30 de septiembre de 2016 22:59 PM
Imprimir

El Estado bajó la presión impositiva al agro pero igual recauda 58% más

Hace un año, los tres niveles de Gobierno se llevaban 94 de cada 100 pesos de los productores; ahora se llevan 65 pesos. Sin embargo, el aporte por hectárea subió de 3.077 a 4.858 pesos

Las diferentes medidas tomadas por el Gobierno nacional, como la eliminación o baja de retenciones, supresión de ROEs y aumento del tipo de cambio, significaron un alivio para los productores agropecuarios, que vieron reducida su presión impositiva.

De todos modos, para el Estado el costo no fue tan grande: por el contrario, aún con estas rebajas, en lo que va del año ha obtenido del agro un 58 por ciento más de recursos que en 2015.

 

 

Menor presión

Así lo muestra el Índice de participación del Estado en la renga agrícola que trimestralmente elabora la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada).

Este “termómetro” del campo, como lo define Fada, marca que actualmente los tres niveles de Gobierno se llevan 65,4 por ciento de los ingresos de los productores, cifra similar al 65,8 por ciento que había exhibido junio, pero que está muy por debajo del 94,1 por ciento que acaparaban hace doce meses.

 

Más recaudación

Según David Miazzo, economista de FADA que elabora el índice, el cambio es leve porque si bien el aumento del dólar hizo que bajara el índice, la caída de los precios presionó para que no baje más.

De todos modos, esto no se tradujo en menor recaudación para el Estado, ya que el mismo ha recaudado más en impuestos. “En septiembre del año pasado, el productor pagaba 3.077 pesos por hectárea de impuestos nacionales, este año paga 4.858 pesos, casi 1.800 pesos más por cada hectárea. Es decir, que el Estado pudo recaudar casi 58 por ciento más que en 2015”, señaló Fada.

 

 

En este marco, desde la entidad destacaron que la participación adecuada del Estado debería rondar entre 40 y 45 por ciento, “números que se darían en una situación con aplicación de tributos similares a los del resto de la economía y un mercado de oferta y demanda equilibrado”.

 

 

Grano por grano

En su informe, Fada afirmó que la participación del Estado en la renta del  maíz y girasol vienen en parámetros más adecuados, en cambio el termómetro marca rojo para el trigo ya que el precio internacional está bajo y el precio interno está aún más bajo que el internacional, porque vale el 80 por ciento de lo que debería valer.

En la soja, en tanto, la participación en la renta sigue alta porque aún conserva los derechos de exportación.

 

Fuente:

Publicidad