20 de noviembre de 2009 19:44 PM
Imprimir

Cómo reducir las lesiones cutáneas en las patas del vacuno lechero

Se confirma con datos experimentales que el bienestar de las vacas afecta a su salud podal

El Journal of Dairy Science ha publicado un estudio que relaciona la presencia de lesiones en las extremidades de las vacas lecheras con el tipo y diseño de alojamiento, con la actitud de los productores hacia ellas y con sus características físicas.Un estudio llevado a cabo por investigadores noruegos ha demostrado cómo la estabulación libre, así como las propias características individuales de cada animal, influyen en las lesiones cutáneas en las extremidades de las vacas de leche.
La doctora Camilla Kielland, de la Norwegian School of Veterinary Science de Oslo (Noruega) y sus colegas han demostrado que las alteraciones cutáneas son indicadoras de un alojamiento inapropiado. Por ello, han tratado de determinar la relación entre diferentes tipos de alojamiento y las lesiones cutáneas, proporcionando a los productores nuevas ideas para reducir su incidencia.
En su estudio incluyeron 2335 animales alojados libremente en 232 establos desde septiembre de 2006 hasta junio de 2007. Para investigar factores de riesgo relacionados con la presencia de lesiones como pérdida de pelo, hinchazón y heridas en las extremidades del vacuno lechero, los investigadores establecieron un patrón y desarrollaron modelos separados para investigar factores de riesgo relacionados con la presencia de lesiones en rodillas y pezuñas.
De acuerdo con el artículo, se incluyeron en los modelos factores de riesgo previamente descritos, junto con un cuestionario en el que se examinaba la actitud del productor hacia los animales.
Los resultados, publicados en la revista Journal of Dairy Science, mostraron que la prevalencia media (± SD) para las lesiones en la pezuña fue de 60,5 ± 21,2% con un valor medio del 64%, mientras que la prevalencia para las lesiones de rodilla fue de 35,3 ± 25,7% con una media del 30%.
Los autores observaron que los rebaños de vacas en estabulación libre tuvieron un odds ratio (OR) para las lesiones de rodilla y pezuña de 0,22 (0,06 a 0,73) y 0,62 (0,48 a 0,80), respectivamente, en comparación con aquellos rebaños alojados en establos con suelo más duro, como hormigón y planchas de goma compacta.
Hubo mayor riesgo de lesiones en la pezuña cuando la longitud del área de tumbado en establos en una fila doble era de más de 250 cm (OR = 2,96; 1,02 a 8,60), en comparación con 250 cm, y cuando la longitud del área de tumbado frente a un muro era de más de 260 cm (OR = 2,11; 1,53 a 2,90), en comparación con 260 cm.
Además, el equipo encontró que el riesgo para sufrir lesiones aumentaba si la fila frente a un muro era mayor de 270 cm (OR = 1,72; 1,09 a 2,72) si se comparaba con 270 cm.
El estudio también reveló que las lesiones en la pezuña estaban asociadas con vacas cojas (OR = 5,76; 1,14 a 29,18) frente a vacas no cojas, y con vacas de segundo parto y multíparas (OR = 1,27; 1,06 a 1,52) frente a vacas primerizas.
Finalmente, aunque no menos importante, las lesiones en las rodillas se asociaron con las actitudes negativas de los productores hacia los animales que sufrían dolor (OR = 3,28; 1,79 a 6,03) frente a las actitudes positivas; las vacas al inicio de la lactación (OR = 1,84; 1,24 a 2,74) frente a las que estaban al final de ese periodo; y animales más altos (OR = 1,27; 1,00 a 1,61) frente a animales más pequeños.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *