4 de octubre de 2016 23:22 PM
Imprimir

La Argentina cayó en el ranking de exportadores de alimentos

Según un informe difundido por la consultora económica Ecolatina y la especializada en investigación de mercados, Key Market, en un grupo de 14 productos, la Argentina retrocedió escalones en 9 de ellos en los últimos 10 años. Respecto a la exportación de carne, el país bajó 8 puestos entre 2005 y 2015.

En los últimos años, la Argentina retrocedió en el ranking mundial de exportadores de alimentos: entre 2005 y 2015 bajó 8 puestos en la clasificación mundial de exportadores de carne.

Según un informe de Ecolatina y Key Market, el país también retrocedió en la venta al exterior de manzanas, limones, peras, trigo, harinas de girasol, aceite de girasol, leche entera y leche en polvo. La Argentina sólo mejoró su posición relativa en las ventas al exterior de queso, carne de pollo y girasol.

De acuerdo con las consultoras, “el atraso cambiario, el aumento de costos y de trabas a las exportaciones encarecieron relativamente los productos argentinos y se perdieron mercados de exportación”. “La falta de políticas tendientes a insertar los alimentos argentinos en nuevos mercados bajo condiciones más favorables para el país, contribuyeron a la pérdida de posicionamiento”, agregaron.

Ecolatina también destacó como factores negativos “el control de precios, la presión impositiva y las retenciones a las exportaciones”: “Otorgaron rendimientos negativos en algunos productos, principalmente en la producción primaria”.

Según las consultoras, las economías regionales han sido las más afectadas. “La lejanía de los establecimientos productivos con los principales puertos del país hace que los costos de logística y transporte tengan mayor relevancia. En este sentido, entre 2011 y 2015, dichos costos aumentaron 176%, el costo de combustibles 181% y el de mano de obra 189%, según datos de la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos, mientras que los precios generales de la economía lo hicieron un 170%”.

De la misma manera, el sector se ha visto afectado por la caída de los precios internacionales, los cuales acumulan 5 años de retracción. La ecuación que originó el auge de precios de los commodities en 2007-2008 se revirtió y desde el 2012 los precios de los alimentos vienen en declinación. Las mejoras sostenidas en la producción mundial de alimentos y el aumento de las existencias, junto con la apreciación del dólar; la desaceleración de la demanda mundial y la caída en el precio del crudo explican dicha tendencia bajista.

Fuente:

Publicidad