30 de septiembre de 2016 13:11 PM
Imprimir

EL CAMPO HABLA . . . . . .

CompartiremailFacebookTwitter… que gran actividad se desplegó en esta última semana de septiembre. Mucha política, mucha economía, y no pocas visitas trascendentes que se conjugaron en varias reuniones multitudinarias, como la Jornada Anual de la Fundación Fiel ayer en el Marriot Plaza, hasta un almuerzo del Ateneo de la República con Ricardo López Murphy como orador, […]

… que gran actividad se desplegó en esta última semana de septiembre. Mucha política, mucha economía, y no pocas visitas trascendentes que se conjugaron en varias reuniones multitudinarias, como la Jornada Anual de la Fundación Fiel ayer en el Marriot Plaza, hasta un almuerzo del Ateneo de la República con Ricardo López Murphy como orador, pasando por varias reuniones privadas, todo en el marco de varios reclamos y paros, entre los que los 10 días de medida de fuerza del SENASA fue de lo que más complicó al sector agropecuario.

Naturalmente, también el tema climático está siendo monitoreado al detalle, ya que, con un mercado internacional que no repunta ante la abrumadora cosecha estadounidense, la evolución del clima local es clave para lo que se puede esperar, ya que se sabe que los precios no van a ser determinantes.

De hecho, ya se sabe que el área de siembra de la “fina” se incrementaría apenas 5%, dado que lo que crece el trigo apenas supera a lo que cae la cebada. No hay crecimiento genuino, sólo sustitución de cultivos.

 

 

… que, mientras se espera el estratégico gran Out Look de Agricultura el miércoles próximo en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, parece que una sorda disputa se desarrolla entre bambalinas, a partir de los controvertidos datos del pasado que Agroindustria insiste en no corregir (gran diferencia con el INDEC que, de la mano de Jorge Todesca, se animó a reconocer hasta que hay más de 30% de pobres en el país).

A partir de ahí, obvio que hubo que “adaptar” también los de la cosecha que acaba de terminar que, a pesar de las contingencias climáticas y la escasez de insumos que se utilizaron, arrojó (según Agricultura) la friolera de ¡125 millones de toneladas!, superando así los abultados 123 millones que habían sido el supuesto “récord” de Cristina Fernández de Kirchner.

Claro que el que se vuelve más loco es el titular de la AFIP, Alberto Abad, que sigue buscando 20-25 millones de toneladas que no están, ni del año pasado, ni de éste… A diferencia de lo que sostuvo el propio presidente Mauricio Macri acerca de que ahora “sabemos, porque los números son los verdaderos”, a la gente de Paseo Colón cada vez se le complica más sincerar la situación.

Si dicen la verdad, deberán reconocer que asumieron sin corregir lo pasado y que transcurrieron casi 10 meses sin hacerlo, mientras buena parte del sector privado avaló la irregularidad con su silencio. Pero si no lo hacen, deben mantener los datos “toqueteados” para mostrar que se crece, ¿o el año próximo que hay elecciones van a decir que se produce menos que en la administración Kirchner?

Ése es el gran dilema, pues, aun con un crecimiento “modesto” de 15%-20% para la campaña 16/17, los 125 millones de toneladas que dicen que hay este año se deberán transformar en 140-150 millones de toneladas y eso, al menos, hace prever ya un conflicto descomunal de transporte acerca del cual el ministro Guillermo Dietrich no parece estar informado aún. No sólo eso, habría que importar semilla, pues la local no alcanza para cubrir la superficie que podría arrojar ese volumen.

En soja, por problemas de calidad en la cosecha actual, mientras que en maíz, porque los semilleros acotaron el año pasado la superficie semillera ante el riesgo de fracaso del cultivo por la falta de rentabilidad que tenía…

 

 

… que, mientras se esperan algunas lluvias este fin de semana que permitan retomar las labores en muchos campos, aun de la Pampa Húmeda, las amenazas de medidas de fuerza en varios rubros, y los 10 días de paro del SENASA desde el 21 de septiembre pasado complican adicionalmente a los productores.

Las razones de semejante medida no son pocas, desde el “recorte” del presupuesto al organismo sanitario, al nombramiento de cantidad de contratados en distintos programas y, especialmente, a la negativa sindical a la adopción de internet para varios trámites, igual que pasó con el Banco Central.

Nada se explica, sin embargo, de las razones de mantener un presupuesto altísimo y, simultáneamente, el cobro de “requeridos” y “pronto trámite” por cada gestión que debe hacerse, y que constituye un costo adicional -cada vez más oneroso- a cargo de los privados.

A pesar de los conflictos, el organismo acaba de dar un paso trascendente para los productores al poner en marcha el DT-e (Documento de Tránsito electrónico), que permite hacer todos los trámites de movimiento de animales por internet, sin necesidad de concurrir a las oficinas del organismo, evitando así también la limitación del horario nocturno o los fines de semana y feriados. Para mejor, hasta la misma habilitación al servicio se hace desde la propia web.

Fuente:

Publicidad