13 de octubre de 2016 04:50 AM
Imprimir

Se reactivó la investigación de merluza en alta mar

Se realizó la campaña global del efectivo sur de hubbsi tras tres años sin datos y en el Golfo San Matías se está llevando a cabo en este momento otra para la misma especie luego de siete años sin recabar datos. La continuidad será imprescindible para administrar de forma sustentable.

Luego de tres años sin campañas de evaluación en el stock sur de merluza hubbsi, el INIDEP  pudo concluir con la primera. Por otra parte, como ya lo hizo en 2006, la Universidad del Comahue vuelve a administrar la evaluación del Golfo San Matías para conocer la abundancia de esta especie. Para una correcta administración de los recursos es imprescindible garantizar la continuidad de los cruceros; hoy en cierta forma y desde el punto de vista de las series históricas se está empezando de cero.

La última evaluación de merluza que el INIDEP realizó con datos de la flota y de campañas fue en 2013. Los valores que en ese momento se obtuvieron, necesitaban indefectiblemente ser confirmados en 2014, dado que el año anterior la flota fresquera había enfrentado un paro del gremio de marineros SIMAPE de casi 100 días en plena temporada. En 2014 la campaña de merluza al sur del 41ºS no se pudo realizar, casualmente por otro paro del SIMAPE, pero esta vez contra el Estado, contra el INIDEP, que duró hasta junio de 2016. El resultado de este paro fue la interrupción de las series históricas de todas las pesquerías que habían logrado tenerlas. Hoy se vuelve a contar con esos datos, que deberán seguramente ser confirmados en posteriores y sucesivas campañas.

En el caso del Golfo San Matías, la evaluación del recurso es esporádica. En el Instituto Almirante Storni conviven al menos tres instituciones y ninguna se abocó al estudio de la especie con un objetivo de administración sustentable, a pesar de haber tenido funcionarios que daban cátedra sobre “manejo ecosistémico”. La última información disponible es recolectada por la Universidad del Comahue, que en 2006 realizó una evaluación y una campaña llevada a cabo en 2009. Esta semana la casa de altos estudios repitió la experiencia y dio inicio a una campaña en el Golfo San Matías con un barco comercial que prestó sus servicios a cambio de cuota social de merluza.

 

 

 

Los últimos informes de campaña disponibles

El informe del stock sur de merluza que realizó el INIDEP arrojó que la biomasa total estimada correspondiente a 2013 fue aproximadamente 19% mayor que la de 2012, debido a la incorporación de dos clases anuales fuertes (los nacidos en 2010 y 2011) que produjeron un aumento del 40% de la biomasa reproductiva. También se estimó una reducción de la mortalidad por pesca del 24% como consecuencia de una menor actividad de la flota.

“El reclutamiento –nacimientos– estimado en 2011 fue mayor al promedio del período 2001-2013; en 2012 fue un valor promedio y en 2013 disminuyó 7%, aunque esta tendencia no pudo ser corroborada en 2014 porque no se realizó la campaña de evaluación Global del efectivo”, señala el informe (Nº30/14).

En el mismo informe se aclara que “en los últimos años el recurso dependió de la presencia de clases fuertes que se incorporaron a la pesquería y que fueron protegidas en parte por la presencia del Área de Veda de Juveniles, tanto en su fase juvenil como en momentos de su fase adulta. Sin embargo la presión pesquera aún no permite la recuperación de un balance poblacional con respecto a la calidad de sus reproductores. La composición por edades de la biomasa reproductiva reveló nuevamente un porcentaje de grandes reproductores menor al necesario para recuperar el balance”.

En el caso de la merluza del Golfo San Matías el último informe que utilizó datos de la campaña -noviembre de 2009- fue el elaborado por investigadores del CONICET y solo se dio a conocer un informe preliminar por parte del Instituto de Biología Marina Almirante Storni, en el que se estimaron los rendimientos horarios de merluza en un valor promedio de 395 kilos por hora de arrastre.

La biomasa total se estimó en 34.141 toneladas, manteniéndose por debajo de los valores de 2005 (36.563 toneladas), cuando se evidenció la biomasa total más baja desde 1994. Los ejemplares de merluza capturados durante la campaña presentaron un rango de tallas de entre 9 y 82 centímetros de largo total. La talla media de todos los peces capturados fue de 24,58 centímetros. Recordemos que la característica distintiva de la merluza del San Matías fue el gran tamaño.

Los autores concluyeron que las últimas lecturas de edades les permitían asegurar que los individuos menores a 25 centímetros, pertenecen al grupo de edad 1, lo que a su entender “evidenciaría la intensidad y vigor del reclutamiento a la población de los juveniles nacidos durante el año anterior”. Más del 60% de lo capturado en la campaña fueron individuos de edad 1.

 

 

 

Los funcionarios

Desde la administración nacional festejaron la conclusión exitosa de la campaña de evaluación del efectivo de merluza y el subsecretario de Pesca, Tomás Gerpe, dijo al respecto que “la meta es tener información estratégica para planificar una pesca equilibrada, sustentable y competitiva. Estas investigaciones son muy importantes porque nos van a permitir tomar medidas para la explotación sustentable de nuestros recursos”.

Los resultados que surjan del análisis de esta información, sumadas a la de la flota comercial, serán los elementos que deberá tener en cuenta la autoridad para fijar la captura máxima permisible de la especie. La continuidad de los cruceros de investigación es imprescindible si se busca un manejo sustentable tanto biológico como social, dado el impacto que tiene la disponibilidad de merluza sobre la masa laboral de la industria pesquera nacional.

Jorge Bridi, actual representante de la Provincia en el Consejo Federal Pesquero que supo ocupar distintos cargos administrativos en los últimos 20 años, expresó en un comunicado: “Afortunadamente, la merluza en el Golfo no se pesca en su máximo potencial desde el año 2008 y, en los 40 años de historia de la pesquería, en sólo 13 años se ha estado cerca del máximo rendimiento potencial, por lo cual -afirmó- no hay problemas de sobreexplotación”.

Para Bridi “el no haber hecho la investigación no es grave, pero como la idea es llevar esos recursos a máxima explotación, porque necesitamos generar la mayor cantidad de riquezas posible para los rionegrinos, entonces sí tenemos que saber lo que hay” afirmó.

Fuente:

Publicidad