10 de abril de 2010 07:38 AM
Imprimir

La producción de más carne, el objetivo

Juan José Gajate, que asesora en temas forrajeros a establecimientos de la Cuenca del Salado, dice que encontró en los nuevos cultivares de grama rhodes la respuesta a la falta de pasto en suelos con condiciones limitantes.

"Para mí esto es una sorpresa y para el productor una solución en bajos salinos sódicos", señaló el asesor a LA NACION. Gajate apuntó que la grama requiere la mitad del agua que necesitan las especies habituales de esta región. "Por eso, ante peores condiciones ambientales, la grama sigue creciendo y ocupando espacios", dijo. Según el asesor, la producción ganadera sobre pastizales naturales únicamente, salvo situaciones especiales, no alcanza los niveles productivos deseados, por lo que la incorporación de pasturas megatérmicas en los planteos ganaderos ha mostrado un continuo crecimiento. "El desafío es aumentar la producción de pasto en calidad y cantidad mediante la implantación de pasturas subtropicales tolerantes a suelos halomórficos", añadió. En la zona, Finecut y Topcut están entre los cultivares que se usan. Para recordar, la grama es una especie nativa de Sudáfrica y por primera vez se introdujo en el país en 1916 desde Australia. De las anteriores variedades se evolucionó a nuevas con mejoramiento que permite trabajar en situaciones límites inclusive en la Cuenca del Salado. Según Oscar Pemán, de la firma Oscar Pemán y Asociados SA, en condiciones de pastoreo con boyero eléctrico la eficiencia de pastoreo de la pastura es del orden del 65%. "Es decir, si una pastura produce 7000 kilos de materia seca por hectárea y por año, sólo 4500 serán pastoreadas. Si tenemos en cuenta que se necesitan unos 12 kilos de materia seca en Finecut para producir un kilo de carne, le da una producción de carne anual de 370 kilos por hectárea por año". Si se produce rollo, la eficiencia de utilización es del orden del 90%, con lo cual la producción de carne aumenta significativamente. "En lotes como los que se observan en la Cuenca del Salado se aprovecharían del pasto natural unos 600 kilos de materia seca, lo cual le da 50 kilos de carne por ha/año", añadió. En contrapartida, con grama se produce más. Importantes mejoras Pemán señaló que hubo campos donde la mejora en la producción de carne fue importante. Puso como ejemplo un campo salino ubicado entre Rafaela y San Cristóbal, donde se hicieron 13 rollos por hectárea de 700 kilos en la primavera/verano de 2010. Allí la producción equivalente en carne fue de 450 kilos por hectárea. En Alto Alegre, en la provincia de Córdoba, de suelo clase 6 con pelo de chancho, se pasó a producir 6500 kilos de materia seca por hectárea. La producción de carne medida fue de 260 kilos en pastoreo. Según Pemán, otra pastura que tiene buen comportamiento en la cuenca del Salado es Kleinpanic ( Panicum coloratum ). "No forma estolones, pero soporta suelos sódicos y tolera heladas", dijo

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *