28 de septiembre de 2016 00:15 AM
Imprimir

Entre Ríos debate en torno a la soberanía alimentaria y la producción alternativa

Bajo la consigna “alimentos para todos” diversos organismos del gobierno de Entre Ríos llevaron a cabo este fin de semana una feria de productos orgánicos, agroecológicos, de la economía social y de la agricultura familiar • También se desarrollaron rondas de discusión sobre distintos aspectos de la producción de alimentos •Hubo espectáculos artísticos y un patio de comidas para degustar

“Participaron más de 60 productores de alimentos. Claro que experiencias fueron muchas más, porque nos acompañaron también emprendedores de distintos puntos de la provincia que sin exponer a la venta sus productos, estuvieron en cada una de las actividades que se desarrollaron, aportando sus vivencias en los respectivos procesos productivos que los tienen como protagonistas”, explicó al término del encuentro el director del Instituto de Control de la Alimentación y Bromatología (ICAB) Pablo Basso.

El funcionario destacó la participación de “productores de distintos puntos de la provincia, algunos constituidos como ferias previamente en sus respectivos lugares, como fueron los casos de Concordia y Villaguay, otros provenientes de experiencias compartidas con estamentos oficiales como fueron los productores de La Paz, Nogoyá, Victoria, Paraná y Paraná Campaña que han sido asesorados y acompañados por la Secretaría de Agricultura Familiar o el Ministerio de Desarrollo Social”, y en “otros casos asistieron con el aval de sus municipios como fueron Feliciano y Gualeguaychú, y finalmente grupos de productores de Tala y San Salvador”, enumeró.

En ese marco Basso sostuvo que “la variedad de rubros alimenticios sorprendió a propios y extraños. Quesos, embutidos, panificados, licores y vinos, aceites, plantas aromáticas, cervezas artesanales, pescados, productos agroecológicos, productos hortícolas, comidas elaboradas dulces y saladas, mermeladas y dulces, miel, chocolates y más”.

“Muchos de los visitantes, entre los que se cuentan autoridades de otras provincias, opinaron favorablemente en cuanto a la variedad y calidad de los productos, así como la presentación de los mismos”, destacó.

En cuanto a los objetivos de las jornadas que se desarrollaron durante todo el fin de semana en las instalaciones del Centro Cultural y de Convenciones La Vieja Usina, Basso indicó que “obviamente cada institución organizadora ha perseguido distintos objetivos a corto plazo, por ejemplo la dirección de defensa al consumidor está muy interesada en que un mercado alternativo de venta directa pueda definir mejores precios; o la gente de Desarrollo Social o de Agricultura Familiar que seguramente abogan para que los microemprendedores que han recibido la ayuda del Estado puedan encontrar soluciones para comercializar sus productos y así crecer”.

Por otro lado, “nosotros desde el organismo de control que representa el ICAB hemos evaluado que la informalidad no se combate con actitud policíaca, sino que por el contrario creemos que debemos involucrarnos en resolver los cuellos de botella que llevan a los productores a abandonar los caminos habituales de habilitación de sus productos. El caso de la comercialización es claramente uno de ellos por lo que la estrategia de crear estos espacios puede redundar en mayor voluntad de permitirnos el acompañamiento técnico con el fin de lograr mayores grados de seguridad alimentaria”.

Durante el encuentro se desarrollaron también mesas de debate sobre las normativas de la agricultura familiar de nivel provincial y nacional, sobre los alcances y estrategias de comercialización alternativas, los nexos de la producción artesanal y los corredores turísticos. También se debatió en torno a los elementos con que debe contar el consumidor para comer sano y seguro, valorando la producción a baja escala como de alta calidad.

“Todos los organismos participaron de las mesa de debate y tuvimos importantes visitantes que dejaron su impronta y sabiduría. Entre ellos podemos contar a autoridades nacionales del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), del Instituto Nacional de la Alimentación (INAL) y de Agricultura, así como los responsables bromatológicos de las provincias de Misiones, Santa Fe y Córdoba.

Inclusive se formalizó bajo convenio, la región centro de alimentos en una iniciativa sectorial sin precedentes”, agregó Basso.

En ese sentido, “la participación de los productores en estos debates les dio un enriquecimiento inigualable”, subrayó y añadió: “si bien en estos marcos es difícil obtener conclusiones cerradas, ha sido por demás abundante la cantidad de propuestas de trabajos conjuntos futuros que se abrieron aquí”.

Basso también destacó que “a la agricultura familiar no podemos entenderla como un fenómeno meramente productivo”, y que “el respeto por la tierra y el ambiente en general es una de las características distintivas de este grupo de productores, así como las formas en que definen sus valores o el orgullo ante cada producto en sus manos. Por eso todos coincidimos que la agricultura familiar es un fenómeno artístico cultural y como tal puede y debe estar acompañada por otras expresiones del arte como el teatro, el baile o la música”.

 

 
• Economía social

En la actividad estuvo presente el Ministerio de Desarrollo Social, a través de la Secretaria de Economía Social, acompañando a emprendedores a ofrecer su producción y participando de un panel debate en cual se compartieron experiencias y lineamientos en materia de comercialización.

Además, durante la jornada del sábado, la Secretaría de Economía Social junto a la Secretaría de Comercialización del Ministerio de Producción, participaron del panel debate sobre la comercialización de alimentos de la economía social y agricultura familiar. En ese marco, se analizaron los lineamientos de trabajo en materia de comercialización y se compartieron las experiencias en esta temática que se están acompañando y fortaleciendo desde la cartera de desarrollo.

Participaron también de la actividad la delegación Entre Ríos de la Secretaría de Agricultura Familiar, los ministerios de Producción y de Salud de la provincia, la secretaría de Cultura, la Dirección General de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial, el ministerio de Turismo y el Gobierno municipal de Paraná

Fuente:

Publicidad