21 de noviembre de 2009 07:26 AM
Imprimir

Los precios siguen sostenidos

Continúa retrasada la cosecha de maíz y soja en EE.UU

La cosecha estadounidense corre serio riesgo de reducirse ante la ocurrencia esta semana de lluvias que están demorando aún más los trabajos de recolección de soja y de maíz. Esta semana los precios de la soja y del maíz en Chicago se afirmaron, a contramano de la caída en el precio del petróleo, el oro, los mercados financieros y la firmeza del dólar. Si esta tendencia se consolida estamos ante un divorcio entre la espiral alcista de las commodities agrícolas y la baja en el resto de las commodities, como el oro y el petróleo. Podemos decir que hoy los precios de la soja y del maíz están siendo influidos por los fundamentals del mercado, y en este sentido partimos de la regla básica: "lluvia en plena cosecha es siempre un factor alcista", al menos hasta que la lluvia cese. Pero sucede que en esta campaña la cosecha de soja y de maíz viene atrasada desde su comienzo, por la demora en sus estados de maduración y llenado de grano. El maíz es el cultivo con más riesgo de todos. De acuerdo al USDA el lunes pasado se había cosechado solamente el 54%, contra el 77% del año anterior para la misma fecha y 89% promedio del último quinquenio. El patrón normal indica que para fines de noviembre toda la cosecha de maíz de EE.UU. debería estar en los silos. Hoy estamos a mediados de noviembre y resta por ser cosechado más del 40%, porcentaje que representa ni más ni menos que 140 millones de toneladas. Podrán los farmers levantar en las próximas dos semanas casi la mitad de toda su producción. Es una pregunta que muchos analistas no se animan a responder y de hecho es uno de los principales factores de la firmeza actual del mercado. Esta semana las lluvias frenaron la cosecha en muchos estados y lo que suceda con el clima en las próximas dos semanas definirán el precio futuro del maíz en el nivel mundial. La demanda mundial de proteínas sigue en aumento y no hay, al menos por el momento, ningún indicador que diga lo contrario de cara a 2010. Pensar en un maíz de US$ 140 por tonelada a cosecha no es descabellado si los estadounidenses siguen con problemas climáticos que pongan en serio riesgo la normal recolección de los cultivos. La firmeza también impactó en el mercado de la soja, a pesar del mayor avance semanal de la cosecha y del último estimado del USDA, de 90 millones de toneladas. El precio de la oleaginosa en el FOB Golfo acumuló subas de US$ 17 desde fines de octubre hasta el cierre del jueves pasado. Esa misma suba se traslado al precio de la soja disponible y futura en la Argentina: el cierre del Matba indicaba US$ 273 y 241,2, respectivamente. En esta misma columna, una semana atrás indicábamos la posibilidad de que la soja nueva tocara los US$ 240. Esta semana el mercado superó dicho umbral y ahora el productor quiere saber si puede llegar a los US$ 250. No se descarta que ello suceda, pero los productores deben saber que muy pocos de ellos han vendido soja en plena cosecha en toda su vida a un nivel superior a los US$ 240. Por Pablo Adreani
El autor es director de AgriPac Consultores

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *