos, sociales, biológicos y legales. Campos en los que las actuales autoridades han demostrado un profundo desconocimiento, accionar errático y hasta ilegal.

Afortunadamente esta gestión recién empieza y todavía existe margen para remediarlo. Una de las maneras podría ser sustituir aprendices por profesionales capaces. Pero eso solo ocurrirá cuando sea el sector el que lo reclame, en el momento en que considere la falta de idoneidad un problema para el desarrollo de la industria.

Fuente:

Publicidad