14 de octubre de 2016 09:20 AM
Imprimir

Al trabajo en el campo le falta marketing: un estudio internacional refleja que las mayores desigualdades sociales se registran en grandes ciudades

Una evaluación de la OCDE realizada en diez naciones

En Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Italia, Noruega, Suecia, EE.UU. y Chile la desigualdad de la renta de los hogares urbanos (+500.000 habitantes) se sitúa por encima de su promedio nacional respectivo. Así lo indica un estudio elaborado por OCDE (organización que integra a las economías más desarrolladas del mundo). La única excepción a esa regla es Canadá.

Las ciudades con mayor desigualdad –señala el estudio publicado hoy jueves– entre los diez países evaluados son Bari (Italia), Bruselas (Bélgica), Calgary (Canadá), Miami (EE.UU.) y Santiago de Chile.

“Las ciudades son generadoras increíbles de crecimiento y bienestar; ahora bien, con una planificación deficiente, pueden convertirse en  trampas de desigualdad”, aseguró el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, al presentar el Estudio en la Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales de Bogotá. “Si queremos frenar la tendencia mundial al aumento de la desigualdad, hemos de centrar los esfuerzos en las ciudades y asegurarnos de que la dinámica urbana redunda en beneficio de todos”, añadió.

Los datos del estudio indican que, en naciones desarrolladas, las ciudades tienen tendencia a volverse más desiguales a medida que se expanden. Ese fenómeno probablemente sea aún más profundo en economías menos avanzadas.

Los hechos evidencian que, cuando las políticas de vivienda y de transporte urbano están descoordinadas, puede aumentar la segregación residencial y limitar la movilidad ascendente para los residentes de las grandes ciudades. La recomendación obvia de la OCDE es mejorar ambos aspectos.

Pero el problema puede ser evaluado con otra mirada: aprovechar las menores inequidades presentes en ámbitos rurales y ciudades pequeñas para generar oportunidades de progreso social en las mismas. Y en eso es seguramente mucho más lo que pueden hacer las empresas locales en coordinación con los municipios que los gobiernos nacionales.

El estudio de la OCDE (Making Cities Work for All: Data and Actions for Inclusive Growth) señala que el intenso crecimiento de las ciudades en todo el mundo, impulsado en parte por una migración sin precedentes desde las zonas rurales de economías emergentes y en desarrollo, traerá consigo que en 2050 alrededor del 70% de la humanidad habitará en ciudades versus aproximadamente un 50% en la actualidad.

En muchas grandes ciudades el acceso a las oportunidades puede quedar obstruido para muchos residentes de bajos ingresos que viven en barrios desfavorecidos. Y las posibilidades de éxito de los niños que nacen en estas áreas dependen usualmente de la situación socioeconómica de sus progenitores.

Fuente:

Publicidad