26 de septiembre de 2016 02:52 AM
Imprimir

Armadores costeros regalarán pescado como señal de protesta

Lo harán a partir del próximo miércoles, entre las 10 y las 12, en la banquina chica. El sector reclama medidas para recuperar competitividad y reglas claras de trabajo.

Emulando a los productores agropecuarios, los armadores de la flota costera local decidieron que comenzarán a regalar pescado en la banquina chica como señal de protesta. La pérdida de competitividad y la ausencia de reglas claras fomentan la medida.

La entrega de variado se realizará los miércoles, de 10 a 12, según informaron desde la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera. Un barco de ese estrato estará amarrado frente a la entidad para atender la demanda que se presente.

“Lo resolvimos en asamblea extraordinaria. El acto va estar acompañado de fuertes mensajes de queja hacia el Gobierno nacional, provincial y municipal”, detalló el gerente de la Asociación, Mariano Retrivi, ante la consulta de Pescare.com.ar.

El dirigente apuntó que necesitan medidas para recuperar la competitividad pérdida en manos de la inflación y los bajos precios de venta del pescado, pero fundamentalmente demandan reglas claras para trabajar.

 

Multas en el centro del debate

El último cortocircuito con las autoridades se generó a partir de 200 multas aplicadas a los armadores porque no realizaron el pesaje y la clasificación de especies en el muelle, un trabajo casi imposible de llevar adelante debido a su complejidad.

El propio subsecretario de Pesca, Tomás Gerpe, admitió ese impedimento y ordenó que la tarea finalmente se haga en las plantas de procesamiento.

“Reconocieron el error, pero mantuvieron las multas. Hablamos de sumas que en conjunto alcanzan los cinco millones de pesos; imposible de pagar en este momento. También se lo advertimos al Consejo Federal Pesquero y tampoco obtuvimos respuesta”, añadió Retrivi.

En su última reunión, los consejeros evadieron involucrarse en la discusión alegando que era un tema exclusivo de la Subsecretaría. No tuvieron la misma postura cuanto se trató la no obligatoriedad del Dejupa o los 15 kilos por cajón en la pesca del langostino. En esos casos intervinieron con nuevas resoluciones.

 

Esperan por autoridades

Desde el sector costero aclaran que no tienen voluntad de generar conflictos y están abiertos al diálogo. Al mismo tiempo, recuerdan que ni el presidente, Mauricio Macri, ni la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ni el intendente, Carlos Arroyo, se han acercado al puerto para conocer de primera mano los problemas que afectan a la actividad.

“Pensar que se puede poner en marcha el motor de la pesca, como anhelan los ministros bonaerenses que mantienen contacto periódico con el sector, sin el aporte de los barcos costeros es imposible”, advirtió Retrivi.

Fuente:

Publicidad