26 de septiembre de 2016 18:23 PM
Imprimir

CRA redobla la presión para lograr una nueva rebaja de las retenciones a la soja

Las máximas autoridades de la entidad ruralista manifestaron que “van a luchar para que se cumpla esta promesa” porque “vulnerarla es un acto grave”.

A través de declaraciones de sus máximas autoridades, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) aumentó en las últimas horas la presión sobre el gobierno nacional para que cumpla su promesa de campaña de reducir nuevamente las retenciones a la soja.

Cabe recordar que, cuando asumió, el presidente Mauricio Macri las bajó de 35 a 30 por ciento y prometió achicarlas otro cinco por ciento por cada año de gestión, pero los problemas fiscales que ha enfrentado el gobierno por el freno a las subas tarifarias hicieron que esa decisión se demore, según reconocieron el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile; y su jefe de Gabinete, Guillermo Bernaudo.

 

 

“Vamos a luchar”

El vicepresidente de CRA, Jorge Chemes, participó el último sábado de la Exposición Rural de Gualeguay y allí, aunque destacó “el cambio que imprimió este gobierno en la relación del Estado con el campo” y valoró “el enorme esfuerzo que hizo el gobierno nacional al bajar las retenciones”; también subrayó: “Ahora esperamos que cumpla su promesa y lleguemos a retenciones cero tal como tienen hoy otros segmentos que históricamente han sido los grandes beneficiados y siguen sin ponerle el hombro al país. Todos queremos que Argentina despegue, pero queremos que el esfuerzo sea parejo”.

Por eso, enfatizó que “CRA va a luchar para que se cumpla la promesa de bajar gradualmente las retenciones”.

 

“Acto grave”

Por su parte, el titular de la entidad, Dardo Chiesa, realizó un raid de declaraciones radiales en las que, entre otras cosas, ratificó el “rechazo unánime” a la postura del Gobierno de no modificar las alícuotas por el momento, y consideró que “vulnerar las promesa de campaña es un acto grave”, porque “el mensaje que le van a dar a la sociedad de no cumplir las promesas de campaña es una mala señal al inversor, al que está dentro del sector agropecuario y al que está afuera”.

Para Chiesa, “la inversión en el sector es a largo plazo. Como la promesa de campaña fue muy fuerte, anunciada por el presidente, el productor agropecuario compró el mensaje por lo que el incumplimiento es además un daño político que supera incluso el daño económico”.

“Si este impuesto es malo, lo es en el 2008 y en el 2016. El sojero es el único sector de la economía Argentina que cobra un dólar de 10 y paga con uno de 15. El sector agropecuario sigue pagando. El sojero, aunque le saquen el 5 por ciento, paga el 25 por ciento arriba de todos los impuestos que paga el resto de la sociedad”, denunció el dirigente.

En ese marco, recordó el efecto positivo que tuvo la quita total de retenciones al maíz, al punto que el Gobierno pronostica que tendrá la mayor siembra de su historia. “El gobierno encontró una herencia mucho más pesada de lo que se pensaban, pero también si no sacaban la retención al maíz no había maíz. El sector ha sembrado tanto maíz que van a recaudar más por ganancias que lo que recaudaban por retenciones”, evaluó.

En esa línea, consideró “un error pensar que con mil millones de retenciones van a recaudar más que si dejan abierto, porque el sector se lo va a pagar con mayor producción y lo que van a hacer es dar una mala señal”.

 

 

 

“Todo el país no es la Pampa Húmeda”

Con respecto al daño económico que puede causar en los productores la postergación, Chiesa dijo que va a ser “aún más fuerte en los lugares alejados del puerto. Todo el país no es la Pampa Húmeda, ni es Pergamino, ni Venado Tuerto. Los productores que están lejos de los puertos, como los que están en el Norte, perdieron las ventajas competitivas ganadas por la unificación del tipo de cambio, que por ejemplo terminó licuando el aumento de los combustibles. A esos productores decirles que no van a contar con ese cinco por ciento es ponerlos al borde del abismo”.

Y coincidió con Chemes en que “hay sectores que no hacen ni van a hacer ningún esfuerzo, como la minería, el juego o la actividad financiera”. Por eso, consideró que “acá el que vive de rentas y el que se dedica a la joda no paga impuestos y el que trabaja produce y se funde trabajando, paga impuestos. Me parece que esto no es lo que votó la gente con el ‘cambiemos’ y que el Presidente debería reflexionar”.

Fuente:

Publicidad