10 de abril de 2010 07:38 AM
Imprimir

LA EXPANSIÓN AGRÍCOLA:: QUÉ ESTÁ PASANDO EN EL URUGUAY

Los uruguayos también tendrán una buena cosecha. Mejoras en manejo, tecnología y, además, maquinaria

"Acá también esperamos una cosecha histórica de soja", repiten en Uruguay, mirando de reojo la superproducción que se espera en Argentina y Brasil. Es un dato promisorio para un cultivo que que sigue creciendo a paso firme en territorio uruguayo, genera dividas y empleo, y ha permitido la expansión del área agrícola y la recuperación de pequeños poblados, además de atraer fuertes inversiones, muchas de ellas argentinas.

La revolución productiva uruguaya se logró a fuerza de siembra directa (aún en suelos poco profundos, donde la SD permite administrar mejor el agua), biotecnología en soja y maíz (materiales RR y Bt) y capacidad de manejo (en gran parte aportada por argentinos que cruzaron el charco). Además, hubo un crecimiento paralelo, que está en plena marcha, del parque de maquinarias y contratistas.

Como un dato de este fenómeno, la semana pasada, en la ciudad de Dolores, la capital agrícola del Uruguay, CASE -que lidera las ventas de cosechadoras en ese país- presentó su nueva cosechadora Axial-Flow 7088 para toda Latinoamérica.

"El agroempresario uruguayo está ávido de incorporar tecnología, máquinas más grandes y de más capacidad de trabajo, para reducir los costos de la operación y ser más eficientes", describió el director de Exportaciones de CASE para América Latina, Pedro Chávez. Además, la meta también es responder a una demanda que no para de crecer, acompañando a la expansión de la agricultura.
La presentación de la máquina, ante más de 500 productores que se llegaron al establecimiento "La Media Lucha", del grupo Erro, una firma emblemática del agro uruguayo, con más de 60 años en el negocio, sirvió para volver a pulsar lo que está pasando en ese país

"Venimos de un año récord de ventas de cosechadoras, pero creemos que aún falta capacidad de cosecha", contó el gerente general de Erro, Ramón Erro.

Según los últimos datos estadísticos disponibles, los sectores de base agropecuaria (incluyendo granos, carne, leche y forestación), explican más de 75% del monto total exportado por Uruguay.
La revolución verde está apalancada por políticas de Estado. Las inversiones se promueven a través de una ley que permite deducir impuestos y es una herramienta atractiva para el empresariado uruguayo. "Nuestra planta de semillas, que tiene un costo de 4 millones de dólares, accede a una ventaja impositiva de aproximadamente el 50%", manifestó Erro.

Precisión, lo que viene

Después de la siembra directa y la biotecnología, que ya están incoporadas por los productores de punta uruguayos, lo que se viene ahora es un mayor crecimiento de la agricultura de precisión.
"Hace unas campañas que empezamos a hacer mapeos y a trabajar en agricultura por ambientes, y en ésta ya hicimos fertilización diferenciada", cuenta Eduardo Calleri, asesor de la Estancia Media Agua, donde producen maíz, trigo y soja, en 6.400 hectáreas. Esta campaña esperan tener "una soja de primera que supere los 30 quintales por hectárea y la de segunda por sobre los 20 qq/ha".

Vale recordar que Uruguay tiene un rinde promedio país de soja de 20 a 22 qq/ha (traccionado hacia abajo porque el 60% de la oleaginosa sembrada es de segunda), pero en esta campaña, que también recibió las lluvias que trajo El Niño, es normal ver sojas que logran 40 quintales por hectárea.

Gabriel Wornicov, ingeniero agrónomo y contratista en el Departamento de Río Negro (en el centro oeste del país) contó que están cosechando maíces muy buenos de 8.000 a 10.000 kg/ha, en tanto que "en soja de primera esperan 600 kg/ha más que la media de otras campañas". También ellos están dando los primeros pasos en agricultura por.

Con superficie limitada, Uruguay crece todo lo que puede. El futuro está en seguir creciendo "hacia arriba", con más productividad por unidad de superficie. Y el único modo de lograrlo es incorporando tecnología. Está claro que ya están en camino.En el Este hay margen para crecer

En el Uruguay, ocho de cada diez hectáreas sembradas con cultivos de verano corresponden a soja. En la última campaña, la oleaginosa ocupó 860.000 hectáreas. Le sigue el maíz, con algo más de 108.000 hectáreas. Gran parte de la producción se asienta sobre la medialuna del litoral uruguayo, sobre suelos de fertilidad media a alta, quebrados, con los potenciales de producción más altos del país.

No obstante, todavía queda un importante potencial de expansión en distintas regiones, por ejemplo hacia el este.

Según contó a Clarín Rural Jorge Varela, director de una empresa que siembra 7500 hectáreas de arroz y 800 de soja en el este de Uruguay (en los departamentos de Treinta y Tres, Cerro Largo, Rocha y Lavalleja), allí "las lomas tienen un gran potencial para sembrar soja y varias empresas ya están poniendo el ojo en la zona".

Aunque advierte: "El problema más serio son los fletes a los puertos, porque a Nueva Palmira hay 600 km, y esta situación encarece los costos". Y agrega: "Hay varios proyectos, como salir por Brasil, hacer un puerto de aguas profundas en Rocha o revitalizar el ferrocarril".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *