12 de abril de 2010 07:54 AM
Imprimir

Advierte el campo sobre un nuevo conflicto con el Gobierno

Biolcati criticó la indiferencia ante los problemas del sector y sugirió que habría medidas de fuerza.

La paciencia de los dirigentes rurales por la falta de soluciones para los problemas del campo parece estar llegando a un límite, a pesar de las esperanzas que habían depositado en el ministro de Agricultura, Julián Domínguez. Con las exportaciones de carne trabadas, sin señales claras para el sector, con fuertes distorsiones en el comercio de granos, sobre todo en trigo, y la falta de ayuda a los productores que más sufrieron la sequía, los dirigentes vuelven a advertir sobre un posible recrudecimiento del conflicto con el Gobierno. Ayer quien se pronunció en ese sentido fue Hugo Luis Biolcati, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA). Biolcati fue contundente en su discurso durante el acto de cierre de la VI Exposición Internacional Equina y de Industria Hípica, Nuestros Caballos. "La indiferencia del Gobierno ante los padecimientos innecesarios de los productores está llevando a éstos nuevamente al borde del conflicto", dijo Biolcati. Esta semana, la Comisión de Enlace volverá a reunirse para analizar la situación del sector, según afirmó una fuente ruralista. El encuentro se haría pasado mañana o el jueves. Quien escuchó las palabras de Biolcati en vivo y en directo fue Lorenzo Basso, secretario de Agricultura, el funcionario de mayor rango presente en al acto de ayer. Es la primera vez en varios años que una autoridad oficial asiste a un acto en la Rural.Ante una consulta de LA NACION, Basso refutó las palabras de Biolcati. "Fue un discurso excesivamente cargado de política; se quedó en el tiempo y no se condice con lo que se habla en la mesa con el ministro. Me dio la impresión de que el aplauso de la tribuna [frente a las palabras de Biolcati] fue pobre; estamos transitando una época donde los discursos tienen que pasar por el consenso", señaló.  De algún modo, la advertencia de Biolcati se suma a otras del sector. En rigor, tras una asamblea que Federación Agraria Argentina (FAA) realizó el jueves pasado en Coronel Pringles, con ganaderos y trigueros descapitalizados por la sequía y las políticas oficiales, Guillermo Giannasi, presidente del Consejo Federado Bonaerense, señaló: "La situación en el sudoeste bonaerense no puede esperar más; si en 15 días el gobierno nacional o el provincial no dan soluciones, volveremos a protestar en las rutas". Anoche, en diálogo con LA NACION, Eduardo Buzzi, presidente de FAA, se explayó más. "En la mejor cosecha de soja vemos que estamos en la peor situación por el costo de las retenciones y el atraso cambiario. No se soporta el 35 por ciento de retenciones [a la soja]; son confiscatorias", subrayó. En su discurso, Biolcati sostuvo que mantener las retenciones a la soja con la alícuota actual "es condenar al quebranto a más de la mitad de los productores del país". Y fustigó: "Este gobierno en materia agropecuaria ha sido hasta ahora absolutamente negligente". Mario Llambías, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), también fue crítico al ser consultado. "Mientras existan problemas los conflictos son posibles; hay pocas cosas resueltas", dijo. Llambías añadió que en las zonas donde hubo sequía los productores están "totalmente descapitalizados", que las exportaciones de carne están "muy trabadas" y que no hay aliento a la producción. "Negligencia o maldad" Por su parte, Biolcati acusó al Gobierno de desmantelar el aparato productivo nacional. "El cierre de exportaciones de carne al que asistimos en estos días es a la vez consecuencia y causa de esa caída [por la baja del stock vacuno], como parte de un proceso de desmantelamiento del aparato productivo nacional que ya lleva cinco largos años. Dejar que se pierdan los mercados, las divisas, las oportunidades, los puestos de trabajo y las esperanzas ante cada uno de esos cierres efectivos o virtuales es o bien negligencia o bien maldad", subrayó el dirigente. En este contexto, Biolcati se quejó por la falta de soluciones. De hecho, tras la reunión del 23 de marzo pasado con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, no hubo avances significativos. "Fuimos derivados al ministro Dominguez [tras un pedido de audiencia a la presidenta Cristina Kirchner], quien, luego de escucharnos atentamente y coincidir con nosotros en muchos aspectos, no tomó absolutamente ninguna de las medidas que le propusimos. Todo lo contrario: la única resolución que se dictó, el aumento progresivo del peso mínimo de faena, restringe la oferta, agravando el problema del consumidor, y empeorando la situación de la mayoría de los criadores", se quejó Biolcati. Ante LA NACION, Basso defendió el aumento del peso de faena. "No comparto la crítica; la Argentina se pierde 800.000 toneladas de carne por faenar animales livianos", expresó. Finalmente, Biolcati indicó que el campo seguirá manteniendo su compromiso por el diálogo. Dijo que será así "mientras las circunstancias no lo lleven a no tener otro camino que actuar en defensa de sus legítimos derechos constitucionales. Lamentablemente, pareciera que ese momento se aproxima", concluyó. JULIO 2008
Voto no positivo. Con el voto de Julio Cobos, el Senado rechaza el proyecto del Gobierno sobre retenciones, que había provocado el paro del campo.  ENERO 2009 Anuncio. La Presidenta anuncia medidas para el campo, que son calificadas de insuficientes por el sector.  JULIO 2009 Encuentro. La Comisión de Enlace es recibida por Amado Boudou y Aníbal Fernández. No consigue la baja de las retenciones.  AGOSTO 2009 Nueva protesta. Se inicia otro paro en reclamo de medidas.  DICIEMBRE 2009 Sin diálogo. El campo reúne a 20.000 personas en el Rosedal para recibir al nuevo Congreso y criticar al Gobierno.  MARZO 2010 Rechazo. El campo rechaza las trabas a la exportación de carne.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *